miércoles 24 abril 2024

¿Qué es el obradorato?

por Rafael Hernández Estrada

Para las Manifestaciones del 18F

Tienen razón Víctor Trujillo, Brozo y quienes afirman que democracia o dictadura es la disyuntiva que los electores afrontarán en las próximas elecciones. El triunfo opositor permitirá una segunda transición democrática, que esperemos solvente las insuficiencias de la primera, en tanto que la victoria oficialista abrirá las puertas al obradorato.

El obradorato es un régimen presidencialista autoritario mediante el cual el grupo en el poder pretende burlar el principio de no reelección, establecer un monopolio político de larga duración y consolidar un sistema de dominación clientelar que ahogue la democracia y el pluralismo.

El obradorato amenaza a la democracia mexicana porque su esencia es antidemocrática. Los siguientes son sus cinco elementos definitorios:

  1. El poder tras el trono. Como todo populismo, el obradorato es un sistema caudillista que necesita la extensión del liderazgo más allá de los límites constitucionales. El triunfo de la candidata elegida por AMLO, alineada obsesivamente y sujeta a su control, permitirá a este burlar el principio de no reelección contenido en el artículo 83 constitucional, pues ello instalaría al hoy presidente en una condición de poder tras el trono, a la manera en que lo hizo Plutarco Elías Calles. Se recordará que el autonombrado “Jefe Máximo de la Revolución” siguió mandando después de su periodo presidencial y para ello dejó en el cargo, sucesivamente, a Emilio Portes Gil (1928-1930), Pascual Ortiz Rubio (1930-1932) y Abelardo Rodríguez (1932-1934), quienes no fueron otra cosa que sus peleles.
  2. Monopolio del poder. El obradorato pretende erradicar el pluralismo en el gobierno federal, las cámaras legislativas y en todos los órdenes de gobierno. Este proyecto, delineado con descaro en los “planes A, B y C” de López Obrador, busca imponer mayorías artificiales, sobre representar a la mayoría y excluir a las minorías de los cargos de gobierno y representación. Junto a ello, amenaza la división de poderes y la existencia y funcionamiento de los órganos dotados con autonomía constitucional, como el INE, el Tribunal Electoral, el INAI y hasta el Banco de México.
  3. Militarización. El obradorato es el cogobierno del grupo en el poder con las fuerzas armadas. Dotados de funciones de control político y policíaco, el Ejército y la Marina cuentan también con un emporio económico que les garantiza, bajo el pretexto de la “seguridad nacional”, la fluidez de recursos presupuestales en total opacidad y el enriquecimiento de sus mandos.
  4. Política de alianzas con el crimen organizado. Como se ha ido demostrando, las campañas electorales obradorista recibieron apoyo financiero y organizativo de bandas del crimen organizado a cambio de prebendas. Con el tiempo, este pragmatismo electoral devino en la expansión del control territorial de las bandas criminales y en la entronización de sus elementos en la estructura gubernamental.
  5. Sistema de dominación clientelar. Como proyecto transexenal, el obradorato incorpora un sistema de dominación clientelar que se basa en la masiva compra y coacción del voto a través de la operación de los mal llamados servidores de la nación. Esta estructura burocrática, cuya nómina es pagada con cargo al erario, actúa como guardia pretoriana de AMLO en las lides de la operación política territorial. Opera los programas asistenciales y está dotada de cientos de miles de millones de pesos que se orientan no a la erradicación de la pobreza, sino a su utilización para el cumplimiento de metas electorales.

Tomando en cuenta lo anterior, no resulta exagerada la afirmación de que la democracia está en juego. El voto libre y la libertad de pensamiento, el pluralismo, los principios republicanos y la vigencia de las leyes son principios de la democracia que están bajo amenaza por el amago del obradorato.

Cincelada: Para seguir mamando de la ubre presupuestal, Jenaro Villamil se hizo nombrar “encargado de despacho”, pese a que feneció su cargo de presidente del Sistema Público de Radiodifusión.

También te puede interesar