viernes 12 abril 2024

Libros de la SEP elogian los “ajusticiamientos” y los secuestros guerrilleros 

por etcétera

Entre la abundancia de contenidos cuestionables de los nuevos libros de la SEP para primaria y secundaria se encuentra la defensa de secuestros, asesinatos y ajusticiamientos cometidos por grupos guerrilleros como parte de un “legado” de justicia. 

En el primer capítulo del Libro sin recetas 6, dice que el legado de la guerrilla es “un murmullo que nos despierta por las noches y nos ayuda a corregir el rumbo”. 

En redes sociales y medios de comunicación se difundió un elemento más que ha provocado críticas: la manera en que el mencionado libro, dirigido a maestros, presenta el actuar de diversos grupos guerrilleros, particularmente el de la Liga Comunista 23 de septiembre, que, como se recordará, secuestró y asesinó al empresario Eugenio Garza Sada en 1973. 

El encomio que de esa y otras acciones hace el libro recuerda la postura al respecto del historiador Pedro Salmerón, que causó intensa polémica y a la postre, le orilló a presentar su renuncia como director del INEHRM. 

En el libro, el asesinato del empresario Eugenio Garza se presenta como un “error” (Marx Arriaga diría “área de oportunidad”) de los jóvenes guerrilleros. De hecho, presenta el secuestro de Garza como un “descalabro” para los guerrilleros, durante el cual, como efecto colateral, el empresario murió.  

Además, no señala explícitamente que fue asesinado, sino se dice que “perdió la vida”. No se dice que fue secuestrado, sino que los guerrilleros lo “intentaron retener”. 

“El secuestro como arma político-militar no fue una estrategia en donde la Liga Comunista 23 de septiembre lograra alguna victoria. El primero de sus descalabros ocurrió el lunes 17 de septiembre de 1973 al intentar retener en Monterrey a Eugenio Garza Sada, ícono y leyenda del empresariado mexicano, en cuya acción perdieron la vida el empresario, su chofer y dos elementos del comando guerrillero”. 

El solo título ya da cuenta del enfoque tomado por la SEP, pues se llama “Soñaron con asaltar el cielo” y aseguran que los grupos guerrilleros fueron víctimas de una “guerra de baja intensidad, manipulación informativa en los medios y esfuerzos por anularlos”. 

“Nuestro país había vivido diversas expropiaciones a bancos y empresas, secuestros de personas y de aeronaves, emboscadas a las fuerzas militares. Por su parte, el gobierno desató su furia desapareciendo personas, torturando en prisiones y centros de detención, asesinando a líderes sociales”. 

Habla de otro asesinato, el del empresario Fernando Aranguren, del cual dice que fue un “ajusticiamiento”, que se dio tras su secuestro y el de un cónsul británico, el cual fue liberado “sin ningún beneficio”, en tanto que el empresario fue ajusticiado “como medida radical”.   

*ofv

 

También te puede interesar