domingo 21 abril 2024

Corrupción y rezagos en Estado de Derecho afectan competitividad en México: IMCO

por etcétera

Las corrupción es un fenómeno que impidió el crecimiento de nuestra competitividad en los últimos ochos años, lo que coloca a México como uno de los 10 país menos competitivos a nivel internacional, reveló el Instituto Mexicano de Competitividad (IMCO).


El IMCO presentó este lunes el Índice de Competitividad Internacional (ICI) 2015, el cual se compone de 131 indicadores catalogados en 10 subíndices: derecho, medio ambiente, sociedad, sistema político, gobierno, factores de producción, economía, infraestructura, relaciones internacionales e innovación.


Si bien México subió de la posición un lugar en el índice (36 de 43) aún se mantiene entre los 10 países menos competitivos, principalmente por los rezagos que han tenido en materia de corrupción y Estado de Derecho.


“El rezago más importante para el país es el subíndice relacionado con el Estado de Derecho el cual evalúa la existencia de reglas claras, certeza jurídica, seguridad pública y corrupción. La consolidación del Estado de Derecho y el combate a la corrupción son dos misiones fundamentales en el empeño que debemos tener para atraer y retener más talento en la economía nacional”, expuso Rodrigo Gallegos miembro del IMCO.


Gallegos reconoció que la escalada en el ranking se debió a las diferentes reformas estructurales, pero enfatizó que si no se combate la corrupción los resultados podrían dejar de ser benéficos.


Por su parte, María Amparo Casar, directora de Anticorrupción del IMCO, presentó el informe “La corrupción en México, transamos y no avanzamos” donde se establece que dicho ilícito a todas las políticas públicas.


Casar dijo que este fenómeno afecta a los pequeños y medianos empresarios quienes aseguran que para abrir un negocio necesitan dar sobornos equivalentes al 4.5% del valor del contrato celebrado, mientras que el 63% de los empresarios considera que la corrupción forma parte de la cultura de negocios en México.


(Con información de El Economista)


mahy


 

También te puede interesar