jueves 13 junio 2024

“No soy cómplice del narco”: AMLO. Las 5 Mentiras de la Semana

por etcétera

Quizá esta haya sido la semana política más caliente del año. Más incluso que aquella en que se reveló la famosa Casa Gris de José Ramón López Beltrán, ya que en estos días recientes el debate público ha dejado atrás toda sutileza y muchos han afirmado con todas sus letras lo obvio: el de AMLO es un narcogobierno.

En este sentido, son dos las mentiras de escándalo. Dos más son parte de la llamada “guerra de audios” desatada por el gobierno federal para destruir a Alejandro Moreno, quien es un impresentable, pero aun así, receptáculo de acciones ilegales y sucias.

Finalmente, para sumar las cinco acostumbradas mentiras, citaremos la relativa a la “pensión” de trabajador que dice AMLO que ya se ganó por los años trabajados.

MENTIRA 1

Es falso, absolutamente falso, que yo esté vinculado con el narcotráfico o con grupos del narcotráfico. Yo no protejo a criminales, ni del crimen organizado, ni de cuello blanco: AMLO

Así estalló el presidente este 3 de junio luego de que el influyente legislador Porfirio Muñoz Ledo afirmara sin tapujos que AMLO tiene un contubernio con el narco, mismo que “no es heredable”, es decir, que futuros gobiernos no tienen por qué conservarlos.

Horas antes de los dichos de Muñoz Ledo, había cimbrado al país una larga entrevista hecha por Carmen Aristegui al ex candidato presidencial Francisco Labastida Ochoa, quien dijo que existen “indicios que apuntan a una protección, que es muy sospechosa, del gobierno sobre el narcotráfico” en el estado de Sinaloa.

LO CIERTO

Como bien apuntó Labastida Ochoa, existen múltiples indicios, señales de la cercanía y simpatía de AMLO hacia el crimen organizado. De esas señales, varias se dieron esta misma semana.

1.- El saludo a la mamá del Chapo, en 2020.

2.- Al menos tres ocasiones en que dijo que la señora Loera merece todo su respeto.

3.- La vez en que se le humedecieron los ojos cuando habló de la cadena perpetua que enfrenta Joaquín Guzmán Loera en Estados Unidos.

4.- Cuando criticó, el 30 de mayo pasado, que los medios hubieran hecho “un escándalo” por un retén de sujetos armados en Sinaloa.

5.- Cuando propuso, el pasado fin de semana, que al Triángulo Dorado (la zona por excelencia del narco en México) se le cambiara el nombre a “Triángulo de la gente buena y trabajadora”, porque es feo que se estigmatice así a una región.

6.- Las cuatro visitas que ha hecho a Badiguarato, pueblo natal del Chapo Guzmán.

7.- La ocasión en que propuso nombrar a dicha comunidad como el pueblo más limpio de México, porque tiene flores en los camellones.

8.- La ocasión en que dijo que su gobierno cuida delincuentes, porque “también son seres humanos”.

9.- El “Culiacanazo”: en que ordenó la liberación de Ovidio Guzmán, hijo del Chapo, evento ocurrido en 2019.

10.- Las innumerables veces que ha dicho que los delincuentes no son malos, sino gente del “pueblo” que ha sido víctima de las circunstancias. Esto, mientras habla de la maldad intrínseca de la gente rica y de la clase media.

MENTIRA 2

No tengo ningún pacto de impunidad con Peña Nieto. Solo le he agradecido que no interfirió en mi triunfo: AMLO

Muchos personajes políticos y periodistas han afirmado la existencia de un pacto entre AMLO y EPN, verificado en 2018, para no interferir en la victoria del morenista, a cambio de impunidad.

Algunos columnistas han dicho que EPN tiene en su poder varios videos que incriminan a los hijos de AMLO y que con esa carta, negoció impunidad a cambio también de golpear a Ricardo Anaya para que fracasara su campaña electoral en 2018.

Esta semana el tema revivió con enorme fuerza debido a la ya citada entrevista con Francisco Labastida. Éste dijo que Peña aceptó golpetear a Anaya para que la candidatura de AMLO creciera.

LO CIERTO

Es que el gobierno de AMLO ha sostenido una ceguera selectiva hacia el ex presidente Peña. Mientras casi cada día Obrador insulta a Felipe Calderón, a Peña rara vez lo menciona y cuando lo hace, le llama “licenciado” o bien, evita toda adjetivación.

Peña vive en un auténtico exilio dorado en España. En tanto, algunos de sus ex colaboradores, como Rosario Robles y Emilio Lozoya están presos, pero los vínculos de sus presuntos delitos con las acciones de EPN no se investigan. Como si no hubieran existido.

Y aun cuando el presidente no admita la existencia de un pacto explícito, hace muy evidente que no procederá legalmente contra Peña jamás. Enuncia con mucha frecuencia su respeto y gratitud hacia él y eso, en AMLO, es un indicio mayúsculo.

MENTIRA 3

Yo no amenacé a Alejandro Moreno. “Ay, ustedes creen que con este tono de voz voy a amenazar a alguien?”: Adán Augusto López.

En la mencionada guerra de audios desatada hace unas semanas, surgió la acusación del líder del PRI, Alejandro Moreno, en el sentido que el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, le mandó decir con el senador Manuel Velasco que se irían “con todo” en su contra si los diputados del PRI no votaban a favor de la reforma eléctrica.

La respuesta de López Hernández fue absurda, al estilo AMLO: “Ay, ¿ustedes creen que con este tono de voz voy a amenazar a alguien? No, no, nosotros actuamos de distinta manera, todo esto lo sufrimos y lo vivimos cuando estábamos en la oposición. O sea, a la gente no se le olvida quienes compraban los votos para la reforma energética eran ellos”.

LO CIERTO

Es que la declaración de López Hernández no demuestra nada, en cambio, la grabación que dio a conocer Moreno Cárdenas provee elementos suficientes para presumir que el gobierno federal presionó al líder del PRI para obtener los votos.

Según el audio, Velasco dijo que Adán Augusto dijo “mira, yo no le quiero hacer daño, yo no quiero afectarlo, yo estoy en una situación de la chingada”.

Palabras suaves, sí. Pero con una clara amenaza.

Además de la llamada, está lo que dijo AMLO días antes de la votación, en el sentido de que él sabía que los diputados del PRI votarían a favor. Y otra declaración hecha días después, chantajeando a los priistas para que no fueran traidores al país y a su propia tradición política.

MENTIRA 4

“No recibí ninguna instrucción del secretario de Gobernación”, yo no amenacé a Alito Moreno a nombre de nadie: Manuel Velasco.

Moreno Cárdenas difundió un audio en el que se escucha a Velasco decirle que el “número dos” había dicho que si no apoyaba con los votos necesarios para la reforma eléctrica se le irían “con todo”.

A ello, Moreno respondió “gracias por darme el recado”.

Hecha pública la grabación, Velasco negó haber hecho una amenaza, haber recibido instrucciones y además, dijo que hablaba “a título personal”.

LO CIERTO

Es que cuando “Alito” agradeció por “el recado”, Velasco no protestó, ni dijo que se trataba de una opinión personal, sino que insistió en que transmitía lo dicho por el secretario de Gobernación.

En cambio, abundó en explicar que Adán Augusto estaba siendo presionado por AMLO para obtener esos votos, que quería hablar con Alito y que no quería afectarlo, pero llegado el caso, tendría que hacerlo.

Lo cierto es que una amenaza no tiene que hacerse con palabras duras. Eso se sabe muy bien en política.

MENTIRA 5

“Voy a tener una pensión del Issste, que calculo va a ser como de 25, 30 mil pesos mensuales, porque cumplo con los años trabajados”: AMLO.

El presidente dijo que cuando se retire de la presidencia vivirá de su pensión del ISSSTE y que por los años que ha cotizado como trabajador del Estado (serán 14 años), alcanza hasta 30 mil pesos.

LO CIERTO

Según el especialista en servicios financieros, Mario Di Costanzo, dijo que AMLO miente con sus cuentas, ya que los años cotizados no le alcanzan ni para 25 mil pesos.

En un tuit Di Costanzo dijo que la ley vigente “exige 25 años de cotización y como un millón 900 mil pesos para la mínima garantizada, que es de 6 mil pesos mensuales aproximadamente”.

Además, “la pensión ISSSTE máxima que se puede pagar es de 28 mil pesos” y para eso hay que cotizar casi 30 años”, dijo.

*ofv

También te puede interesar