miércoles 12 junio 2024

Democracia, no populismo, para enfrentar la pandemia: Zedillo

por etcétera

La única estrategia éticamente válida para enfrentar a la actual pandemia es la democracia, no recurrir nuevamente a los métodos populistas. Lo que en este momento se requiere es confianza entre los ciudadanos y los gobernantes, expresó Ernesto Zedillo, ex Presidente de México, en un artículo publicado en la revista Este País.

Al respecto, Zedillo abundó en que lo anterior “no se crea con poses demagógicas sino con políticas sensatas; se crea actuando conforme a un sincero sentido de responsabilidad, no por un acto de popularidad personal”.

Añadió que “la confianza asimismo inspira la humildad para escuchar, aprender y convocar a la colaboración; se nutre de promover la unidad de propósitos y de acción, nunca de la intolerancia, la arrogancia y la descalificación”.

El texto de Zedillo borda sobre las medidas económicas con las que se puede enfrentar la crisis económica por la irrupción de la Covid-19, de la que dice que es una perturbación “que sin duda sobrepasará cualquier circunstancia adversa que nuestros países hayan sufrido en muchas generaciones”.

Señaló que las respuestas de los gobiernos de América Latina y el Caribe (ALC) han dado a la pandemia han sido desiguales, pero pone especial énfasis en los que han desinformado a los ciudadanos, que han desestimado la evidencia científica y desaprovechado las enseñanzas que han dejado otros países y que, aun, han desoído a sus propios expertos. Se ha tratado de líderes, dijo, que “han de nuevo apostado por la división, la demagogia y el populismo, como si no vieran en esta crisis un desafío, sino más bien una oportunidad de reafirmar su poder político”.

El exmandatario afirmó que la actual es una situación extraordinaria que exige respuestas del mismo calado. Así, por ejemplo, demanda la realización masiva y estratégica de pruebas de detección de la Covid-19.

También señala que esta es una de las muy extrañas ocasiones en que las ocasiones deben intervenir para inducir una desaceleración severa en la actividad económica, debido a la necesidad de confinar a las personas. Eso provocará una espiral depresiva en la economía, por lo cual el objetivo principal de la estrategia debe ser la preservación de empleos y de una parte de los ingresos de la fuerza laboral: “Todos los medios deben usarse para este fin”. Asimismo, debe evitarse la quiebra de empresas.

Recomendó a los gobiernos de ALC no dudar en acudir a las instituciones financieras internacionales para aumentar su capacidad de apoyo crediticio. Para ello requieren exponer sus programas para enfrentar la crisis, por lo cual deben ofrecer “políticas coherentes, serias y creíbles”.

En la opinión de Zedillo, los gobiernos de ALC deben solicitar con firmeza la coordinación internacional para hacer frente a las consecuencias económicas de la pandemia, para alcanzar una colaboración con la cual poder mitigar el daño y procurar la recuperación.

El expresidente concluye: “Ahora que la democracia —después de batallas duramente ganadas— no es la excepción sino la regla en América Latina, la pandemia, lejos de ser una excusa para debilitarla, debe ser una poderosa razón más para fortalecerla”.

También te puede interesar