miércoles 22 mayo 2024

Recomendamos: FGR va por Gerardo Sosa; pide 55 años de cárcel por delincuencia organizada, por Antonio Ortigoza Vázquez

por etcétera

Justo el pasado lunes 26 en que el Jefe Político de la Sosa Nostra festejaba su cumpleaños, se dio a conocer la fatal noticia que anuncia, ahora sí, el principio del fin para uno de los últimos caciques del país que construyó un poder paralelo al de los gobernadores en turno de Hidalgo

Un golpe demoledor para la mafia delincuencial que —en vías de hecho— aún mantiene el poder en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), representa la solicitud del Fiscal Federal, Carlos Melo Ponce, de 55 años de cárcel para Gerardo Sosa Castelán, por delincuencia organizada y lavado de dinero. La noticia, difundida el lunes 26, coincidió con el cumpleaños del indiciado, por lo que los invitados degustaron un pastel con sabor a centavo.

El anuncio resulta una sorpresa mayúscula como aquella que retumbó en medios políticos, sociales y universitarios, tras la captura de Sosa Castelán, el 31 de agosto de 2020, por agentes federales, porque después de varios decenios de impunidad total, daba la impresión que el cacique universitario era totalmente intocable.

La «Sosa Nostra», después de los comicios de 2018, había salido fortalecida con su cambio de camiseta, del PRI a Morena y los hidalguenses ya se resignaban a más años de poder de los matones y porros cobijados por la UAEH.

Sosa, astuto y desfachatado cuando hace algunos años, parecía que su estrella política se opacaba y tendría qué rendir cuentas por sus trapacerías, en un giro de 180 grados, buscó a la cúpula de Morena y ofreció al nuevo partido apoyo económico, acarreos de votantes y por ende, una sólida alianza política en Hidalgo con el nuevo partido, en forma similar como antes lo hizo con otras siglas.

Así, Morena ganó mayoría aplastante en el Congreso Estatal y colgado en el nuevo barco político, campeaba en el Grupo Universidad la idea de que habría muchos años más de poder.

La noticia de la contundente solicitud de la FGR para, de hecho, encarcelar casi de por vida al más prominente delincuente de la política en Hidalgo, se le encuentra relación con la posible presencia del ex Fiscal especial para delitos financieros, Santiago Nieto, en el gabinete de Julio Menchaca, toda vez que fue quien armó la compleja investigación a nivel internacional que hizo posible la acusación y encarcelamiento posterior de Sosa Castelán.

El — ¿ex? — cacique de la UAEH recibió la noticia en una de sus residencias en la entidad, toda vez que con fecha tres de febrero pasado obtuvo el cambio de prisión preventiva en Almoloya (oficialmente Penal del Altiplano), de máxima seguridad, a prisión domiciliaria, ya que el equipo de abogados que ejerce su defensa alegó con éxito que su cliente padece hipertensión arterial y tres preinfartos.

Gozó de ese beneficio legal exactamente a un año y cinco meses y dependerá del juez si se sostiene o se ordena su retorno al Altiplano.

Sosa Castelán inició su carrera como líder estudiantil, siempre ligado a los gobiernos estatales, a los que mediante la extorsión, con la amenaza de huelgas y violencia política, paso a paso llegó a tener el control total de la universidad, colocaba rectores y los demás funcionarios a dedazo vil y negociaba con el gobierno federal otros cargos. Sin descontar el manejo privado que por décadas hizo de fondos públicos, tanto estatales como federales, asignados a la Máxima Casa de Estudios del Estado.

Más información en: Expediente Ultra

También te puede interesar