miércoles 17 abril 2024

Lecciones del maestro José Woldenberg

por Marco Levario Turcott

Que la democracia no implica un momento fundacional sino un proceso y que este siempre implica los riesgos de regresiones autoritarias.

Que la democracia, además de leyes, instituciones y partidos políticos, supone una cultura. La cultura del reconocimiento del otro.

Que en el reconocimiento de la existencia del otro lo importante son las ideas.

Que no debemos tener complacencia alguna con el fanatismo.

Que las luchas sindicales de los años 70 son parte de esta proceso de transición democrática.

Que la Universidad Nacional Autónoma de México no es un campo de batalla entre buenos y malos, sino un gran espacio de diversidad.

Que el académico implica disciplina y un esfuerzo intelectual para evitar rollo y abordar siempre el centro de la cuestión.

Que la democratización de la UNAM y de cualquier otra institución académica no implica reproducir el modelo de la democracia. Los procesos de enseñanza y aprendizaje son lo central y lo que se reconoce es el rendimiento académico, no el mejor rollo en la asamblea.

Que, aún con el horizonte más pesimista, vale la pena anteponer siempre la voluntad para que prevalezcan ideas y no descalificaciones.

Que cuando fui joven vi muchas películas porque las recomendaba él. El Acorazado Potemkin, por ejemplo.

Que disfruto mucho de sus remembranzas que, más allá de la nostalgia, siempre nos situan en contextos para poder comprender la historia.

Que trascienden las ideas. O al menos eso es lo que siento al mirar la fotografía de mi hijo Emiliano junto a su maestro, José Woldenberg.

Que es posible ser decente y franco en la vida, en particular con los amigos.

Que al preocuparse demasiado por la imagen se corre el riesgo de dejar se ser quien se es. La autenticidad es un valor que forma, además de todo, amistades para siempre, o casi.

Que una mente brillante puede gritar en tribuna en favor de un equipo como el Necaxa sin rubor alguno e incluso con orgullo. Yo, claro está, lo digo desde la cómoda ventaja de irle al América.

También te puede interesar