domingo 26 mayo 2024

Convento de la Merced

por Rubén Aguilar Valenzuela

Antigua, Guatemala

 

Historia  

El fraile mercedario Marcos Dardón llega a Centroamérica con los conquistadores y participa en la fundación de la provincia de la Merced de Guatemala, que se crea poco después de su muerte. En 1537, el obispo Francisco Marroquí lo trajo a la diócesis. Los mercedarios se asentaron en la segunda de las ciudades y cuando esta se abandonó participaron en la fundación de Santiago de los Caballeros.

Para ese entonces, fray Marcos se encontraba trabajando en la provincia de Chiapas. En 1546 vuelve a Guatemala donde desempeñó los cargos de comendador del convento y de vicario provincial.

Desde Antigua los mercedarios extendieron su trabajo misional a lo que ahora son los departamentos de Quetzaltenango, San Marcos y Huehuetenango, donde tuvieron un gran número de doctrinas, que multiplicaron en los últimos años del siglo XVI y principios del XVII.

Hacia 1550, a petición del licenciado López Cerrato, presidente de la Audiencia, fray Marcos promovió la fundación de las casas de Gracia de Dios, Tencoa y Valladolid de Comayagua; las tres en la región hondureña, para trabajar con los indígenas.

Los dos primeros fueron fundados por fray Nicolás del Valle, quien en 1565, presenta un memorial al Consejo de Indias, solicitando ayuda para los tres conventos, donde los mercedarios, “que predican el santo evangelio”, no han gozado de la protección real.​ En el terremoto de este año el conjunto sufrió serios daños.

En 1561 se funda la provincia de Nuestra Señora de la Merced de Guatemala, que comprendía, además de Guatemala y Honduras, las regiones de San Salvador, Nicaragua, Costa Rica y, por algunos años, hasta que se erigió en provincia independiente, también la región de México.

En 1565 se crea la provincia mercedaria de la Presentación de Guatemala. Durante la primera parte del siglo XVII tenía a su cargo la evangelización de algunos pueblos alrededor de la ciudad de Santiago, que con el paso del tiempo pasaron a formar parte de la ciudad.

El conjunto fue muy afectado en el terremoto de 1689 y también en el de 1717. A partir de 1749 se inicia su reconstrucción que termina en 1767. Apenas seis años antes de los terremotos de Santa Marta de 1773. La iglesia y el convento no sufren daños mayores. Era una construcción nueva. Siguió abierta a los fieles.

Los mercedarios eran propietarios del ingenio La Vega y el trapiche Nuestra Señora del Buen Suceso de Pechar; también construyeron el colegio San Gerónimo, pero les fue decomisado en 1763 por no tener licencia real y el edificio fue después utilizado como la Real Aduana.​

En 1776 la capital se traslada a la Nueva Guatemala de la Asunción. El presidente de la audiencia ordena en 1778, para forzar la salida de los mercedarios, el traslado de las imágenes de Jesús Nazareno y de la Virgen María. Las autoridades, para evitar manifestaciones violentas deciden dejar a la imagen de Jesús Nazareno de la ermita de San Jerónimo, en el barrio mulato de Antigua.

Esta imagen fue trasladada a la parroquia de San Sebastián en 1804 y luego, en forma definitiva, a la Iglesia de la Merced, en donde se encuentra desde entonces y en donde se convirtió en la más simbólica de la celebración de la Semana Santa en Antigua.  ​

Descripción 

– Atrio 

Frente a la iglesia hay un amplio espacio que no está bardeado.

– Cruz atrial 

Está en medio del atrio. Es una cruz sobre una esfera que se asienta en una estructura cuadrada.  

– Portal de peregrinos 

Son tres arcos de medio punto. El del centro está flanqueado por columnas salomónicas. En la parte de arriba un nicho con una imagen.   

– Iglesia

Exterior

La fachada consta de la portada y dos torres. El estilo es ultrabarroco en la modalidad de barroco sísmico. La portada tiene dos cuerpos y un remate. El primer cuerpo tiene tres calles. En la del centro un arco de medio punto. La puerta esta arremetida. En las calles laterales nichos con imágenes de santos mercedarios. Se enmarcan en columnas adornadas con motivos florales. En el segundo cuerpo hay tres calles. En la del centro un amplio nicho con la imagen de Nuestra Señora de la Merced. En las calles laterales nichos con imágenes de santos mercedarios. En el remate un nicho con la imagen de San Pedro Nolasco, fundador de la Orden Mercedaria.

Las torres tienen tres cuerpos. En el primero, a ambos lados, dos ventanas. La superior de forma octagonal y la inferior rectangular. Las dos están arremetidas. En el segundo doble arco de medio punto en cada una de ellas enmarcados en pilastras. En el tercero, de forma octagonal, un arco de medio punto en cada una de ellas enmarcados en pilastras. Las dos torres rematan en una cúpula.

Interior 

 

El interior tiene planta basilical de tres naves con tres amplias bóvedas y una gran cúpula. Los altares y el órgano de la iglesia, después del terremoto de 1773, se trasladaron a la sede de los mercedarios en la Nueva Guatemala. 

Aquí se encuentran la imagen de Jesús Nazareno y de la Virgen, que están en capillas laterales. 

El altar dedicado al Nazareno está siempre lleno de flores. Es objeto de una gran devoción popular. 

Virgen en la iglesia de La Merced.

– Convento 

 

El patio es cuadrado. Solo hay claustro bajo. En cada lado siete arcos de medio punto. Todos de piedra. Al centro una gran fuente.

Al centro del patio una enorme fuente con una estructura muy compleja de tres niveles.

Los pasillos del claustro. 

Comentario 

En el conjunto conventual de La Merced ya no existen elementos del siglo XVI. Lo que ahora vemos es una obra del siglo XVIII. 

Es un ejemplo extraordinario del ultrabarroco guatemalteco en su modalidad de barroco sísmico. Obra del arquitecto Juan de Dios Estrada. 

En los terremotos de 1689 y 1717 los edificios fueron muy afectados. En 1749 se inician las obras de reconstrucción que se terminan en 1767, solo seis años del gran terremoto de 1773. 

En ésta la iglesia y el convento no sufren mayores daños. La manera como se había construido fueron capaces de resistir la violencia del terremoto.    

La fachada de la iglesia con la portada y las torres profusamente decoradas y el claustro con su fuente impresionan.

Son un gran diseño arquitectónico y artístico del arquitecto Estrada, que realizó otras obras en Santiago de los Caballeros la sede de la Capitanía General de Guatemala. 

En 1973, la primera vez que vi el conjunto me impresionó mucho. Entendí mejor el aporte de lo que se ha dado en llamar el barroco sísmico.      

A partir de entonces me empecé a fijar más en los edificios de Chiapas y Guatemala construidos en el marco de esa propuesta.


– Visitas 

La primera vez que estuve aquí fue en 1973 y la última en 2019. 

– Fuentes consultadas

  • Notas de la visita. 
  • José Joaquín Pardo, Pedro Zamora Castellanos y Luis Luján Muñoz, Guía de la Antigua Guatemala, Sociedad de Geografía e Historia de Guatemala, Editorial José de Pineda Ibarra, Guatemala, 1969.
  • Villalobos, Pablo, Arquitectura de La Antigua Guatemala: Mobiliario y platería, Facultad de Arquitectura, Universidad de San Carlos, Guatemala.

Twitter: @RubenAguilar

También te puede interesar