miércoles 22 mayo 2024

El que le falla a los niños es el sistema de salud: absurdo, culpar a médicos: especialista

por Comunicado

Soy Juan Domingo Porras Hernández, cirujano pediatra egresado del Hospital Infantil de México Federico Gómez. Actualmente laboro en el Hospital para el Niño Poblano y me desempeño como cirujano especialista y como subdirector de enseñanza e investigación. En mi hospital participo como cirujano responsable de más de 600 cirugías de alta especialidad por año.

Viví mi entrenamiento en el Hospital Infantil de México por nueve años. Ahí me entrené como pediatra, cirujano pediatra y después como cirujano de tórax y endoscopista pediatra.

El Hospital Infantil de México Federico Gómez fue el primer Instituto Nacional de Salud que se fundó en nuestro país. Ha jugado un papel histórico en el desarrollo de la pediatría mundial, y tiene un lugar innegable y fundamental en el ejercicio de la asistencia, aprendizaje e investigación en la salud de los niños de Latinoamérica. Ese lugar lo ha ganado a pulso con el esfuerzo y trabajo de muchas generaciones de profesionales que han dedicado sus vidas a ayudar a los niños.

Tuve la fortuna de tener a los pacientes, mis compañeros residentes, mis adscritos y jefes de servicio como mis maestros.

En cirugía pediátrica, fue mi profesor titular el Dr. Jaime Nieto Zermeño, quien actualmente funge como director del hospital. Esta mañana fue señalado por el Presidente de la República y dos muy altos funcionarios de la Secretaría de Salud de ser sospechoso de conflicto de interés con empresas proveedoras de medicamentos al instituto, al grado de esconder información y medicamentos desfavoreciendo a niños con cáncer para beneficio personal. Incluso se hizo explícita una investigación por la Secretaría de la Función Pública contra él, y su posible destitución como director del hospital.

Como médico y ciudadano manifiesto mi malestar con las formas empleadas por quienes encabezan la Secretaría de Salud responsabilizando públicamente, sin pruebas ni procesos correctos, a un médico o grupo de médicos de algo que implica responsabilidades de mandos altos del sistema. Por supuesto que apoyo personal y públicamente al Dr. Nieto Zermeño y a cualquier colega que diariamente da su mejor esfuerzo por practicar al más alto nivel la medicina que sus capacidades y que el sistema le permiten.

Todos los médicos que colaboramos en la parte pública del sistema mexicano de salud sabemos que atendemos a nuestros pacientes, llevamos a cabo nuestro aprendizaje y hacemos investigación con recursos sumamente limitados. Desde hace varios años, el sistema de salud dentro y fuera de los institutos nacionales, especialmente en el interior del país, tiene enormes necesidades en infraestructura, personal, diseño y operación de procesos de alta calidad. Sin embargo, en varias enfermedades, a pesar de practicar la medicina con lo que el sistema público da, tenemos resultados que se acercan a los mejores estándares internacionales. Tenemos publicaciones de impacto internacional y hemos hecho innovaciones que permiten atender mejor a nuestros niños.

En investigación e innovación, especialmente quirúrgica, el Hospital Infantil de México tiene una posición de liderazgo internacionalmente reconocida. Una persona clave para que esto se pudiera vivir en los últimos años en el Hospital Infantil de México ha sido el Dr. Jaime Nieto Zermeño. Sin temor alguno, reconozco al Dr. Nieto como una de las personas clave que me modeló el profesionalismo: anteponer SIEMPRE el mejor interés del paciente ante cualquier otro interés. Fue un líder efectivo del grupo quirúrgico del hospital, llevó a atender mejor a nuestros niños, a más de ellos y al desarrollo de nuevas especialidades que han elevado el desempeño de la cirugía pediátrica mexicana. Estuvo conmigo en mi desarrollo como cirujano, y yo lo vi estar pendiente y dar la cara ante los pacientes y sus familiares cuando los operábamos, tanto cuando las cosas salían bien, como cuando no.

Un sistema de salud obtiene los resultados para los que fue diseñado. Ni más, ni menos.

Los mejores sistemas de salud del mundo son excelentes en seis ámbitos: 1) están centrados en el paciente; 2) son seguros; 3) son efectivos; 4) son eficientes; 5) son oportunos, y 6) son equitativos.

Es muy delicado que, incluso mencionándolo como hipótesis, se señale mediáticamente a un médico como responsable de la crisis de medicamentos que vive el sistema de salud. Para cualquier persona que entienda de sistemas y calidad, es absurdo responsabilizar a unos cuantos de las fallas en sus resultados. En el caso de México, como médico que sí está en la trinchera, me queda claro que es el sistema de salud en su conjunto el que le está fallando a sus niños.

Nuestros pacientes y nosotros como profesionales de la salud que estamos diariamente dando la cara a ellos, nos merecemos líderes enfocados en servir, en ayudar con resultados palpables y con un genuino interés por mejorar la salud de todos los mexicanos.

Construyamos de verdad, con objetividad, compromiso y responsabilidad un mejor sistema de salud.

También te puede interesar