miércoles 24 abril 2024

Ante renuencia del gobierno, la IP va por acuerdo con los trabajadores

por etcétera

Ya que el gobierno federal ha desestimado los llamados a un acuerdo nacional y  las propuestas que las organizaciones empresariales han realizado para enfrentar la crisis económica provocada por la Covid-19, el sector privado ya se plantea un convenio con los trabajadores.

En una videollamada con más de 4 mil empresarios y organizaciones patronales, ayer el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, expresó que “hasta este momento no se ha entendido la dimensión, desde el punto de vista económico, del impacto negativo que esta pandemia causará en las empresas”.

Para enfrentar los daños económicos que está generando la Covid-19, Salazar Lomelín convocó a un gran acuerdo nacional para proteger el empleo, los salarios y los ingresos de las familias mexicanas por los siguientes tres meses.

En ese acuerdo participarían el gobierno, empresarios, sindicatos y organizaciones sociales. Pero, ante la negativa del gobierno para considerar el plan presentado por el sector privado, Salazar Lomelín llamó a cámaras y asociaciones del sector privado a establecer un acuerdo nacional con los trabajadores para enfrentar la crisis económica.

Una de las preocupaciones principales expuestas por Salazar Lomelín es la de los apoyos a las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyMes) para que tengan la liquidez suficiente para enfrentar la crisis económica y la pérdida de miles de empleos.

El dirigente empresarial propuso cinco puntos principales para el acuerdo: apoyos económicos entre privados para apoyar a los proveedores; respaldar con recursos extraordinarios a MiPyMes; adelanto de compras  y ventas a futuro; programa de factoraje ágil y sencillo, y que no haya penalizaciones contractuales entre particulares.

Con esas medidas se puede contribuir a la estabilidad económica, social y política, tener un plan de infraestructura para todo el país, la diversificación de las exportaciones y una posición fiscal más sólida.

Salazar Lomelín también manifestó que mantienen su disposición a mantener el diálogo con las autoridades federales en aras de la preservación de los empleos y los ingresos de las familias mexicanas.

Por su parte, en entrevista con El Financiero, Javier Treviño, director de Política Públicas del CCE, recordó que la OCDE publicó un estudio sobre el nivel de endeudamiento de los países para hacer frente a la crisis derivada del Covid-19, y “todas las economías lo están haciendo, pero el único país que no aparece en ese estudio es México. Es importante recurrir a los elementos que tenemos a la mano para poder apoyar en este momento que más lo necesitan las MiPyMes para salvar el empleo y esta crisis de liquidez”.

“Seguiremos insistiendo, por un lado, con el gobierno, pero, por el otro, vamos a hacer todo lo que se pueda en el sector privado y los obreros, el sector sindical, los trabajadores y los miembros de la sociedad para poder ayudarnos en las diferentes cadenas de valor. Las grandes empresas pueden adoptar MiPyMes y podamos trabajar juntos para poder salir de esta crisis en los próximos 90 días”.

Llamó al gobierno a recapacitar sobre “que no vamos a sacar al país adelante solamente con los programas sociales. Eso no va a ser suficiente; necesitamos trabajar juntos para fortalecer a las MiPyMes que generan los empleos en este país”.

INTERESES DEL PUEBLO Y POLARIZACIÓN

Hoy, durante su conferencia de prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador, respondió a Salazar Lomelín: “Yo entiendo que él está en su papel —lo dije— de defender a su gremio, pero ojalá y también él entienda que yo estoy aquí para representar los intereses del pueblo”.

Además, rechazó algunas de las propuestas empresariales e incluso pidió que el CCE le ayude a recaudar a tiempo: “No podemos diferir el pago de impuestos. Le vamos a pedir a Carlos Salazar que nos ayude con los dueños de las grandes empresas que deben dinero a la Hacienda Pública; le voy a mandar la lista. Si nos pagan tendríamos muchos más recursos para apoyar a las Pymes”.

Y amplió su respuesta: “Hay 15 grandes contribuyentes que, incluyendo multas y recargas, deben, según las cuentas del SAT, 50 mil millones de pesos. Si los cobráramos, podríamos pagar 3 millones de créditos. Entonces, así contesto. Y sí, le voy a mandar hoy la carta”.

Por su parte, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) respondió al presidente invitándolo a colaborar “con medidas que impulsen la protección del empleo y no sólo a señalar de manera irresponsable. Este no es momento de continuar en la ruta de la polarización social”.

La Coparmex recordó que la Organización Internacional del Trabajo llamó a los gobiernos a apoyar a las empresas, al empleo y los ingresos. Por ello propone un acuerdo tripartita entre gobierno, trabajadores y empresarios “para evitar despidos y cierres de empresas, ante la falta de liquidez para pagar la nómina y otros gastos”.

Las principales propuestas de la Coparmex son las de acelerar la devolución del IVA, diferir las contribuciones obrero-patronales, pagos provisionales del ISR y de servicios proporcionados por el Estado, así como la deducción al 100 por ciento de prestaciones laborales.

Asimismo, la organización patronal manifestó su respaldo a la propuesta de Acuerdo de Unidad y Solidaridad Nacional presentado hace unos días por Morena: “Coincide con el instituto político, en que se deberá proteger al sector productivo del país, a los trabajadores y a los sectores vulnerables, además de fortalecer a la economía, incentivando y dando certeza a la inversión (pública y privada), para así tener una recuperación inmediata tras la pandemia”.

Gustavo de Hoyos, presidente de Coparmex, lanzó varios tuits sobre la relación con el gobierno: “El Presidente @lopezobrador_ sigue en su ruta de polarización social, culpando a las empresas de la pérdida de empleos. Ahora estigmatiza a las medianas y grandes empresas. A través de la titular de la @STPS_mx llama a la solidaridad, que el @GobiernoMX le niega a los empresarios”.

Posteriormente convocó al presidentea no darle la espalda a las empresas: “Para mantener el ingreso de millones de familias, se requiere diferir (no condonar) de algunos impuestos. Va por nuestros trabajadores. #NoNosDetieneElVirus”.

Finalmente, De Hoyos publicó un tuit en el que afirma que mientras López Obrador fractura, el Congreso del Trabajo y el CCE han iniciado “el diálogo social para construir un Acuerdo Nacional Tripartita, que solo será bipartita si se aísla el @GobiernoMX”.

En ese sentido vale recordar que el pasado 31 de marzo Carlos Aceves, presidente del Congreso del Trabajo, manifestó que “dialogaremos con los empresarios de todo el país, para que las condiciones laborales se mantengan lo más íntegramente posible y, así, no afectar la economía de las y los trabajadores y sus familias”.

“Reitero la importancia de lograr un Acuerdo Nacional para conservar los empleos mediante una mesa tripartita, donde logremos establecer convenios en beneficio de nuestros agremiados”, manifestó entonces Aceves.

También te puede interesar