lunes 22 abril 2024

Lilly Téllez acusa a Jesús Silva-Herzog de frívolo, acomodaticio y fracasado

por etcétera

El éxito del populismo de izquierda es el fracaso de la élite intelectual, que, en lugar de convertirse en alternativa, “se acomodaron en la comentocracia”, dijo la senadora Lilly Téllez al analista Jesús Silva-Herzog quien previamiente la calificó de medieval, pendenciera e ignorante. 

En una carta abierta, Téllez reclamó al analista no encontrar méritos en una periodista que se ha “jugado la vida” denunciando al crimen y a los gobiernos y por medio de diversas consideraciones, lo calificó de frívolo, acomodaticio y de haber fracasado en detener al actual régimen.

Ello, en respuesta a una columna publicada por el ensayista en el diario Reforma. 

La legisladora dijo que de un analista “agudo, universal y polifacético… alarma la frivolidad de su descalificación a mi persona”.  

Especuló que el calificativo de ser ultraderechista y “cuasifascista” surgió en Herzog por la declaración de Téllez de considerarse derechista. 

“Probablemente le causó conmoción que un aspirante a la presidencia de la República se asuma en la derecha política ante el estatismo irresponsable, o bien, que reivindique la actitud conservadora frente al precipicio del caos”. 

La senadora dijo que su postura ideológica consiste en la defensa de “ciertas ideas civilizatorias que en últimas fechas están canceladas por la cultura de la corrección política”, como la importancia de la familia y las tradiciones; la necesidad de que el Estado esté acotado y vigilado y el valor de la meritocracia, entre otros. 

“¿Qué de todo eso le parece ‘ultra’?”, cuestionó. Y espetó: “de pronto pareciera que para usted es lo mismo ser conservador que ser fascista”, confusión que no es aceptable dado que usted, dijo, es “un conocedor de la historia”. 

La senadora, que llegó a la curul abanderando a Morena y posteriormente renunció a dicho partido para unirse al PAN, se asumió como una “conservadora” que se opone a criminalizar a los migrantes y a la militarización de la vida pública. 

Se quejó de que el analista le atribuye no tener ideas y dijo que tanto en su labor periodística, como en su trabajo legislativo hay méritos y aportaciones. 

Fue enfática al decir que ella es “una periodista que se ha jugado la vida indagando y denunciando a los criminales y a los gobiernos que los encubren”. 

Casi para finalizar, acusó a Silva-Herzog de haber preferido la comodidad de “documentar la utopía” en lugar del compromiso de “cambiar la realidad”. 

“Nadie nunca dijo que es fácil llenar el corazón empujando la piedra sin fin hacia la cumbre” y agregó que si él en realidad cree en la igualdad dentro de la democracia “no tendrá empacho en que México sea gobernado por una mujer periodista”. 

En la columna que provocó la airada respuesta, Silva-Herzog dice:

“La candidatura de Lilly Téllez debe tomarse en serio, es decir, con alarma. Tiene todos los elementos de una candidatura atractiva en nuestros tiempos: retrata bien, tiene una notable facilidad de expresión, es pendenciera, ignorante y elemental. Está convencida de que la experiencia estorba y practica ágilmente, como el presidente, el insulto. Nuestra Sarah Palin cree que la presidencia sirve para meter a la cárcel a sus enemigos. En su larga carrera frente a las cámaras no se le ha sorprendido con una sola idea o una sola propuesta. Ofreciendo odios y medievos garantiza el entusiasmo de la ultraderecha y el repudio de los moderados a los que tilda, de inmediato, de cobardes”.

 *ofv

 

También te puede interesar