miércoles 24 abril 2024

Ofensiva contra el CIDE: director interino despide a académicas “rebeldes”

por etcétera

Continúa la ofensiva contra el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE): su director general interino, José Antonio Romero Tellaeche, despidió a la secretaria académica y a la directora de Evaluación Académica de la institución. Académicos y estudiantes han condenado la arbitrariedad del funcionario.

Este día fue anunciada la destitución de Catherine Andrews, secretaria académica, y de Celine González Shont, directora de Evaluación Académica del CIDE. La razón es que el director interino ordenó suspender una reunión de las Comisiones Académicas Dictaminadores, pero ambas funcionarias le hicieron saber que no se podía cancelar el proceso.

Ello motivó que Romero Tellaeche decidiera la remoción inmediata de Andrews y González Shont.

La doctora Andrews publicó un comunicado en el que explica las circunstancias de su destitución. Allí señala que Romero Tellaeche deseaba retrasar la reunión de las Comisiones hasta el nombramiento definitivo de director general. Sin embargo, tras consulta con el abogado del CIDE, se resolvió que el Estatuto del Personal Académico lo impide por lo sería ilegal. Pero el acto podría realizarse sin la asistencia del director general.

Todo ello se lo hicieron saber al director general interino, quien el viernes en horario inhábil envió un correo en el que anunciaba la suspensión de la reunión. Este martes a primera hora González Shont envió un correo electrónico para recordarle a Romero Tellaeche que no tiene facultades para ordenar la suspensión.

Este día inicio la reunión sin la participación de Romero Tellaeche, quien consideró lo ocurrido como un “acto de rebeldía”. Poco tiempo después a Andrews le llegó la notificación de su despido.

Andrews niega haber incurrido en ningún “acto de rebeldía”, que su destitución se debe a su insistencia en el cumplimiento de la normatividad y de los estatutos de la institución. Afirma que se trató de “un acto arbitrario que le lleva a incumplir con sus obligaciones como Director General Interino”.

Los despidos forman parte de la ofensiva gubernamental contra el CIDE, uno de cuyos más importantes logros fue lograr, a través de presiones desde el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la renuncia del anterior director, Sergio López Ayllón, un abogado que ha sido crítico del gobierno actual, la que fue anunciada el 1 de agosto de este año.

Entonces López Ayllón escribió: “Luego de reflexionar y valorar las necesidades de la institución, llegué a la conclusión que mi ciclo como director ha concluido y que conviene que tengamos una dirección renovada que pueda seguir dando cauce a las nuevas necesidades institucionales”.

Un mes después fue nombrado como director interino del CIDE, por los funcionarios del Conacyt, Romero Tellaeche.

El 5 de octubre, otro académico que ha mantenido críticas contra el actual gobierno, Alejandro Madrazo Lajous, fue removido de su cargo como director general del CIDE Región Centro. La razón que entonces alegó Romero Tellaeche fue “pérdida de confianza”.

Antes de su destitución, Madrazo Lajous había participado en un video en defensa del programa Cátedras Conacyt, las que estaban bajo ataque de María Elena Álvarez Buylla, titular del Consejo.

Este martes Madrazo Lajous manifestó, vía Twitter, su solidaridad con Andrews y González Shont.

José Antonio Romero Tellaeche.

Las reacciones a los despidos no se hicieron esperar. En un comunicado, el Sindicato del Personal Académico del CIDE consideró “grave e inaceptable” la suspensión de las labores de las Comisiones, lo que viola el debido proceso. Al referirse también a la destitución de Andrews, condenó enérgicamente las decisiones de Romero Tellaeche.

CIDE Alumni, sociedad de estudiantes de la institución, también manifestó su rechazo a las decisiones del director interino: “Condenamos las remociones sin fundamentos de académicos y directivos, lo que constituye una serie de actos arbitrarios en detrimento de la calidad académica de excelencia y los principios de libertad de cátedra que ha defendido el CIDE”.

CIDEfem, un colectivo de mujeres de la institución educativa, emitió un comunicado en el que manifestó su preocupación porque actos arbitrarios como los de hoy “deriven en abusos de poder y violencia en razón de género, al afectar en mayor medida a las directivas del CIDE”.

También denunciaron que lo ocurrido se suma “a un conjunto de medidas injustificadas que se han dado en el marco de la gestión como director interino del Dr. José Antonio Romero Tellaeche”.

El abogado Javier Martín Reyes, quien es académico de la División de Estudios Jurídicos del CIDE, tuiteó sobre el asunto: “Hoy el director director interino del @CIDE_MX, José Romero Tellaeche, violó de nuevo el estatuto. Después de suspender unilateralmente las comisiones de evaluación, destituyó a quienes sí cumplieron con sus deberes. Toda mi solidaridad con las profes @andrews_cath y @celinefa”.

Mauricio Dussauge, profesor investigador de la División de Administración Pública del CIDE, manifestó su solidaridad a las académicas destituidas con el siguiente mensaje: “Uno de los grandes daños que el populismo tiene sobre la vida político-administrativa de un país es que los comportamientos del líder se reproducen impunemente en otros ámbitos: sinrazón, desdén por las reglas, decisiones arbitrarias…”.

El politólogo y profesor del CIDE, José Antonio Crespo, comentó en Twitter: “Recuerdo cuando en la campaña de 2018 se presentó al CIDE la coordinadora de campaña, Tatiana Clouthier a hacer propaganda por Morena. El auditorio se cayó en vivas y aplausos. Hoy el CIDE se está cayendo de otra manera”.

Al comentar la noticia, el también colaborador de etcétera escribió: “El CIDE va que vuela a convertirse en una escuela de formación ideológica. Muy al estilo de los bolivarianos, según prescribe el Foro de Sao Paulo”.

Al respecto hay que mencionar que algunos recordaron un hilo de Twitter que Andrews presentó el 4 de julio de 2018, en el que explicó en inglés el significado de la elección que llevó a la presidencia a Andrés Manuel López Obrador. Allí escribió: “AMLO inspira una gran esperanza en muchos sectores de la población mexicana. Sin embargo, también inspira el odio intransigente de grandes franjas de la clase media y la élite política.

“Esto no va a desaparecer, y probablemente proporcionará un telón de fondo de constantes acusaciones de ‘dictadura’ y ‘populismo’ por parte de diversos expertos en periódicos, radio y televisión”.

Andrews terminaba de la siguiente forma: “En resumen: sí, esta es una victoria histórica para AMLO. ¿Tiene un mandato enorme para el cambio? Indudablemente. ¿Conseguir los cambios que desea será un asunto sencillo? Muy improbable. ¿Quiere ser el próximo Trump/Chávez? No. FIN (y respira)”.

El pasado 18 de agosto López Obrador equiparó al CIDE con instituciones privadas y condenó que forme cuadros para el mismo sector: “Con todo respeto, era el ITAM y el Tecnológico de Monterrey, era ¿cómo se llama este organismo público? El CIDE, que era lo mismo. Entiendo que exista una escuela como el ITAM, está bien, impulsada por el sector privado para impulsar sus cuadros, pero que el Estado también esté financiando a una institución con esos mismos propósitos como es el CIDE”.

También te puede interesar