domingo 21 abril 2024

Cifra “récord” en adjudicaciones directas durante el sexenio de AMLO: IMCO

por etcétera

En el informe 2020: año histórico para las adjudicaciones directas, el Instituto Mexicano para la Competitividad señaló que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador alcanzó dicho año una cifra no antes vista en recursos ejercidos por medio de adjudicaciones directas: 205 mil 195 millones de pesos.

“Esta es la primera vez que los recursos destinados a adjudicaciones directas por el gobierno federal son mayores a los contratos mediante licitación pública”, dice el documento. Por porcentaje, la cantidad de contratos licitados son más que los adjudicados, pero por monto erogado, el gasto en compras adjudicadas es mucho más elevado y conforma una cifra “récord”.

El IMCO, organismo independiente de estudios económicos, dio a conocer su más reciente análisis sobre el comportamiento de gasto del gobierno federal durante el pasado ejercicio 2020. En dicho documento, revela que, al contrario de la bandera gubernamental de “no amiguismo” en la concesión de contratos, 43% de las compras se realizaron por adjudicaciones directas.

La cantidad de contratos adjudicados y los montos erogados han ido creciendo sin pausa con cada año de este gobierno, afirma. En 2018, las adjudicaciones directas fueron 35% de los contratos, en 2019, 38%. Ya en 2020, 43%.

En 2020, se gastaron así 205 mil 195 millones de pesos divididos de la siguiente forma: en adquisiciones, 92 mil 475 millones de pesos; servicios, 74 mil 535 millones y obra pública, 27 mil 453 millones.

Las adjudicaciones directas son procesos en los que la autoridad responsable determina a qué proveedor comprar, sin que medie un concurso de selección de las mejores opciones con la finalidad de cumplir con calidad, normativas varias y costos convenientes.

Así, a pesar del supuesto “no amiguismo” y la “austeridad republicana”, este gobierno omitió licitaciones en casi la mitad de la compras realizadas en 2020, con lo que no se puede saber si efectivamente eligió la opción más conveniente para la hacienda pública y si la selección estuvo libre de amiguismo.

Según el IMCO, en comparación con este sexenio, el de Enrique Peña Nieto tuvo buenos avances en materia de licitaciones, puesto que en 2017 concedió por medio de concurso 65.2% de los contratos. En cuanto tomó posesión el actual gobierno, la cantidad de licitaciones empezó a reducirse.

Este incremento en las adjudicaciones directas coincide con la prisa que el presidente está poniendo en la conclusión de sus obras emblemáticas: el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas y el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles.

Asimismo, coincide con las fuertes acusaciones que ha recibido por no ser capaz de realizar compras consolidadas de medicamentos e insumos para el sector salud, justamente por ineptitud en el manejo de las licitaciones desde distintas dependencias.

También te puede interesar