viernes 24 mayo 2024

Con fake news AMLO busca descalificar a Telemundo por cuestionamientos sobre agua

por etcétera

En un intercambio con la reportera Vanessa Hauc, de Telemundo, ante los severos cuestionamientos por falta del servicio de agua en comunidades pobres, el presidente Andrés Manuel López Obrador volvió a atacar a la prensa e incluso recurrió a fake news para intentar descalificar a aquel medio, e incluso llegó a decir que en México no hay problemas de agua.

Hauc anunció que tenía dos temas que plantearle al presidente. El primero fue sobre el eslogan que ha manejado durante años López Obrador: “Por el bien de todos, primero los pobres”. Con datos de la Comisión Nacional del Agua, dijo que más de 21 millones de mexicanos no tienen acceso a ese líquido, y que las poblaciones rurales, las indígenas, son las más vulnerables, a quienes el tabasqueño había prometido atender prioritariamente. “¿Por qué no trabajó para ellos en este caso?”, fue la banderilla de la reportera.

Sin hacer referencia al problema del agua, el tabasqueño presumió que redujo en cinco millones el número de pobres, además de que se redujo la desigualdad, a lo cual la reportera replicó que ella estaba hablando del agua, no de la pobreza, y con datos oficiales.

El intercambio derivó en algo muy conocido: cuando la periodista le dijo al tabasqueño que estaba citando datos del gobierno, López Obrador contestó que debería hacer una revisión más cuidadosa y que, of course, “tenemos otros datos”, también del gobierno.

Después se enzarzaron en una discusión: ella dijo que en Chiapas la mayoría de las personas, población muy vulnerable, no tiene acceso al agua; el mandatario replicó que ese es el estado donde más llega agua, y Hauc le aclaró que eso “no significa que las personas tengan el acceso al agua”.

Entonces el quiso sembrar la confusión y dijo a la periodista: “No pensamos igual”. Hauc clavó otra banderilla precisa: “Yo no le estoy hablando de formas de pensamiento; le estoy hablando de los datos que recabamos aquí y con sus expertos también”.

Entonces López Obrador lanzó tiró su típica tarascada para confundir y descalificar ante señalamientos precisos: “Sí, pero ustedes, los medios de información en general, no son objetivos y no son profesionales”. La comunicadora fue contundente: “No, sí somos objetivos; y le pido respeto, porque sí somos profesionales. Yo estoy haciendo mi trabajo”.

Después López Obrador le dijo que no le estaba faltando al respeto, y hasta se atrevió a añadir sobre el problema planteado: “No tenemos problemas de agua”.

Al continuar la discusión, el presidente se entrampó solo: dijo a la periodista, que había mencionado comunidades sin agua, “ojalá y nos invites para ir juntos, y te acompañaría. No te van a llevar a donde nosotros queremos: vamos a ir a donde tú digas”, y ofreció también al director de la Conagua.

Cuando ella dijo que le tomaba la palabra, el tabasqueño reculó (típico también), evadió tener que enfrentar la realidad y sólo ofreció que la acompañaría el titular de Conagua.

Más adelante, con la perversidad que le caracteriza, sabedor de que la calumnia, cuando no mancha, tizna, López Obrador se lanzó a descalificar a Telemundo. Para hacerlo se valió de fake news… y sabía que lo era.

“Sé de Telemundo porque ayer me sucedió algo”, anunció el tabasqueño. ¿Qué había ocurrido? Que había visto en WhatsApp una nota en la que se decía que el ministro de Defensa de Estados Unidos había felicitado el presidente de Ecuador por haber tomado la embajada mexicana. “Y se la atribuían a Telemundo”, dijo.

Entonces el vocero Jesús Ramírez Cuevas mencionó otra nota en la que Telemundo desmintió la información que falsamente se le atribuyó, e incluso proyectó en la pantalla la aclaración. Pero López Obrador, pese a ello, insistió en que pusieran en pantalla la nota falsa, y el encargado de Comunicación Social la leyó completa.

Hauc intervino: “Señor presidente: pero ahí precisamente, en el artículo, está diciendo claramente que Noticias Telemundo no publicó eso, que es falso”.

Y López Obrador dijo que era “pura casualidad”, que no estaba culpando a Telemundo y continuó divagando. Pero de lo que se trataba era, aun recurriendo a fake news evidentes, de descalificar al medio a como diera lugar.

También te puede interesar