miércoles 21 febrero 2024

La Coalición Va por la Ciudad de México debe cerrar filas ante las artimañas del oficialismo

por Claudia Castello Rebollar

En las elecciones del pasado 2021, los partidos PAN, PRI y PRD en la Ciudad de México le ganaron a Morena de manera contundente, obteniendo 9 de 16 alcaldías en juego y dando un claro mensaje de que la capital del país había optado por la oposición. Desde entonces, Morena ha buscado la manera de resarcir su derrota dando excusas y buscando culpables, como quedó claro cuando en días posteriores a su fracaso, el presidente de la república dijo que los resultados se debían a la manipulación de la gente por parte de los medios de comunicación.

El triunfo de alcaldesas y alcaldes de la oposición hizo que surgieran nuevas figuras políticas que han destacado por su buen desempeño, es el caso de Santiago Taboada en la Benito Juárez, Lía Limón en Magdalena Contreras o Alfa González en Tlalpan, además de legisladoras y legisladores de renombre, todos los cuales han hecho palidecer a las grises figuras de Morena y aliados; ante las figuras del PAN, PRI y PRD, aquellos sólo cuentan con viejos liderazgos reciclados de otros partidos políticos, por cierto, algunos bastante impresentables.

La victoria de la oposición en 2021 fue tan contundente, que, si hubiera estado en juego el cargo para gobernar la ciudad, también la hubiera ganado. Morena lo sabe, y por ello, de cara a la elección del próximo año, en la cual justamente se disputarán no sólo alcaldías y diputaciones, sino también la Jefatura de Gobierno, están desesperados y buscan a toda costa disminuir a la oposición.

Durante el proceso de selección de aspirantes del Frente Amplio Chilango para competir por la Jefatura de Gobierno, hubo inconformidades, como en todos los procesos de este estilo (por cierto, el partido Morena tampoco estuvo exento, recordemos las fuertes declaraciones de Marcelo Ebrard, acusando utilización de recursos públicos por parte de la contrincante triunfadora en su partido). Es así que Adrián Ruvalcaba y Sandra Cuevas desafortunadamente no sólo han mostrado su inconformidad, sino que, en el caso de Ruvalcaba, renunció a su partido y, ambos, intentan denostar el proceso de selección y dañar a los liderazgos de los partidos que integran el Frente Amplio, con los cuales, por cierto, acordaron los términos de la designación de la o el aspirante del Frente, acuerdo que incluía la valoración política para la designación.

El caso más grave es el de la aún alcaldesa de Cuauhtémoc, Sandra Cuevas, quien esta semana, en conferencia de prensa, ha lanzado acusaciones sin fundamento y descalificaciones que intentan lastimar la imagen de los liderazgos opositores, y voluntaria o involuntariamente, le dan elementos a Morena para intentar dividir al Frente. En dicha conferencia, resalta su inusitado anuncio de crear el denominado ´Operativo Diamante´, una iniciativa para impedir el proselitismo a lo que llamó “políticos oportunistas”,  intención que además de contravenir la más elemental convivencia democrática, pone en riesgo los derechos políticos y electorales de toda persona con derecho a participar en el proceso electoral en la alcaldía Cuauhtémoc, incluidas las y los electores de esa demarcación.

Si su idea es impedir el proselitismo en la alcaldía que gobierna, excede las naturales discrepancias y diferencias que se dan en cualquier proceso electoral. Además, esta iniciativa corre el riesgo de violar la ley también de otra manera, ya que, si en dicho “operativo” la alcaldesa usa funcionarios de su gobierno, evidentemente estaría haciendo uso indebido de recursos públicos. Aún está por verse, si esta desafortunada  amenaza se lleva a cabo, falta ver si la “pausa” anunciada con el Frente Amplio se resuelve o si esa actitud beligerante escala.

En ambos casos, en el del ex alcalde Ruvalcaba y en el de Sandra Cuevas, han negado, hasta el momento, que se integrarán a las filas de Morena, así como también han negado estarle haciendo el trabajo sucio para dinamitar a la coalición Va por la Ciudad de México, sin embargo, cabría preguntar, ¿cabe la posibilidad de que se vayan si no con Morena, con alguno de sus partidos aliados, como el partido verde? ¿Piensan, en el caso de la alcaldesa, no irse a ningún otro partido, pero ´quedarse´ a sabotear el triunfo de la oposición en la Ciudad de México? ¿Cuevas piensa impedir el proselitismo también de la posible candidata de Morena a la alcaldía, hija del senador Monreal, o sólo a las y los candidatos del Frente Amplio?

Morena sabe que está en riesgo de perder la capital del país y por ello se valdrá de todas las artimañas a su alcance para evitar la derrota, se valdrá de “tirios y troyanos”,  no obstante, no bastarán los denuestos contra líderes como el presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, hombre de izquierda, y uno de los actores protagónicos de la lucha por la democratización de nuestro país, para que la desastrosa gestión de Morena en la ciudad evite ser castigada en las urnas por las y los electores de la capital. Está claro que las y los habitantes de la  CDMX  desean un cambio de gobierno y su opción es la coalición Va por la CDMX, por lo que ésta debe cerrar filas y atajar a toda costa los intentos del oficialismo y sus aliados por provocar divisiones en el Frene Amplio para evitar la inminente victoria de la oposición.

También te puede interesar