sábado 02 marzo 2024

Acosta Naranjo tunde a Fernández Noroña en sesión del INE por elecciones de 1988

por etcétera

Las elecciones de 1988 fueron motivo para que Guadalupe Acosta Naranjo, representante del PRD, apaleara en el debate al oficialista Gerardo Fernández Noroña, a quien recordó que ahora va del brazo del principal ejecutor del fraude de aquel año, Manuel Bartlett, y que Andrés Manuel López Obrador votó en aquella ocasión por Carlos Salinas de Gortari.

Muy mal le fue a Fernández Noroña, representante del gobiernismo a través del PT, en su regreso a la herradura de la democracia. Se suponía que era la gran esperanza del oficialismo para enfrentar a los representantes de los partidos de oposición; con ese espíritu le dio una animada bienvenida en las instalaciones del Instituto Nacional Electoral (INE) el representante de Morena, Sergio Gutiérrez Luna.

Aún con ese entusiasmo, Fernández Noroña aprovechó la sesión extraordinaria para lanzarse contra el PRD, con la mala idea de, vistos sus nuevos camaradas, lanzar su moralina. Dijo que él fue, “a mucha honra”, fundador del partido del sol azteca, y allí estuvo cuando este era “decente” y de “izquierda”.

Dijo que el partido amarillo “nació por un cambio de régimen después de un fraude electoral monstruoso en contra del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, pilar y baluarte de la transformación del país”. Pero añadió que ahora los perredistas “apoyan a sus asesinos” porque, indicó, el PRI mató a más de 600 de sus militantes.

Continuó al mencionar que el PAN también hizo fraudes, que “el cabeza hueca de Fox” hizo uno en 2006, “que sufrió el PRD porque su candidato era Andrés Manuel López Obrador, y que sean tan desmemoriados y que vengan aquí a decir que son de verdadera izquierda es de una desvergüenza inaudita”.

Pronto llegó la contundente respuesta de Acosta Naranjo, quien le recordó a Fernández quién es su nuevo camarada, con quien ha presumido fotos: “Venir a hablar aquí del 88, del fraude a Cuauhtémoc Cárdenas, del brazo de Manuel Bartlett, al que se le ‘cayó el sistema’ en 88. Eso sí, y repitiendo las palabras que seguido dice nuestro camarada: eso es tener cara dura. ¡Pero caradura, no fregaderas! ¡Qué bárbaro! Venir a hablar del 88 del brazo de Manuel Bartlett. Mira qué bonita autoridad moral El que ejecutó ese fraude, el que fue cómplice de esos asesinatos”.

El perredista le recordó otro asunto importante al petista sobre las fobias de la izquierda: “Por cierto, ¿por quién voto López Obrador en 88? Dejen me acuerdo… ¡Ah, por Carlos Salinas! Porque todavía no se venía al Frente Democrático Nacional, y el PRD nació hasta 89. En 88, a fines de 88, Andrés Manuel renuncia al PRI cuando no le dan una presidencia municipal; no era la gubernatura”.

El perredista continuó con el castigo inclemente a Fernández Noroña: “Sí era un poco complicado venir aquí, a este lugar, al Instituto Nacional Electoral, del brazo de Manuel Bartlett, a acusarnos a nosotros, de que nos olvidamos del 88. Que la vaya bien con Manuel, con sus nuevos amigos, sus nuevos compañeros de viaje. Nosotros seguimos aquí, defendiendo la democracia, y que lo que luchamos en 88 y en 2006, que era que el poder del Estado se usara en una elección, hoy se está usando con toda la fuerza del presidente de la República”.

Sobre las vanas esperanzas que el oficialismo depositó en Fernández Noroña, Acosta Naranjo le hizo una advertencia (la cual, por su intervención, fue cumplida) a manera de bienvenida: “Con tanta expectativa con la que llega. El personaje va a tener puntual respuesta, señor, cada vez que quiera venir aquí a mentir, a intimidar, a insultar. No se lo vamos a dejar pasar, ni una sola. Claro, nosotros no vamos a insultar, no vamos a gritar, no vamos a poner apodos; ese es un recurso muy barato pero muy usado. Por su persona ya se saben todos los epítetos que dice. Son los mismos en cualquier debate, aunque esté usted hablando de la Navidad, son los mismos insultos que usa siempre”.

Acosta Naranjo también le recordó al diputado petista una vieja lucha que dio con López Obrador en 2006: que el presidente no interviniera en los procesos electorales. Por ello hubo reformas para impedir esa injerencia, que implicó la modificación del artículo 134 constitucional. Sin embargo, hoy el tabasqueño “se empeña en seguir participando ilegalmente, inconstitucionalmente, en el proceso en curso”.

Acosta Naranjo señaló la inmoralidad del oficialismo, empezando por su líder nato, al respecto: “Cuando me conviene sí está bien que el compañero presidente participe, y cuando no me conviene, entonces fue fraude electoral”.

Concluyó el representante del PRD: “Hoy, el que decía ‘¡cállate, chachalaca!’, se la pasa interviene, interviene e interviene e interviene. Ni modo, así es la vida. Hay que seguir dando la batalla por la democracia. Nomás que sí, hoy me causó un poco de pena ajena hablar del 88 del brazo de Manuel Bartlett”.

No está de más decir que en una de sus intervenciones en la sesión del INE Fernández Noroña dijo que “en el papel y en los hechos nosotros lucharemos por la igualdad plena entre todos los seres humanos y por erradicar toda forma de violencia contra las mujeres”, y presumió que es “el único político que en los mítines insiste en que debemos erradicar toda la violencia en contra de las mujeres”.

Pero a Fernández Noroña se le olvidó mencionar que él cometió violencia política de género contra Adriana Dávila Fernández, diputada panista. Hace tres años el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ratificó una resolución del Consejo General del INE en ese sentido.

Fernández Noroña, que hoy manifestó su repudio a la violencia de género, se expresó en octubre de 2019 de la siguiente forma de Dávila Fernández en el Congreso de Tlaxcala: “Me comentan que hay una diputada que fue senadora y que está vinculada a este tema (trata de personas) y que es más bocona que la chingada. No sé si sea cierto o no, pero en Tlaxcala siguen los problemas; pásenme elementos para ponerle una chinga la próxima vez que abra la boca”.

Así es Gerardo Fernández Noroña, representante del oficialismo en la herradura de la democracia.

También te puede interesar