domingo 03 marzo 2024

Libros de texto gratuitos. Opacidad, incapacidad e ideología autoritaria

por Claudia Castello Rebollar

En poco más de 20 días, más de 24 millones de estudiantes de nivel básico regresarán a clases en nuestro país, 24 millones de niñas y niños de primaria y secundaria quiénes están bajo amenaza presidencial de recibir manuales de adoctrinamiento ideológico, en lugar de libros de texto elaborados científicamente y con apego a la normatividad aplicable.

La situación de los libros de texto gratuitos es inaudita, ya que apenas el pasado lunes 31 de julio, Yadira Medina Alcántara, titular del Juzgado Tercero de Distrito en Materia Administrativa de la Ciudad de México, dio un plazo de 24 horas a la Secretaría de Educación Pública (SEP) para que detuviera la impresión de dichos libros; la SEP debería presentar pruebas de que efectivamente detuvo la impresión de los libros, pero esta institución no se ha dado por notificada.

El litigio es consecuencia de un Amparo promovido por la organización “Unión Nacional de Padres de Familia”, número 784/2023, en el que acusa que los materiales no se adecúan a los programas y planes de estudio, además de que no se ha explicado la metodología utilizada en su elaboración. Sin embargo, la polémica que se ha suscitado viene de atrás, básicamente desde que, en 2019 se anunció desde el gobierno federal la “Nueva escuela mexicana”, un modelo educativo que contemplaba erradicar “el neoliberalismo implantado en la educación”, que promovía, según dijo el presidente, el individualismo y el consumismo, en cambio, esta nueva escuela impulsaría el “bienestar colectivo y el pensamiento humanista”.

Aunado al tema legal, está el hecho de que diversos especialistas como Carlos Mancera Corcuera, ex secretario de planeación de la SEP, han señalado que el proceso de elaboración de los libros de texto para el nuevo ciclo escolar, debió seguir el procedimiento establecido en la Ley General de Educación y el artículo tercero constitucional, lo cual no sucedió. Entre los elementos más graves que no se observaron son: la publicación de los planes y programas de estudio en el Diario Oficial de la Federación en tiempo y forma y que guarden coherencia con los libros de texto elaborados; no hubo revisión por parte de especialistas y no hubo consultas a la comunidad magisterial, no se sabe quiénes los elaboraron, además de que la información relativa al proceso de elaboración se clasificó como ¡información reservada del gobierno federal! Es decir, estos libros se elaboraron mal y en lo oscurito. 

En el análisis de la Diputada Gabriela Sodi, integrante de la Comisión de Educación de la Cámara de diputadas y diputados sobre el tema,  refiere que: desaparecen los libros de español, matemáticas, ciencias naturales, geografía, biología, historia universal y de México, “violentando con ello lo establecido en el párrafo decimosegundo del artículo tercero constitucional, el cual establece: “Los planes y programas de estudio tendrán … una orientación integral, por lo que se incluirá …la enseñanza de las matemáticas, la lectoescritura, la literacidad, la historia, la geografía, el civismo…”

Por otra parte, debemos tomar en cuenta que existen muchos hogares en la república mexicana en los cuales los libros de texto gratuito son los únicos disponibles, se trata  mayormente de hogares de escasos recursos, que no tendrán la opción de complementar su educación con libros de refuerzo de conocimientos u otras herramientas de aprendizaje; las carencias, errores y falta de competencias que les dejarán unos libros de texto elaborados sin los procedimientos establecidos en la ley, aunado a que las y los profesores no tuvieron los planes y programas de estudios a tiempo, impactarán mayormente en la niñez más pobre del país.

Finalmente, se sabe por filtraciones de archivos digitales de los libros de texto gratuitos, que incluyen la visión unilateral de ciertos hechos históricos como la elección presidencial de 2006 o la llamada “guerra contra el narco”, dicha visión es impulsada desde el oficialismo presidencial obradorista, la cual ha demostrado, una y otra vez, que promueve la división y el encono entre la ciudadanía, promueve el pensamiento único y la manipulación de hechos y cifras a favor de sus intereses. 

Por todo ello, el tema de los libros de texto gratuitos que impulsa el oficialismo se puede advertir como un desastre nacional, no sólo por la manera desaseada en la que se elaboraron y por sus contenidos deficientes, sino también por su intento de ser una estrategia autoritaria de adoctrinamiento ideológico que lleva consigo un tufo de inspiración fascistoide. 

También te puede interesar