viernes 24 mayo 2024

Zaldívar, partícipe del Fobaproa, saqueo condenado por AMLO y Sheinbaum

por etcétera
Cuartoscuro

Arturo Zaldívar, ministro en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), fue abogado defensor de importantes bancos en la disputa del Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa), mecanismo gubernamental que ha sido repudiada tanto por el presidente Andrés Manuel López Obrador como por Claudia Sheinbaum, candidata presidencial oficialista, con las acusaciones de “saqueo” y “corrupción”.

Este lunes, en su columna de El Universal, Héctor de Mauleón recordó otro asunto escandaloso con el que está vinculado de lleno Zaldívar: la defensa de cuatro importantes bancos como resultado del Fobaproa, por la que logró impedir que se les practicaran auditorías.

En su texto el periodista recuerda la forma en que el hoy presidente ha condenado aquel mecanismo en sus libros Fobaproa: expediente abierto y ¡Gracias! Del primero rescata cómo López Obrador lo utilizó para basar su ataque contra la política económica implementada desde el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, la que “tiene como principal lineamiento privilegiar los intereses financieros sobre las demandas sociales y aun sobre el interés público”.

Del segundo libro mencionado De Mauleón recupera la forma en que el tabasqueño relata el asunto del Fobaproa: que desde 1994 el entonces presidente, Ernesto Zedillo, le dijo que el gobierno absorbería la deuda de los bancos (privatizados por Salinas) debida a la crisis de 1994, para lo cual implementaría aquel mecanismo.

Entonces el indignado tabasqueño rompió con Zedillo e inició una lucha para impedir “que el dinero público se destinara al rescate de traficantes de influencias y hombres de negocios vinculados al poder”.       

En operación del Fobaproa el gobierno adquirió las carteras quebradas, por lo que se generó una gran deuda para el pueblo mexicano que aún se está pagando, lo que ha repercutido, por supuesto, en el gasto social.

En 1999 fue cuando el Instituto para la Protección del Ahorro Bancario ( IPAB, nuevo nombre del Fobaproa) ordenó que se les practicaran auditorías a los bancos para determinar si había habido irregularidades en la compra de las carteras a los bancos. Allí fue donde entró en escena Zaldívar.

Lo que no refiere De Mauleón es algo que recordó este año López Obrador: el 25 de enero contó que en las discusiones sobre el Fobaproa, como dirigente del PRD discutió en radio el asunto con Felipe Calderón, líder del PAN, a quien reclamó que ya había acordado con el gobierno “resolver el asunto del Fobaproa sin castigo a los responsables y sin que estén las auditorías”. Para impedir estas Zaldívar, especialista en amparo, desempeñó un papel determinante.

En los años noventa Zaldívar montó un despacho de abogados con Fabián Aguinaco Aguilar, hijo de Vicente Aguinaco Alemán, ministro presidente de la SCJN entre 1995 y 1998. Sin embargo, se separó de aquel y puso su propio bufete: Zaldívar Lelo de Larrea y Asociados, con el que se hizo cargo de la defensa de cuatro bancos contra auditorías que se les deberían practicar por el Fobaproa.

Así, la firma Zaldívar Lelo de Larrea y Asociados representó ante la SCJN a cuatro bancos: Bancomer, Banco Internacional (Bital), Banco Nacional de México (Banamex) y Banco Mercantil de Norte (Banorte). Se encargó del amparo para evitar la resolución de un juez de Distrito para realizar auditorías por el Fobaproa y detectar irregularidades. Como recuerda De Mauleón, algunos créditos habían sido considerados ilegales y la Cámara de Diputados también había ordenado investigarlos.

Con el amparo tramitado por el despacho de Zaldívar fueron detenidas las auditorías a los bancos, por lo que quedaron pendientes de aclarar las irregularidades que habían sido detectadas y que podrían haber significado la reversión de créditos del Fobaproa. El año pasado, en las discusiones sobre la renuncia de Zaldívar a su cargo en la SCJN, el senador Germán Martínez calculó la cifra implicada en más de 72 mil millones de pesos.

En su texto, De Mauleón recuerda que López Obrador ha tildado al Fobaproa como “el mayor robo que se ha cometido en México desde la época colonial”; también lo ha descrito como “fraude”, “saqueo”, “burla”. En noviembre de 2017 el tabasqueño dijo que aquel mecanismo “fue un saqueo. El llamado rescate bancario —no se rescata a los campesinos, a los empresarios, ciudadanos— costó un billón de pesos; han transcurrido 20 años y cada año se destinan de 30 a 40 mil millones para pagar intereses del Fobaproa y la deuda sigue igual”.

Entonces añadió que “no se puede atracar de esa manera el erario público (sic); no se puede permitir esa impunidad”. Pero este lunes López Obrador manifestó su decidido apoyo a Zaldívar pese a lo anteriormente relatado; por mucho menos que eso ha condenado e insultado a, por ejemplo, Diego Fernández de Cevallos.

 

(Hay que anotar, de paso, que ahora López Obrador ha defendido contundentemente el pago del Fobaproa aun a costa de no destinar esos recursos para atender una emergencia, de forma contradictoria a lo que antes, como opositor, demandaba).

Tras abandonar su cargo en el SCJN sin justificarlo plenamente, Zaldívar se integró en el equipo de Sheinbaum, en el que se ha encargado de trabajos relacionados con la reforma al Poder Judicial. Pero su ahora jefa también ha tenido duras condenas contra el Fobaproa.

Así, en agosto de 2023 la aspirante oficialista criticó a José Ángel Gurría, del equipo contrario, por participar en la elaboración de Fobaproa, “que es una deuda que tenemos nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos”.

En enero de este año Sheinbaum contestó a comentarios de Ernesto Zedillo sobre el actual sexenio, y dijo: “¿Cómo se puede hablar de democracia cuando, lo que se ha dicho el tema del Fobaproa, una deuda privada que se convirtió en pública, pero además llena de una enorme corrupción porque había deudores que no eran deudores que, al final, participaron en esta bolsa del Fobaproa?”.

En la corrupción y saqueo del Fobaproa  que han denunciado tanto  López Obrador como Sheinbaum intervino Arturo Zaldívar, como se ha documentado; sin embargo, hoy le dan todo su apoyo.

También te puede interesar