miércoles 28 febrero 2024

Recomendamos: Comida chatarra y cerebro: la relación entre la falta de micronutrientes y los estallidos de ira y la depresión

por etcétera

Los comentarios emocionales, irracionales y hasta explosivos que se dan en conversaciones públicas han aumentado en años recientes.

Por ejemplo, los políticos son objeto de insultos durante los debates legislativos y los científicos reciben correos electrónicos y mensajes en Twitter abusivos y con amenazas.

¿Qué está pasando? La escalada de la retórica airada algunas veces se atribuye a las redes sociales. Pero, ¿habrá algo más que está alterando nuestro estilo de comunicación?

Como investigadoras en el campo de la nutrición y la salud mental, y autoras de The Better Brain (Un cerebro mejor), vemos que muchas personas en nuestra sociedad experimentan hambre cerebral, lo cual les afecta las funciones cognitivas y la regulación emocional.

Productos ultra procesados

Obviamente, no tenemos deficiencia de macronutrientes: la población norteamericana tiende a consumir suficientes proteínas, grasas (aunque usualmente no las mejores grasas) y carbohidratos (usualmente no los buenos carbohidratos complejos).

Pero nos están faltando los micronutrientes (minerales y vitaminas), porque consumimos productos ultraprocesados.

Los productos ultraprocesados incluyen cosas como refrescos, refrigerios empacados, cereales de desayuno con azúcar y nuggets (trocitos de pollo rebozados). En general, estos contienen cantidades insignificantes de micronutrientes.

Tres análisis publicados por la Encuesta de Salud de la Comunidad Canadiense en 2004 y la Encuesta de Análisis de Salud y Nutrición Nacional de EE.UU. en 2018 revelaron estadísticas muy graves.

En Canadá, en 2004 el 40% de la ingesta de calorías en todas las edades provino de productos ultraprocesados. En EE.UU., el 67% de lo que los niños de entre 2 y 19 años consumieron en 2018 y el 57% de lo consumido por los adultos eran productos ultraprocesados.

La mayoría de nosotros somos conscientes de que la alimentación es un tema trascendental en la salud física porque la mala calidad de la dieta está asociada con enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes o las cardiovasculares.

El público es menos consciente del impacto de la nutrición sobre la salud cerebral.

Los micronutrientes y la salud mental

Dado que las opciones alimenticias en nuestra sociedad se han inclinado fuertemente hacia los productos ultraprocesados, necesitamos conocer la evidencia científica sustancial que prueba que la ingesta de micronutrientes influye en la salud mental, especialmente en la irritabilidad, la rabia explosiva y el estado de ánimo inestable.

La evidencia científica es vasta, aunque se menciona tan poco en los medios que no mucha gente está familiarizada con ella.

Más de una decena de estudios de países como Canadá, España, Japón y Australia han demostrado que las personas que tienen una dieta saludable de alimentos integrales tienen menos síntomas de depresión y ansiedad que las que consumen una dieta pobre (mayoritariamente de productos ultraprocesados).

Los estudios correlacionados no pueden probar que las decisiones nutricionales son la causa de los problemas mentales: para eso acudimos a convincentes estudios longitudinales en curso, en los que los participantes no tienen ningún problema mental aparente, son evaluados según su salud y sus patrones alimenticios y son seguidos a lo largo del tiempo.

Algunos de los resultados han sido sorprendentes.

En un estudio de unas 89.000 personas en Japón con entre 10 y 15 años de seguimiento, la tasa de suicidio entre aquellos que consumieron una dieta de alimentos integrales fue la mitad que la de los que comieron dietas menos saludables, resaltando una importante nueva dirección que todavía no ha sido abordada por los actuales programas de prevención de suicidio.

Aquí en Canadá, resultados similares muestran cómo la alimentación de los niños, así como el seguimiento de guías sobre el ejercicio y el tiempo de uso pantallas, predijeron qué niños entre 10 y 11 años terminarían siendo referidos para un diagnóstico de desorden mental en los dos años siguientes.

Por ende, la educación nutricional debe ser una de las primeras líneas de tratamiento para los niños en esta situación.

La irritabilidad y el estado de ánimo inestable frecuentemente caracterizan la depresión, así que es relevante que múltiples estudios independientes hayan demostrado que enseñarles a los pacientes con depresión, que tenían dietas relativamente pobres, cómo cambiar a alimentos enteros propios de la dieta Mediterránea, conllevó mejoras significativas.

Una dieta Mediterránea es típicamente alta en granos enteros, frutas, vegetales, frutos secos, legumbres, mariscos y grasas no saturadas como el aceite de oliva.

En uno de esos estudios, aproximadamente un tercio de las personas que cambiaron a una dieta de alimentos enteros, además de seguir su tratamiento regular, notaron que su depresión estaba en remisión después de 12 semanas.

Ver más en BBC

También te puede interesar