domingo 26 mayo 2024

La oposición derrotada

por Marco Levario Turcott

La Alianza culpa al gobierno federal de su derrota en el Estado de México y hasta contra los ciudadanos arremete (sólo le faltó reclamar al inclemente calor que hizo el domingo). Pero nada dice de la corrupción de Alfredo Del Mazo, la pésima estrategia de Alejandra Del Moral, los pleitos del dirigente estatal del PRI con el gobernador y el escándalo sobre un presunto desvío por cinco mil millones de pesos además de su pésima forma de comunicar.

La Alianza se ha nutrido de la pésima administración presidencial, las críticas al gobierno que hemos hecho periodistas, analistas y académicos además de los medios de comunicación. Pero los integrantes de esa Alianza no han tenido esa solidez intelectual y política. Han sido medrosos y timoratos, lentos en todos los órdenes, lo mismo para denunciar las trapacerías del gobierno que para organizar un proceso incluyente para la elección de sus candidatos y en particular el abanderado presidencial. Y encima de todo ha chantajeado a la sociedad; “Nosotros elegimos candidato y tu votas, y sino lo haces eres indolente y responsable de la situación”. Es decir, pretenden tomar como rehenes a los ciudadanos y éstos, en el Estado de México, los mandaron muchas millas al carajo.

Los miembros de la Alianza han creído que los analistas que criticamos al gobierno en automático coincidimos con ellos. Se equivocan. Más aún, hay quienes creemos que sus omisiones y taras han fortalecido a López Obrador.

¿Recuerdan la defensa del INE y las movilizaciones multitudinarios en las que los partidos se montaron? ¿Recuerdan qué la estela de corrupción del PRI y el PAN le abrieron la puerta al populismo autoritario? ¿O sólo nos debe importar la corrupción de este gobierno mientras solapamos a los otros porque “son nuestros corruptos y no hay que hacerle el juego a Morena? No. Estoy seguro que la crítica en los medios y amplias capas de la población no seguirán el dictado que quiere la Alianza. Menos aún cuando, en medio de todo esto, los políticos de siempre ya se están repartiendo las candidaturas a diversos cargos para 2024. Es decir, son incapaces de la autocrítica y ya están pensando en su siguiente cargo. Increíble pero cierto y eso es indignante.

También te puede interesar