lunes 04 marzo 2024

La CNDH apoya la militarización basada en el discurso oficial: cita hasta a un senador del Verde

por etcétera

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) respalda la militarización de la seguridad pública y no promoverá ninguna acción de inconstitucionalidad, anunció con un discurso plenamente oficialista, y hasta fija su postura con la cita de un legislador del Partido Verde.

Apenas después de la aprobación por el Congreso de la integración de la Guardia Nacional en la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la CNDH prácticamente justificó y saludó la medida, para lo cual adoptó en buena medida el discurso oficial sobre la militarización.

La CNDH considera que es admisible, “desde el punto de vista de los derechos humanos”, que intervenga la Sedena en tareas de seguridad pública debido a “la situación de violencia que aqueja al país”. Lo consideró así “siempre y cuando su intervención se encuentre limitada en el tiempo y sujeta a casos de excepcionalidad, que es lo que aprobó la mayoríia del Senado”.

En el cuadro de necesidades del cambio la CNDH menciona que hay policías locales y estatales  que han sido rebasadas, la protección a defensores de derechos humanos y periodistas, aunque las tareas respectivas deben realizarse con estricto apego a los derechos humanos.

Pero la CNDH señala que tiene también otros pendientes, como supervisar la estrategia de la Guardia Nacional, participar en su diseño y darle seguimiento a su desempeño.

En su pronunciamiento la CNDH adopta total y acríticamente el discurso del gobierno federal: así, por ejemplo, dice que la Guardia Nacional se ha construido a través de procesos como la Independencia, la Reforma y la Revolución, para en el siguiente párrafo indicar que “lo que hoy vivimos es un nuevo proceso transformador”.

La CNDH también justifica lo que muchos han visto como clara violación a la Constitución cuando dice que “tiene claro que en México no hay un mando militar arbitrario, mucho menos continuidad de políticas de militarización como las prevalecientes en los sexenios anteriores”, y al igual que el discurso presidencial, hace varias acusaciones contra los gobiernos de antaño. Y dice que “hoy, todo eso ha empezado a cambiar”.

En una calca de un mensaje difundido por Morena respecto a la abstención de Ricardo Monreal en el Senado, la CNDH señala: “Es este momento de definiciones claras, que no admiten matices. O se está con el pueblo, o se está en contra de él”.

No sólo ello, sino que la CNDH cita como una autoridad en un punto relevante el dicho de un senador del Partido Verde Ecologista de México, Rogelio Israel Zamora Guzmán, quien se atrevió a alegar lo siguiente en la sesión del Pleno del pasado 8 de septiembre: “No hay un solo artículo en donde se pierda el carácter civil de la Guardia Nacional”. Pero la Comisión no quiso dar el nombre del legislador en su documento.

Y anunció que “esta Comisión Nacional, con plena conciencia de su misión y en ejercicio de su autonomía, declara que no interpondrá Acción de Inconstitucionalidad alguna contra las reformas aprobadas por el Senado”. Y no sólo ello, sino que se sumará “a la ejecución de las reformas”.

La CNDH de antes y la militarización

Al respecto, cabe recordar la postura de la anterior CNDH cuando el gobierno de Enrique Peña Nieto promovió la Ley de Seguridad Interior, que implicaba una mayor militarización del país: la reprobó y, en enero de 2018, presentó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) una acción de inconstitucionalidad.

Entre las principales razones para promover esa acción la CNDH de entonces se encontró la de la subordinación de las autoridades civiles a militares, con lo que, aclaró, se contravenían criterios de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, además de que se desconocía lo establecido en el artículo 21 constitucional sobre las materias y autoridades que corresponden a la seguridad pública.

Entonces, infinidad de políticos de Morena se sumaron al rechazo al proyecto militarizador.

En noviembre de 2018, la SCJN invalidó en su totalidad la Ley de Seguridad Interior, y entre los principales motivos estuvo que era inconstitucional “al contener disposiciones que pretendían normalizar la utilización de las Fuerzas Armadas en temas de seguridad pública, lo que es contrario al orden constitucional y convencional”.

Pero eso fue con la anterior CNDH, porque la actual, que se asume como “transformadora” en pleno alineamiento con el actual gobierno, apoya la militarización. Y para ello se basa en la retórica oficial.

Repudio al pronunciamiento

En redes sociales se expresó un amplio repudio al pronunciamiento de la CNDH. Así, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez consideró que con ese documento el organismo encabezado por Rosario Piedra “evidencia una vez más su falta de autonomía: abdica de su facultad de interponer acción de inconstitucionalidad vs las reformas a la #GuardiaNacional Las 16 págs. de su posicionamiento son muestra penosa de falta de independencia y desconocimiento de estándares de #DDHH”.

El senador Emilio Álvarez Icaza fue duro con la Comisión y su titular: “De cuando la ignominia se escoge como identidad… La gestión de la Sra. Piedra en la @CNDH no solo es una vergüenza para el movimiento de #DDHH, es además, una deshonra y una traición a su historia personal, a la lucha de su madre,a la de su familia y a l@s desaparecid@s”.

Martha Tagle, exdiputada federal por Movimiento Ciudadano, anotó: “Se supone que @RosarioPiedraIb era heredera de la lucha de su madre contra la militarización después del 68, lo menos que esperaríamos de ella al frente de la @CNDH es que hiciera su trabajo de velar por los DDHH, pero prefiere la comodidad del cargo en el que fue impuesta”.

El académico Alejandro Madrazo hizo un listado funesto en el que incluyó a la Comisión: “La CNDH, la Cámara de Diputados, la Constitución, el CIDE, el CONACYT, la Conabio, más de un partido ‘de oposición’, ¿la Corte? ¿El Senado? Se me hace que pronto, para acompañar al #InventarioNacionaldelomilitarizado vamos a necesitar un #InventarioNacionaldeInstitucionesMuertas”.

José Roldán Xopa, profesor de Derecho del CIDE, fue lapidario: “Cuando la @CNDH abdica de sus funciones constitucionales”.

Francisco Burgoa, maestro de la Facultad de Derecho de la UNAM, tuiteó: “¿En dónde quedó el órgano constitucional autónomo protector de los derechos humanos? Es increíble que la CNDH omita cumplir con su función y prefiera respaldar los deseos presidenciales. La #CNDH tendría que presentar la AI y que la SCJN determine o no su inconstitucionalidad”.

Entre los comunicadores también hubo rechazo: para Mónica Garza, “esto debería de sorprender, pero el papel del la @CNDH se ha vuelto ya tan ‘particular’ en este país, que ya nada sorprende … Pero inevitablemente indigna”. Por su parte, Mario Campos comentó: “Esta es la mayor acción de @RosarioPiedraIb y la @CNDH al servicio de @lopezobrador_ y como cómplices de la militarización. Son una vergüenza”.

Alejandro Hope, especialista en temas de seguridad, escribió: “No lean esto si acaban de comer. Produce náusea”.

También te puede interesar