miércoles 29 mayo 2024

Estefanía Veloz, la desinformación y la mala leche de “De buena fe”

por etcétera

Después de que Héctor de Mauleón retuiteará una petición de auxilio para conseguir un espacio en un hospital Covid-19, la locutora Estefanía Veloz le acusó de desinformación por haber difundido un dato errado de la persona que solicitaba el auxilio. Esto le pareció mucho más importante que obtener la ayuda hospitalaria.

El pasado 7 de diciembre, en el programa De buena fe, que se transmite por Canal Once, consagrado a la Guía ética para la transformación de México, con el tono oficialista que predomina en esa emisión el locutor Gibrán Reyes Ramírez anunció: “Ahora vamos a la mala fe y regresamos”.

Y se dio paso a un segmento de la coconductora, Estefanía Veloz, en el que dijo, a propósito de la información de la Secretaría de Salud, que “la mala fe de varios periodistas se ha visto reflejada en desinformación. Para ellos mentir o falsear datos puede ser una tarea fácil, pero es grave si se toma en cuenta que su mensaje puede disuadir a las personas de seguir indicaciones para asegurar su salud”.

Y pasó a ejemplificar ello con un retuit (ni siquiera texto periodístico) de Héctor de Mauleón, quien, dijo la locutora, “replicó en Twitter el caso de una persona que pedía ayuda porque ningún hospital recibía a su hermana enferma de Covid que presentaba un nivel de oxigenación de 20 por ciento”.

Siguió con la mención de que De Mauleón no constató la veracidad del caso, y dijo que, en términos médicos “es inverosímil que una persona sobreviva con ese nivel de oxígeno en la sangre”.

Y remató: “Para los periodistas como De Mauleón las mentiras valen más que la verdad mientras se ajusten a sus intereses personales porque de otra forma no se entiende su mala fe”.

Sin embargo, Veloz dejaba ver la mala leche de su nota: no se ocupó de constatar el asunto principal de tuit y del retuit de De Mauleón: la saturación de hospitales en la atención de la Covid-19, y prefirió explotar un dato que la persona que requería ayuda dio mal.

El 22 de noviembre Laura Cruz escribió en Twitter un mensaje en el que arrobó a De Mauleón: “por favor suplico su ayuda ya que mi hermana está en el INER, están saturados quieren sacarlo sin un destino tiene el 20% de oxigenación no hay ningún hospital que la pueda recibir y nos están presionando para sacarla por favor ayúdenos a encontrar un respirador”.

De Mauleón retuiteó el mensaje y comentó lo siguiente: “Ahora piden que lleven a la paciente al Autódromo Hermanos Rodríguez y le dicen a la familia que si no acepta, es su responsabilidad lo que pase. Oxigenación: 20 por ciento. Qué dolor, qué rabia, qué impotencia”.

Y hubo una respuesta del INER: “Lamentablemente el Instituto no tiene disponibilidad en este momento, sin embargo nuestros especialistas se hicieron cargo de atender a la paciente , realizar el proceso se referencia y traslado vía CRUM federal, ya va en camino a su hospital receptor. Muy buena noche”.

Cruz publicó otro tuit: “Desafortunadamente perdimos mucho tiempo en INER. la doctora a cargos nos estuvo dando información falsa de disponibilidad de respirador. Pagamos 12 mil pesos en ambulancias porque el INER no nos pudo trasladar. En fin rogamos por que salga adelante. La familia está devastada”.

Aquel retuit de De Mauleón desató la embestida oficialista, con la nota de Veloz en De buena fe como insignia, ante la cual la persona del tuit original escribió que el periodista “habló con la razón y la verdad”, y añadió que su hermana, quien requería la ayuda, “murió el día de la Purísima Concepción a las 3 de la tarde, después de casi tres semanas de estar hospitalizada. Agradezco al Hospital 72 y a su personal médico quien la estuvo apoyándola hasta el último segundo”.

Efectivamente el INER no tenía cama para la enferma y fue trasladada hacia otro hospital. Esa institución no dio importancia al dato de la oxigenación y buscó su traslado a otro nosocomio, que era lo relevante.

Sin embargo, para muchos otros escritores gobiernistas, como Antonio Attolini (quien estuvo haciendo campaña durante la jornada electoral en Coahuila sin cubrebocas y rodeado de personas) y Pedro Miguel, mucho más importante que la atención a los pacientes de Covid-19 y la saturación de hospitales como el INER, es el dato del 20 por ciento de oxigenación.

El jueves De Mauleón comentó sobre la emisión del canal del Instituto Politécnico Nacional: “¡Vaya! De este modo usan @CanalOnceTV para atacar a quienes critican al gobierno de @lopezobrador_ . Es increíble la falta de escrúpulos de que hace gala aquí @EstefaniaVeloz. Conmueven estos siervos del régimen, quemados antes de cumplir 30 años. En fin”.

El viernes De Mauleón comentó respecto al asunto: “Dijeron que era fake. Se pusieron a discutir la oxigenación en vez de ayudar a una persona que requería atención. Lo hizo el presidente, @CanalOnceTV y la corte de falderos. Hilda Cruz murió el lunes pasado en la cama 320 del Hospital Regional 72 del IMSS Ahí tienen su fake news”.

Y alertó sobre la “horda de fanáticos y bots” que lo atacaron, pero que no desmintieron que el caso fue real. El coconductor de De buena fe, Ramírez Reyes incluso pidió “argumentos”, a lo que el periodista respondió: “El argumento son los 250 mil muertos, el argumento es que no hay camas ni respiradores, el argumento es que mandan a la gente a la calle sin cubrebocas. Ese es el argumento del que te deberías ocupar en vez de dedicarte a lavarle el piso al régimen. Te debería dar vergüenza”.

En esos días también en redes sociales circuló un video en el que Veloz mostraba cómo una mujer puede practicarse un aborto con misoprostol, que como música de fondo tiene el himno nacional mexicano. Este video fue criticado en Twitter por especialistas en salud como Xavier Tello, quien expresó que “nunca, por ningún motivo te autoprescribas misoprostol ni utilices alguna sustancia o mecanismo para abortar. Pones en peligro tu vida. Si necesitas interrumpir tu embarazo, hazlo con un médico”.

Y añadió: “Recomendar el uso de un medicamento de prescripción y de empleo delicado sin saber, además de irresponsable, es profundamente idiota”.

Al respecto, cabe recordar un fragmento de lo dicho por Veloz en De buena fe sobre una mala práctica periodística cuando no hay suficiente respaldo médico: “(…) Su mensaje puede disuadir a las personas de seguir indicaciones para asegurar su salud”. De Mauleón no dio ninguna indicación para que la siguiera el público, mientras que ella sí lo hace en su video.

Twitter/Estefanía Veloz

Asimismo, el coconductor de De buena fe, Reyes Ramírez, ha retuiteado fake news sin corroborar la desinformación que difunde: a principios de año, por ejemplo, divulgó un tuit que decía: “A partir de hoy, todo mexicano que carezca de servicio médico recibirá medicina y consulta totalmente gratis, sin restricción, cuota ni afiliación Nace el Instituto de Salud para el Bienestar, #el INSABI”. En los días siguientes se demostró la mentira porque la atención de tercer nivel sí se cobraba e incluso hasta se subieron las cuotas con la aprobación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

El desatado por Veloz es otro escándalo de los que ya se van haciendo costumbre en Canal Once. El más reciente fue el sainete del programa John & Sabina, en el que los conductores John Ackerman y Sabina Berman discutieron, incluso frente a su invitado Esteban Moctezuma, secretario de Educación Pública, sobre el machismo y el control del programa. Finalmente, esos locutores (no el canal, según su propio comunicado) decidieron acabar con la emisión, mientras que la institución se dedica a buscarles nuevas labores en sus espacios, pese a su conducta poco profesional.

Durante el escándalo de John & Sabina, la tercera semana de noviembre pasado, se dieron a conocer algunos datos de ratings de programas de Canal Once: el de Ackerman y Berman era visto solamente por 16 mil 54 personas, mientras que el de Ramírez y Veloz por 23 mil 71.

Antes, en julio de 2019, dejó de emitirse el programa La maroma estelar, conducido por Hernán Gómez Bruera, después de que su colaborador, el cómico Carlos Ballarta, denunciara que le censuraron chistes sobre Andrés Manuel López Obrador.

Entonces Gómez Bruera expresó que, por razones personales, daba por concluido el proyecto televisivo.

Uno más fue en octubre pasado por el uso de instalaciones, equipo y personal de Canal Once para la petición matrimonial que a la conductora Carla Contreras le hizo su pareja. El video no fue proyectado por la televisora, pero fue realizado en sus instalaciones y fue difundido por Contreras en sus redes sociales.

Ella tuvo que ofrecer disculpas, mientras que el Canal amonestó a la persona encargada de la producción y se comprometió a una investigación para proceder a las sanciones correspondientes.

También te puede interesar