lunes 04 marzo 2024

Tailandia, primer país del sudeste asiático que legaliza mariguana para uso medicinal

por etcétera

Ayer en Tailandia fue aprobado el uso legal de la mariguana con fines medicinales y de investigación con lo cual se convierte en el primer país del sudeste asiático en realizarlo.

El Parlamento de ese país, con 166 votos a favor y 13 abstenciones de los diputados elegidos por la junta militar que gobierna desde 2014, dio el visto bueno a la enmienda que presentó el gobierno a la Ley de Estupefacientes de 1979, la que también autoriza el uso con fines medicinales del kratom, árbol cuyas hojas se emplean como estimulante, analgésico o narcótico.

La reforma establece que la posesión de las dos sustancias será legal en cantidades necesarias para tratamientos junto con una prescripción expedida por médicos incluso tradicionales.

Asimismo, la Asamblea Nacional elevó de 17 a 25 los miembros del comité de control de narcóticos que se encargará de aprobar la producción, importación, exportación y posesión del cannabis y del kratom.

Para que las nuevas disposiciones legales entren en vigor falta que el rey las valide, para lo cual se considera que no haya mayor problema.

Esta decisión también podrá ayudar a la diversificación de los cultivos en el país asiático, que son dedicados especialmente al cultivo de arroz y los árboles de caucho.

Al respecto, según dijo a AFP Prapat Panyachartrak, presidente del consejo nacional de agricultores, “espero beneficios de 100 mil millones de bahts al año (2 mil 700 millones de euros) del cultivo de marihuana, la venta de hierba y aceite”.

Sin embargo, el uso recreativo de la mariguana y el kratom aún es ilegal y punible con multas que dependen de la cantidad en cuestión.

Antes de esta reforma, en Tailandia la posesión o transporte de hasta 10 kilos de la mariguana se castigaban con hasta cinco años de cárcel, y de cantidades mayores hasta con 15 años.

El caso de Tailandia es relevante debido a que en la región del sudeste asiático los países castigan muy severamente el tráfico y uso de drogas, que en países como Singapur, Indonesia y Malasia llegan hasta la pena de muerte.

arm

 

También te puede interesar