lunes 26 febrero 2024

Dejan de transmitir a Chespirito; problemas de derechos, la razón

por etcétera

El fin de semana pasado Roberto Gómez Fernández, hijo del comediante Chespirito, anunció que los programas de su padre dejaban de transmitirse en los 20 países en los que aún eran programados. Todo indica que se debe a divergencias sobre derechos entre la familia y Televisa.

El sábado pasado Gómez Fernández manifestó, vía Twitter, la tristeza familiar porque los programas de su padre dejarán de pasar en la televisión, pero que procurarían que volviera a ese medio: “Aunque tristes por la decisión, mi familia y yo esperamos que pronto esté Chespirito en las pantallas del mundo. Seguiremos insistiendo, y estoy seguro que lo lograremos”.

Así, por el momento desaparecerán de la pantalla chica (los programas atodavía eran transmitidos en una veintena de países) los personajes creado por Roberto Gómez Bolaños, Chespirito (fallecido en 2014), entre los que destacaban, por ejemplo, el Chavo del Ocho, el Chapulín Colorado, los Caquitos, el doctor Chapatín y muchos otros.

Según compañías televisivas de Brasil y Bolivia, recibieron una comunicación de Televisa para suspender la transmisión de los programas por problemas entre los propietarios de los derechos.

Esa disputa se está librando entre Televisa y la familia del comediantes; la empresa tiene los derechos del programa, mientras que los herederos de Chespirito cuentan con los de explotación comercial de los personajes.

En una entrevista el actor Édgar Vivar, quien encarnó a personajes como el señor Barriga, reveló que lo ocurrido fue que Gómez Bolaños cedió los derechos de sus personajes a Televisa hasta el 31 de julio de 2020. Sin embargo, la empresa no logró llegar un acuerdo con los familiares para renovar los derechos, razón por la cual se han dejados de transmitir los programas de Chespirito.

Si bien Televisa no ha dado a conocer su postura, Florinda Meza, la viuda de Gómez Bolaños, manifestó su indignación en Twitter, denunció que ni siquiera ha sido convocada a atender el asunto y dijo que la suspensión de la transmisión de los programas de Chespirito es una agresión contra la gente.

La actriz vertió su opinión sobre el hecho en un hilo en Twitter: “Aunque no tengo nada que ver porque inexplicablemente no he sido convocada a las negociaciones, creo que justo ahora, cuando el mundo más necesita diversión, hacer eso es una agresión hacia la gente”.

También hizo varias recriminaciones a Televisa: que la suspensión va en contra de sus propios intereses comerciales, que es una medida poco inteligente y, peor aún: “Es triste comprobar cómo en tu propia casa, a la que le has dado millones de dólares, es dónde menos te valoran”.

Añadió que “nunca pensé que me llegara a suceder, pero por primera vez encuentro una razón para decir ¡qué bueno que mi Rober no está en este mundo! Este acto incomprensible patea su recuerdo y lo que él más respetó: al público”.

La hija de Gómez Bolaño, Graciela Gómez, fue lapidaria: “Es una pena que quien más se benefició de los programas de Chespirito hoy afirme que ya no valen nada””.

Por su parte, la actriz María Antonieta de las Nieves, quien encarnó a diversos personajes de Chespirito como la Chilindrina (por la que sostuvo pleitos legales con el comediante), lamentó en Twitter la decisión y dijo desconocer los motivos de ella. Agregó: “Le agradezco a los fans de la serie que día a día nos demuestran su amor y gusto por nuestro trabajo en él, ojalá la vecindad vuelva a ver su luz en la caja mágica. Los quiero mucho”.

Los programas de Gómez Bolaño cumplen este año 50 años de transmitirse por Televisión, aunque el último programa original fue grabado hace 25 años (cuando su audiencia fue calculada en 300 millones de personas). Las ganancias que el actor y creador de numerosos y populares personajes, fallecido en 2014, dejó a Televisa fueron calculadas por Forbes en 2012: mil 700 millones de dólares.

También te puede interesar