sábado 02 marzo 2024

Tras 20 años de labores, CNDH despide a trabajador de Comunicación

por etcétera

Después de casi 20 años de trabajo, Lázaro Serranía, subdirector de área de la Dirección General de Comunicación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), fue despedido sin previo aviso ni respeto a sus derechos laborales.

El de Serranía no ha sido el único caso, sino que otros compañeros suyos han seguido ese camino por la reestructuración que se ha realizado en la CNDH a la llegada de Rosario Piedra Ibarra a su presidencia.

El comunicador, a quien ya no le fue depositada su más reciente quincena, declaró lo siguiente sobre su situación: “Así como muchos de mis compañeros, estoy siendo víctima de flagrante violación de mis derechos humanos laborales, precisamente por mi patrón, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos”.

Añadió que no se le ha explicado la causa de su salida de la Comisión: “No sé si es un castigo, no veo la causa o una medida disciplinaria fuera de norma. No sé por qué; no he sabido nada del tema, pero necesito mi salario, ahora sí por emergencia, ya que desde hace tres semanas tengo dificultad para respirar. No se me ha diagnosticado Covid-19, pero tampoco se me ha descartado. Para mi atención médica y hacerme los exámenes y estudios que se requieran necesito de esos recursos ya que carezco de ahorros”.

También manifestó desconocer si la presidenta de la CNDH esté enterada de su situación, pero, esperanzado, dijo: “Yo creo que no, porque no lo permitiría”.

En una carta dirigida a la fuente de derechos humanos, Serranía expresó lo siguiente: “Considero que se está cometiendo una injusticia ya que, durante los casi 20 años que llevo laborando en la CNDH siempre he tenido un comportamiento ético, profesional e institucional, bajo las órdenes de cuatro Ombudsperson nacionales y once Directores Generales de Comunicación, a quienes he servido fiel y disciplinadamente desde el año 2001, y nunca tuve problema alguno”.

Añadió que “hasta ahora nada sé ya me quitaron el salario, me cancelaron mi correo electrónico institucional, hasta prohibieron a mis compañeros dirigirme el habla, y en cualquier momento me borrarán del whats-CNDH y antes que eso suceda, que me saquen de la app, sólo puedo hacer esta denuncia pública con ustedes que son periodistas especializados, con pensamiento propio, aguerridos, muy trabajadores y amigos”.

Según publicó Reforma, la directora de Comunicación, Alejandra Ezeta, asumió la responsabilidad por el despido de Serranía, aunque este y otros despedidos se la atribuyen a Francisco Estrada, secretario ejecutivo de la CNDH.

Asimismo, varios periodistas de la fuente señalaron que Ezeta eliminó el chat por el que se comunicaba con los reporteros de la fuente debido a los cuestionamientos que se hicieron acerca del caso de Serranía.

Por la noche la Comisión publicó un escueto mensaje en su cuenta de Twitter: “Desmentimos un supuesto cese de labores y la falta de pago a uno de nuestros trabajadores. La @CNDH refrenda su compromiso de respetar y promover los derechos humanos, en este caso, en particular, los derechos laborales de sus trabajadores”.

También te puede interesar