lunes 26 febrero 2024

Exhibe Crónica el cruel maltrato contra niños en albergues capitalinos, pero luego se dobla ante gobierno de Sheinbaum

por etcétera

A pocas horas de divulgar un extraordinario trabajo periodístico que exhibe diversos casos de maltrato infantil en albergues de la Ciudad de México, el diario La Crónica de Hoy se dobló ante la administración de Claudia Sheinbaum al “corregir” el reportaje y suavizar así la crítica.

El reportaje de Liliana Gómez se titula Amarran, estrangulan y toman fotos humillantes a niños en albergues de Gobierno y en su versión original incluía fotografías de los niños recabadas por medio de la investigación de la reportera.

El texto denuncia los maltratos crueles e inadmisibles que ocurren en diversos albergues operados por el Instituto de Atención a Poblaciones Prioritaria de la Secretaría de Inclusión y Bienestar Social de CDMX, cometidos por empleados de los mismos, quienes incluso llegan a tomar fotografías de los niños y las comparten en grupos de WhatsApp para “informar” sobre los castigos que se les aplican por “portarse mal”.

Niños amarrados de pies a cabeza, obligados a lavar sus cobijas cuando sufren de enuresis, patadas, ahorcamiento, humillaciones diversas (fotografías, entre ellas) son los delitos contra los niños documentados por la reportera.

La denuncia fue presentada por diversos empleados y ex empleados que fueron testigos de los abusos y/o de las comunicaciones vía WhatsApp con indicaciones de castigo y fotografías de los niños. Los denunciantes afirmaron que la Comisión Nacional de Derechos Humanos recibió información de lo que ocurre y no ha tomado cartas en el asunto. Pero la nueva versión señala en cambio, la omisión de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México.

“La denuncia contiene fotografías humillantes de estos pequeños con los pantalones abajo que pretenden corroborar que se hizo una intervención cuando los niños se orinaron encima. Los pequeños, además, están a cargo de lavar su ropa y de otras labores de limpieza ante la falta de presupuesto para contratar personal de aseo, según expone la denuncia. También hay fotos de ello”, dice el reportaje.

“También están en poder de este diario las copias de otros documentos oficiales, internos del IAPP, en los que técnicos y brigadistas expusieron la situación y señalaron abiertamente a Nadia Troncoso, la directora del organismo, como incitadora de una violencia francamente abierta contra quienes deberían ser protegidos”, agrega.

Refiere que hace unos meses entrevistó a Nadia Troncoso, quien afirmó que todo marcha bien en los albergues, pero “no obstante, trabajadores y extrabajadores consultados por Crónica relatan una realidad distinta para los menores de edad que se encuentran en los albergues a solicitud del DIF”, como el enviarse fotos entre los trabajadores de los niños amarrados, con los pantalones abajo para “corregirlos” cuando mojan la cama y otros maltratos inadmisibles.

El reportaje de Crónica incluía, en su versión original, duras fotografías de los pequeños, pero poco después cambió la versión, pues retiró las imágenes y cambió la redacción.

Ante los señalamientos en redes sociales, explicó que las fotografías se retiraron para proteger la identidad de los niños.

Sin embargo, el cambio no consistió solo en ello: en un lugar principal, agregó dos párrafos dando voz al gobierno capitalino, lo cual demeritó el gran trabajo de denuncia periodística. Asimismo, exculpó a la CNDH, para señalar, en cambio, a la CDHCDMX.

Así, en los párrafos segundo y tercero citó las declaraciones de la Directora General del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en la Ciudad de México, Esthela Damián Peralta, quien aseguró que el caso ya se investiga y se atiende.

Periodísticamente, es pertinente citar las declaraciones de funcionarios en casos así, pero darles preeminencia al principio de la nota es sepultar lo relevante para quitarle peso. Al poner las declaraciones de la funcionaria al principio, lo que hizo la reportera fue demeritar su propio trabajo.

Ello solo se explica en un afán de no disgustar a la autoridad capitalina.

*ofv

 

También te puede interesar