martes 25 junio 2024

Máynez debe declinar por Xóchitl

por Claudia Castello Rebollar

Todo comenzó el lunes con un comentario de Luis Donaldo Colosio Riojas, ex alcalde de Monterrey y candidato al senado por el partido Movimiento Ciudadano (MC), pues congruente con lo que había dicho tiempo atrás reiteró a la periodista Azucena Uresti: “Hace tiempo […] hice un llamado a la cordura por parte de la oposición hacia el partido oficial:  quien estuviera abajo en las encuestas declinara a favor de quien estuviera arriba para poderle dar entonces una oportunidad de construir una oposición responsable al candidato o a la candidata a poner”, dejando un mensaje claro a Jorge Álvarez Máynez.

No obstante, la claridad y contundencia del mensaje, Álvarez Máynez se hizo ´como que la virgen le hablara´ y en su cuenta de X señaló que eran “noticias falsas” aquellas donde Colosio le pide declinar. Sin embargo, Alejandro Moreno Cárdenas, presidente nacional del PRI, subió la apuesta y primero en un mensaje grabado y al otro día en conferencia de prensa, le soltó el reto: si Máynez declina por Xóchitl Gálvez antes del tercer debate y MC le cede todos sus tiempos de radio y televisión, que representan más de 9 millones de spots, Alito se compromete a renunciar no sólo a la dirigencia nacional del PRI, sino también a su candidatura plurinominal al senado de la república.

El llamado de Alejandro Moreno fue contundente y serio, pronunciado en la sede nacional de su partido, acompañado por toda su dirigencia nacional, así como de diputadas y diputados federales e integrantes del senado. La oferta fue pública, frente a los medios de comunicación y de cara a la ciudadanía. Reiterando lo que todo mundo sabe, que la candidatura de Álvarez Máynez no tiene ninguna posibilidad de ganar, “sólo representan un espacio en la boleta electoral para dividir a la oposición”.

En su video había apuntado: “Su candidatura es vista como una muestra de terquedad y ambición política, la única opción para ganar es Xóchitl Gálvez… que demuestren de qué lado están, si del lado de México y los mexicanos, que demuestren que no están aferrados al poder”.  Y justo esto es lo que MC y su candidato tienen oportunidad de demostrar, ellos que han dicho durante meses son “la nueva política”, que lo demuestren, que demuestren lo que tanto pregonan, que su objetivo no es por cargos de poder.

Desafortunadamente, la respuesta de Álvarez Máynez fue de su nivel; infantil y burlona. El candidato emecista respondió: “¿Y su nieve de qué la quiere Alito, de qué se la vamos a dar?”. ¡Por favor!, pero bueno, qué podemos esperar de un partido que tiene como su principal lema le campaña unos tenis “fosfo fosfo”. Triste y lamentable.

Afortunadamente, nuestra candidata Xóchitl Gálvez elevó el nivel de la discusión y después de reconocer el ofrecimiento del presidente del PRI, como “un gesto de altura política”, dejó abierta la posibilidad para un entendimiento: “Creo que es momento de todos de pensar lo que queremos, que México camine hacia otro lugar, sentarnos, tranquilizarnos, no descalificarnos y ver si podemos construir un gran acuerdo.”

Así que la mesa está servida y es hora que el “partido naranja” muestre de qué está hecho, que deje claro de una vez por todas si está del lado de México o, contrario a lo que señala, es el partido que le hace el trabajo sucio a Morena. MC debe demostrar, con hechos y no palabras, si su principal función en esta elección es ser parte de una oposición responsable o, por el contrario, su papel es el de dividir a una oposición que ha demostrado que juntos, le pueden ganar al oficialismo.

La situación que vive el país es sumamente delicada, la democracia está en riesgo, los avances democráticos y las instituciones creadas durante las últimas cuatro décadas para contrarrestar el poder de aquella “presidencia imperial”, están bajo asedio, no es momento de titubeos, fuera máscaras, MC está con el pueblo de México o con aquellos que dicen defenderlo, pero en el fondo lo único que buscan es vulnerar sus derechos a cambio de dádivas. MC tiene la posibilidad de decidir si está del lado de la democracia o de la continuidad autoritaria.

También te puede interesar