martes 05 marzo 2024

Delirio

por Santino Cortés

En el techo

solía haber una mancha,

el tiempo y la humedad

marchitaron

el falso cielo que reposa

sobre mis cabellos.

Allí, un día, apareció

un colibrí;

me hizo compañía

en las lágrimas

y el clímax de

alas abiertas.

Muchas madrugadas

las pasamos conversando,

hasta que un día

no anunció su partida.

La mancha fue solo eso:

humedad vacía y extraña.

Mi fiel colibrí

me dejó a merced

de un sitio en el que soy

solamente un huésped.

También te puede interesar