sábado 15 junio 2024

La infamia periodística de PejeLeaks

por Angélica Recillas

Este texto fue publicado el 17 de abril de 2018

 

Construida con testimonios y documentos dudosos e información fragmentada, la historia con la que el portal PejeLeaks pretende vincular a Andrés Manuel López Obrador con el narcotráfico carece de los criterios más básicos de una investigación periodística; es en realidad un documento lleno hipervínculos a reportes periodísticos mal concatenados entre sí para aparentar dar un sustento a una serie de supuestos e infundios.

Los preámbulos

El “reportaje” inicia con una alusión a la propuesta de López Obrador sobre una amnistía a grupos delincuenciales como una medida para acabar con la violencia en el país, para asegurar que este planteamiento obedece a los vínculos de familiares del político tabasqueño con carteles del narcotráfico y ofrece mostrar documentos que lo demuestran.

Asimismo, como si los hechos tuvieran una relación entre sí, elabora una narración retórica en torno a Palenque, como un territorio donde además de albergar grandes sitios históricos y destinos turísticos, está en él la finca “La Chingada” a la que López Obrador ha dicho que se retirará si pierde las elecciones y también, se ha vuelto una plaza estratégica para carteles del narcotráfico como Los Zetas.

Posteriormente enlaza estos elementos con un testimonio de un presunto funcionario de Chiapas, que afirma que Manuel Jesús López Obrador, hermano del aspirante presidencial tiene un oscuro historial de operaciones encubiertas para hacerse de bienes. El portal refiere que su testigo “tiene una teoría acerca del patrimonio del hermano de López Obrador: a Martín Jesús le va tan bien porque es socio del crimen organizado”.

Líneas más adelante, el sitio admite que no se han encontrado pruebas de que Martín Jesús López Obrador pertenezca a un cártel, pero aun así insiste en sostener que “su relación con el crimen organizado es un hecho”.

El gancho

El elemento clave de PejeLeaks para elaborar su trama es la fotocopia cheque bancario fechado el 9 de septiembre de 2016, por un millón y medio de pesos a nombre de Martín Jesús López Obrador, hermano del candidato presidencial, presuntamente firmado por Zaida Irene Leaños López, a quien se señala como pareja sentimental de Roberto Nájera Gutiérrez, “conocido feminicida y sicario del Cártel de Sinaloa en el sureste de México”, con quien procreó al menos un hijo.

Ni la fotocopia del cheque ni las actas de nacimiento que se adjuntan, una expedida en Yucatán y una copia certificada otorgada en Chiapas apenas el pasado 10 de abril, constituyen evidencias de que el hermano de López Obrador tenga nexos con alguna organización delictiva, pero el propósito de PejeLeaks es tratar de imprimirle veracidad a un remedo de reconstrucción de hechos que a continuación se detalla.

PejeLeaks

El rompecabezas

Para tratar de armar el historial delictivo de Roberto Nájera Gutiérrez, los editores de PejeLeaks retoman varios reportes periodísticos. El primero de ellos del semanario Proceso, fechado el 15 de febrero de 2017, en donde se le identifica como un presunto operador del Cartel de Sinaloa y al cual se relaciona con dos homicidios en 2009 y otros dos en 2013.
La nota está basada en un expediente condensado de la Fiscalía de Chiapas, fechado el 16 de enero, en donde se detallan los asesinatos en los que presuntamente está implicado este personaje. Asimismo se señala que está bajo investigación de las autoridades federales por delincuencia organizada. Pero no hay en este reporte una sola referencia a presuntas actividades de narcotráfico asociadas al Cartel de Sinaloa en los estados del sureste.

La segunda pieza en el rompecabezas de PejeLeaks, son “documentos de inteligencia” en poder del periódico Por Esto!, un tabloide que circula en los estados de la Península de Yucatán y que se caracteriza por privilegiar información policiaca con encabezados sensacionalistas. Al ingresar al link, se conecta a una columna sin firma en donde se asegura que Roberto Gutiérrez Nájera, además de narcotraficante es ganadero y se dedica a comprar ranchos de gran extensión, pero en quiebra, con ayuda de su cuñado, Bernardo Leaños López, hermano de Zaida Leaños , y de un yucateco de nombre Roger Zapata.

Los supuestos “documentos de inteligencia” son unas listas borrosas hechas en Word, sin ningún membrete o sello de corporación policiaca alguna y con algunas líneas marcadas con resaltador de textos. En ellas se aluden a presuntos movimientos bancarios hechos para la adquisición de los inmuebles.

PejeLeaks también atribuye a Zaida Irene Leaños la propiedad del Hotel Roazi en Tizimín, Yucatán, para el cual se anexa una fotografía de Google de dicho inmueble, así como un documento con carácter no oficial, referente a una operación de compraventa a favor de esta persona. El hecho en sí mismo, no constituye un delito, ni tampoco hay elementos que acrediten que la transacción fue ilegal.

Con esos endebles elementos, el portal afirma lo siguiente: “Así pues, Roberto Nájera y Zaida Leaños son oriundos del mismo municipio en el que se ubica el rancho “La Chingada” y en el que Martín Jesús López Obrador hace negocios inmobiliarios”.

Un frágil hilo conductor

En un segundo capítulo de la trama de PejeLeaks para intentar vincular a la familia de López Obrador con el narcotráfico, se retoman varias notas periodísticas referentes al asesinato del presunto narcotraficante José Manuel Gómez Torruco, alias El Chino, ocurrido en octubre del 2005.

En una de ellas, del semanario Proceso fechada el 7 de abril, se menciona que este delincuente estuvo casado con una mujer llamada Laura López Pavón, una presunta sobrina de Andrés Manuel López Obrador. El corresponsal Isaín Mandujano, señala que intentó confirmar o desmentir dicho vínculo con José Ramiro, otro de los hermanos de López Obrador, pero no pudo ser localizado en aquel momento, mientras que su secretario particular, Marco Rosendo Filigrana, declinó hacer algún comentario al respecto.

En otra de las notas, del periódico Tabasco Hoy, se menciona que una mujer llamada Laura López Pavón, fue víctima de un “levantón express” en Nuevo Léon. En la mismo texto se menciona que su parentesco con uno de los hermanos de Andrés Manuel López Obrador es sólo un rumor y no se acreditó de manera oficial este vínculo familiar.

Es decir, a pesar de que las propias fuentes periodísticas citadas por PejeLeaks precisan que no está probado el parentesco entre Laura López Pavón y la familia López Obrador, el portal lo presenta como una evidencia de los supuestos nexos con el narcotráfico, cuando no es más que un débil hilo conductor que por sí solo se resquebraja.

La intromisión

Dando un hecho que Laura López Pavón es pariente de López Obrador, PejeLeaks se mete a hurgar en el perfil de Facebook de una mujer así llamada y a varios familiares de ésta. También se mete a la página de esta misma red social de Pamela López Giorgana, a quien identifica como otra hija de su hermano Martín Jesús, para buscar en Facebook los elementos que en el periodismo no ha podido encontrar para sostener su trama.

De su revisión de estos perfiles sus evidencias son fotografías, en una de las cuales una de estas mujeres aparece junto a uno de sus hijos con gorras de Morena. Para PejeLeaks tal nimiedad es una prueba contundente de que las damas cuyas biografías de Facebook fueron examinadas, son parientas del candidato presidencial.

Para tratar de imprimirle verosimilitud, alude que Pamela está casada con Gerardo Cano Adriano, militante de Morena y quien fuera precandidato a la alcaldía de Alvarado, Veracruz en 2017. Sin embargo, esta circunstancia es absolutamente irrelevante para lo que la “investigación” de PejeLeaks pretende demostrar: que Andrés Manuel López Obrador tiene vínculos con el narcotráfico.

Un tinglado que solo se cae

“Se ha demostrado ahora que Andrés Manuel tiene a una sobrina nieta que es hija de un narcotraficante y que su hermano Martín Jesús recibió dinero directamente de una mujer ligada al Cártel del Golfo”, dice PejeLeaks a manera de conclusión y remata así “Es difícil creer que el “plumaje” del candidato de Morena a la presidencia no se haya ensuciado, cuando su hermano no solo tiene las plumas sucias, sino que lleva más de 10 años chapoteando en un pantano lleno de asesinos y narcotraficantes”..

Nada más falso. El tinglado armado por PejeLeaks para tratar de vincular a López Obrador y su familia con los cárteles de la droga se cae por sí solo; no sólo por lo endeble de su sustento deontológico, sino porque las inconsistencias de sus propios realizadores para presentarlo, los ponen en evidencia.

Tanto al inicio del “reportaje” como al final del mismo se afirma que es el Cartel del Golfo la organización delictiva que dio un millón y medio de pesos a Martín Jesús López Obrador, presuntamente por conducto de Zaida Irene Leaños López, a quien a su vez se vincula con Roberto Nájera Gutiérrez. Pero resulta que todos los reportes periodísticos que anexa el portal como supuestas pruebas, se refieren a este sujeto como un presunto operador del Cártel de Sinaloa. Es decir, ni siquiera tienen claro cuál es la organización delictiva con que se quiere relacionar al candidato presidencial

Visual y tecnológicamente, la supuesta investigación sobre los nexos de López Obrador con el narcotráfico puede ser muy llamativa y por ello, medios digitales como Letra Roja o La Otra Opinión ya se dieron a la tarea de replicarla al igual que los detractores del político tabasqueño, pero periodísticamente deja mucho que desear: utiliza información segmentada y la distorsiona para calumniar a un personaje público que contiende por la Presidencia de México.

Una investigación seria que imputa una acusación de ese calibre, debería contener al menos un informe o datos que conduzcan a instancias judiciales que habitualmente indagan al crimen organizado, ya sea en México o en el extranjero, pero no los hay. Es sólo una trama truculenta armada de piezas mal ensambladas; un copy-paste estructurado para dañar a un personaje político.

Una infamia periodística y nada más.

También te puede interesar