sábado 24 febrero 2024

“Alejandra y Manolo II: a ganar”

“En la Historia, como en la vida del hombre, el lamentarse no devuelve una ocasión perdida. En miles de años no se repone lo que se pierde en una sola hora.”

Stefan Zweig

Alejandra del Moral Vela y Manolo Jiménez Salinas entraron al segundo tramo de sus respectivas campañas y a las semanas que serán definitorias en lo que respecta a las elecciones estatales más importantes de la década. 

La Alianza “Va X México” y sus candidatos entran a su periodo más álgido con campañas que han sido de propuestas, diálogo y concordia. Los dos candidatos han recorrido ya varias veces los diferentes municipios de sus estados y han escuchado de manera directa lo que piden sus habitantes.

Desde el bando oficialista sólo se ha escuchado el mismo ruido y la misma argumentación, concebidos desde el rencor y el odio. La caja de resonancia oficialista sólo vibra al unísono con la voz presidencial. Aún no se comprende que ser gobernante y candidato al mismo tiempo es una dualidad condenada al fracaso. La realidad se impone, la ciudadanía juzga y el voto lapidario se emite.

A esta altura, ¿qué se puede reflexionar desde una y otra demarcación? ¿Cuáles son los problemas en común entre coahuilenses y mexiquenses? La respuesta inmediata sería: los mismos que padece el resto de México. La amenaza del crimen organizado, la falta de servicios de salud dignos, la falta de empleo, crisis del agua; por mencionar sólo algunos.

En el caso de Alejandra del Moral, los mexiquenses se siguen sumando a su proyecto y sigue viendo a los ojos, uno a uno, a los ciudadanos de su entidad. Cada día que pasa demuestra que es capaz de vencer la desigualdad de competencia, remontando todo obstáculo lanzado desde el ámbito federal. La valentía de Alejandra queda documentada todos los días al luchar contra todo el aparato federal sin guardarse un solo aliento para comprometerse ante la sociedad mexiquense.

Por el lado de Manolo Jiménez Salinas, éste salió victorioso del segundo debate realizado en Coahuila y quedaron retratados los candidatos del presidente de México como la viva imagen del retroceso. Una vez más, el intercambio de ideas quedó relegado; no hay comparación entre las agendas de cada contendiente. El ejercicio de convencimiento recae sobre escoger entre dos opciones de vida, nada más. La decisión no ha de ser tan difícil de tomar después lo visto hasta ahora para quienes habitan Coahuila.

En función de lo anterior quedan algunas reflexiones dignas de compartir en respuesta al monólogo oficialista que se escucha en sendas campañas para descalificar a la Alianza. La primera pregunta que se debe hacer es: ¿estamos mejor? ¿el país va mejor? La respuesta es obvia.

Ahora bien, ¿y luego? ¿Qué le queda a los que van a emitir su voto el 4 de junio?

 

Se está viviendo la peor versión de México. Ser buen ciudadano ya no es suficiente. Trabajar, ganarse la vida, mantener una familia, es un estilo de vida que igual peligra porque el oficialismo está empeñado en romper con ese esquema. A quienes se les murió un familiar por negligencia e indolencia durante y después de la pandemia; a los que les secuestraron un ser querido y no lo volvieron a ver; a quienes les amenazan con quitarles lo que está garantizado en la constitución; a los que les destruyeron sus empresas por no cooperar con el totalitarismo; a todos ellos, ¿qué les queda? O mejor dicho: ¿qué nos queda por hacer? La aciaga realidad nos alcanzó.

No es sólo el PRI, no es sólo la Alianza, nos estamos jugando un país.

A quienes nunca votaron y que hoy pueden definir el futuro próximo: ahora es cuando. A los que se han dado cuenta que un voto de castigo puede destruir México y a los que nunca han creído que su voto puede cambiar un destino, por igual, les digo esto: en lo que viene debemos ir juntos. Con quienes promueven la división y el odio no hay mañana ni futuro.

Desde Coahuila y Estado de México inicia el rescate del país. Si se votó en 2021 por sentido de urgencia, ahora es por sentido de emergencia. La emergencia es la vida en democracia. Este gobierno no fue ni será el de la transformación; este gobierno quedará marcado como el de la decadencia y la destrucción. 

El desafío nos exige a todos, salvemos nuestra casa, salvemos nuestro país. 

Si Alejandra y Manolo ganan… ganará México.


Bismarck Izquierdo Rodríguez
Secretario de Cultura del CEN del PRI
Twitter: @CulturaCENPRI/bismarck_ir
Facebook: @culturacenpri

También te puede interesar