sábado 15 junio 2024

El descaro de Alito Moreno; PAN y PRD no deben ceder

por Alejandra Escobar Atempa

Primero los amagó, ahora dice respetar su libertad. Al puro estilo de Andrés Manuel López Obrador, Alejandro “Alito” Moreno modificó su discurso en una semana y tras amagar a los senadores priistas con “exhibirlos” si votaban en contra de la iniciativa para extender hasta 2028 la presencia de los militares en las calles, ahora, sencillamente, asegura que no había línea para sus correligionarios.

Pero ahí no quedaron sus contradicciones. Este lunes, en rueda de prensa, flanqueado por los diputados priistas que sí siguen su línea, Moreno Cárdenas afirmó que la fracturada alianza Va Por México sólo es fuerte “si vamos juntos”. Hace una semana, sin embargo, muy envalentonado, el líder priista afirmó que el partido no necesitaba de nadie, que solito podían ganar las elecciones.

¿Qué pasó? Probablemente el campechano se dio cuenta de que si alguien necesita de los demás, es él, porque así como en menos de un mes pasó de perseguido a hijo pródigo del morenismo, su utilidad puede terminar con una orden presidencial, sobre todo cuando son bajas las probabilidades de que la iniciativa de “¡Chingona, mi Yola, chingonsísima!” pase en el Senado, y que los medios de comunicación continúan informando sobre posibles actos de corrupción en los que está inmiscuido.

Y es que debido al puente vacacional por las celebraciones patrias, pasó de largo otra gran revelación del equipo de Latinus. En el capítulo 94 de su noticiero por YouTube, Carlos Loret de Mola exhibió que en tiempos de “Alito”, cuando él y el PRI controlaban todo, el Congresos de Campeche dio más de 150 contratos, que en conjunto suman 10 millones de pesos, a empresas vinculadas a su hermano mayor por presuntos servicios de impresión, difusión y publicidad. Empresas que curiosamente se formaron apenas Moreno Cárdenas asumió el poder y que nunca habían incursionado en los medios de comunicación ni en la difusión de publicidad.

Una de las empresas beneficiadas, justamente, está relacionada con la red de familiares que supuestamente sirvieron de prestanombres del presidente del PRI para que comprara propiedades en centavos y las revendiera en millones de pesos. Razón por la que hace un mes la Fiscalía de Campeche pidió el desafuero de “Alito” y que quedó congelado tras el abrazo con el subsecretario de Gobernación, Adán Augusto López, el 1 de septiembre, y con la presentación de la iniciativa de su correligionaria Yolanda de la Torre que respalda la militarización en México.

¿Qué sigue? No escuchar el canto de las sirenas de Alejandro Moreno. En los últimos cuatro meses en etcétera hemos sostenido que Alejandro Moreno es un impresentable, lo es no sólo por decir “A los periodistas hay que matarlos de hambre”, lo es también por sus evidentes actos de corrupción, por pensar en su beneficio propio, antes que en el del país y por romper acuerdos para evitar ser investigado. Un cobarde.

Hace unas horas Alejandro Moreno dijo que la coalición Va Por México “es fuerte, es potente si vamos juntos. Así de sencillo”, pero hace una semana presumía que solos podían ganar las elecciones. Esperemos que los líderes del PRD, Jesús Zambrano, y el del PAN, Marko Cortés, mantengan la ruptura con el campechano y que no comentan el error de intentar salvarlo otra vez; rumbo a 2024 hay mejores personajes que Alejandro Moreno, incluso posibles alianzas con los priistas que no siguen su dictado y que han exigido públicamente su renuncia.

También te puede interesar