sábado 02 marzo 2024

Recomendamos también: Colapso del arte en EEUU: despidos en los museos y el 60% de los creadores se queda sin trabajo

por etcétera

El año 2020 iba a ser memorable para el Metropolitan neoyorkino. El museo cumple 150 años, y la institución planeaba celebrarlo con una cascada de eventos y exposiciones conmemorativos de aquel 13 de abril de 1850 en el que el Congreso del estado de Nueva York aprobó la ley en virtud de la cual se creaba la institución. Y sus planes no eran modestos. El mayor museo del mundo por superficie (con más de 200.000 metros cuadrados de superficie, es decir, una superficie equivalente a 29 veces el campo del Bernabéu en los que hay 1,5 millones de obras que cubren 5.500 años de historia de la Humanidad) iba a tirar la casa por la venta. Y muy justificadamente, porque, cuando fue creado, el Metropolitan – el ‘Met’, como se le conoce coloquialmente – no tenía ni un cuadro ni una escultura. No tenía ningún artefacto.

Pero el 13 de abril llegó y pasó sin conmemoraciones con el Museo cerrado. Una semana más tarde, la dirección del centro anunció el despido de 81 empleados que trabajan en las áreas de atención al público y en ventas. Sin apenas posibilidades de que abrir el centro hasta, como prontísimo, julio, el Metropolitan afronta una crisis de dimensiones bíblicas. El Museo recibe cada año 7 millones de visitantes, o sea, más que Venecia, Las Vegas, Barcelona o Madrid. Cuatro meses de puertas cerradas le pueden causar pérdidas de al menos 100 millones de dólares (92 millones de euros).

El Metopolitan no es un caso aislado, aunque por sus dimensiones es, de lejos, el más severo. El Museo Whitney de Arte Moderno ha despedido a 76 empleados y, según su director, Adam Weinberg, registrará pérdidas de 7 millones de dólares (6,4 millones e euros). El New Museum, también de arte contemporáneo, ha echado a 48 de sus 150 trabajadores. El MoMA ha despedido a todos y cada uno de los 81 ‘freelances’ de su departamento de educación y a 47 empleados fijos (aunque el concepto de empleado fijo en EEUU, donde hay despido libre, no significa lo mismo que en España).

Todos esos casos son solo ejemplos con nombres famosos de cómo el coronavirus está diezmando el mundo cultural y artístico estadounidense. No es solo la ausencia de visitantes. Es, también, el hecho de que los museos invierten a través de vehículos de inversión en mercados financieros, propiedades inmobiliarias y todo tipo de activos y usan las plusvalías para financiar una parte de sus actividades. Con la economía desmoronándose, las finanzas de estas organizaciones están viniendo abajo. Su tercera pata para obtener recursos, que es el patrocinio y el mecenazgo, ha, simplemente, desaparecido.

Los datos de los grandes museos llegan acompañados de una cifra que revela que el coronavirus es el virus que mata, también, el arte: el 62% de los artistas de Estados Unidos se han quedado sin trabajo. Son estimaciones realizadas por la organización Artists Relief (Alivio para los Artistas), un grupo constituido por siete organizaciones sin ánimo de lucro dedicadas al mecenazgo, como Artadia, Creative Capital, y la Fundación para el Arte Contemporáneo. Solo Artist Relief ha recibido 55.000 solicitudes de artistas pidiendo los 5.000 dólares (4.600 euros) que la organización está dando para paliar las necesidades más inmediatas de los creadores.

Más información: https://bit.ly/3f1NtHY

También te puede interesar