miércoles 22 mayo 2024

Gabriel Quadri es un vividor de la política

por Marco Levario Turcott

Gabriel Quadri:

Desde hace cuatro años me bloqueaste de esta red social porque te molestan las críticas a tu impostura política y tus desplantes clasistas y discriminatorios. Me refiero, entre otras cosas, a cuando presumiste ser dueño de un auto Jaguar con ya no recuerdo qué características, a tu desprecio por la zona sur del país y a tus desplantes homofóbicos que han deteriorado tanto a la oposición en México. Pero ahora, sobre todo, me refiero a tu decisión por participar en la contienda para ser candidato a la presidencia de la República.

Sí, ya sé que algunos organizadores del proceso se enojan conmigo porque para ellos es más importante cuidar el trayecto y no criticar a las personas que participen y, aunque muchos saben en el fondo que está dinámica también es ilegal, se creen demócratas porque piden callar las críticas a quienes deciden participar aunque no sea en serio; incluso varios se “bajaron” del proceso sin haber competido deveras (aunque, ellos sí, lo hicieron criticando el método). Pienso en Alejandro Murat, por ejemplo, quien en realidad nunca estuvo entre la lista de los posibles contendientes.

Entonces, aunque me regañen quienes se autonombran demócratas, Gabriel. Tú no sólo no tienes ninguna posibilidad de competir sino que eres ejemplo de la clase política que carece de sustancia, proyecto y trayectoria para presentarte como alternativa. Dices que tus derechos están a salvo y que puedes inscribirte. Yo no lo sé, por el tema de la violencia de género, pero más allá de eso, quién o qué te dice que tienes un mínimo de apoyo.

Lo importante de las reglas de ese proceso, cosa que a veces no entienden ni algunos de sus organizadores, es que éste, en sí mismo, depura a los nombres. ¿Qué caso tiene que fragmentes las opciones en esta dinámica? ¿La estás utilizando para ganarte una candidatura a la diputación federal o al Senado y perpetuar tu nulo aporte a la política mexicana? ¿Lo haces nada más por convivir?

Los demócratas alentamos la competencia politica, no la simulación y menos somos aliados de la demagogia y de los vividores de la política que tanto daño le hacen al país. Y esta es mi postura personal, por cierto, expuesta como la de un ciudadano más que quiere dejar sentado que hay núcleos de la política mexicana que dan vergüenza y que también son responsables de la debacle que vive el país. Jamás seré su cómplice.

También te puede interesar