sábado 02 marzo 2024

AMLO reclama a los medios no tratar asuntos del pasado

por etcétera

El presidente Andrés Manuel López Obrador reclamó a los medios de comunicación que no traten asuntos del pasado y que le demanden dedicarse a los problemas actuales. Además, insistió en justificar sus conferencias de prensa con la coartada de “derecho de réplica” porque lo agravian e informó que no asistirá a la entrega de la medalla Belisario Domínguez a Elena Poniatowska “porque hay muchas agresiones”.

En su conferencia de prensa de este jueves, a un tramposo cuestionamiento sobre Vicente Fox, su relación con Genaro García Luna y la comercialización de productos hechos con mariguana, en su respuesta el tabasqueño lanzó una filípica contra la prensa, a la que acusó de no querer tratar los problemas de gobiernos anteriores.

El presidente dijo que los hechos de Fox fueron callados por la mayoría de los medios de comunicación, y acusó que “quieren que se produzca una especie de amnesia colectiva. Hay algunos que hasta me reclaman: ‘Ya no esté sacando cosas del pasado; póngase a ver cómo va a resolver el problema de la inseguridad y de la violencia. Póngase a trabajar, ya no esté echándole la culpa a los que se fueron’. Ya no quieren nada. Pues, ¿cómo no voy a revisar el pasado? El que no sabe de dónde viene difícilmente va a saber hacia dónde va. Y me importan mucho los jóvenes, que tengan información, de dónde van a tener información los jóvenes”.

Como si muchos medios no hubieran tratado nunca y en su momento muchos de los problemas vividos en los gobiernos que lo antecedieron, López Obrador añadió: “¿Dónde están las revistas, los periódicos, los análisis de radio, las mesas redondas de la televisión que traten estos temas? ¿Qué hacen los analistas de las televisoras y de la radio? ¿A qué se dedican? ¿Quiénes son?”.

Acusó que los medios están, “todos” de un solo lado: el del partido conservador. Así, a “Proceso ya lo perdimos”, Reforma es “el conservadurismo más rancio”, mientras que El Universal y Milenio están llenos de comentaristas “del antiguo régimen”. De El Heraldo, El Financiero y Excélsior prefirió no hablar, y arguyó que los “soles” y  La Razón “nada más alumbran cuando hay billullos de por medio”.

Pero el tabasqueño aprovechó su andanada para reivindicar a los medios afines a su gobierno: Contralínea y La Jornada, y ya.

Para hacer frente a ese panorama, según él, su “trabajo es informar y orientar y crear conciencia y hacer uso de mi derecho de réplica”. Y para intentar justificarlo, citó una definición muy básica e incompleta puesta por un tuitero adicto a su causa que destaca por su ignorancia.

Ante el anuncio de la entrega de la medalla Belisario Domínguez a Elena Poniatowska, quien lo ha apoyado en sus campañas presidenciales, dijo que no acudiría a la ceremonia: “Ya no voy a esos actos porque hay muchas agresiones. Están, hablábamos, muy enojados nuestros adversarios, entonces montan espectáculos, y tengo que cuidar la investidura presidencial. Porque para tener fama pueden faltarme al respeto, humillarme y pues tengo que cuidar la autoridad”.

También te puede interesar