jueves 29 febrero 2024

Salud: incumplir y engañar

por Pedro Arturo Aguirre

En su pronunciamiento del 1º de diciembre de 2018, López Obrador dijo lo siguiente: “Se hará realidad el derecho a la salud” mediante un avance paulatino “hasta que logremos, a mediados del sexenio, establecer un sistema de salud de primera, como en Canadá o en los países nórdicos”. Después de cinco años de escandalosos fracasos, demagogia y mucha palabrería, ahora anunció la construcción de una gran farmacia “con todos los medicamentos del mundo” y estableció para marzo del año entrante la consecución del nuevo sistema de salud. Pero la verdad es que no solo ha incumplido, sino que también ha mentido con descaro al afirmar que dicho compromiso ya se había cumplido desde hace tres años.

El número 13 de los 100 compromisos de gobierno dice textualmente: “Garantizar a los mexicanos atención médica y medicamentos gratuitos. Establecer, a mediados del sexenio, un sistema de salud de primera”. AMLO aseveró que dicho compromiso estaba cumplido en el documento 100 compromisos del presidente Andrés Manuel López Obrador, publicado el 28 de septiembre de 2020 en la página oficial del Gobierno Federal, es decir, dos años después de contraídos,.

Dice el documento citado que ya se cumplió por lo siguiente: a) reformas legales para la creación del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), b) reforma al artículo 4° constitucional que establece que la atención médica y los medicamentos gratuitos son derechos sociales prioritarios y obligatorios, y c) la Oficialía Mayor de la SHCP se encarga de la adquisición y distribución de los medicamentos para todo el sistema público de salud. 

Véase lo que ocurrió en realidad: 

  1. El INSABI naufragó tan rotundamente que tuvo una efímera vida (fue suprimido formalmente el 30 de mayo de 2023).
  2. La población sin acceso a servicios de salud pasó del 16 al 39% (es decir, 50.4 millones de personas carecen de esos servicios).
  3. Centralizar la adquisición y distribución de medicamentos en la SHCP indujo el subejercicio del presupuesto destinado (con el consecuente desabasto crónico: los medicamentos gratuitos están en la Constitución, pero no en los centros de salud).

Según el recuento que César Dorado publicó en Animal Político, López Obrador ha mencionado en 39 ocasiones su promesa de dotar a la población de México de servicios de salud como los de Dinamarca u otros países modelo, posponiendo en cada ocasión la fecha inaugural de tan tremendo logro. Por cierto, más de la mitad de esas promesas fueron proferidas después de 2020, es decir, después de que mintiera diciendo que tal compromiso había sido “cumplido”.

En el camino, se degradó la calidad de los servicios de las instituciones públicas de salud y se desplomó el financiamiento de gastos catastróficos para la atención de enfermedades crónicas como el cáncer de la mujer, el cáncer infantil, el VIH-SIDA, las enfermedades cardiacas, entre otras, con la consecuente elevación de los fallecimientos ocasionados por estas. 

Además de lo anterior y como ya se ha denunciado en esta columna, 113 mil millones de pesos fueron extraídos del Fondo de Salud para su traspaso al fallido INSABI, dinero que no fue empleado en la construcción de infraestructura de salud ni en la adquisición de medicinas, sino que se transfirió a la Tesorería de la Federación para financiar el Tren Maya y la operación clientelar del gobierno.

Pero la medida del fracaso en materia de salud se encuentra en la omisa e irresponsable actuación gubernamental durante la pandemia de Covid-19, con el resultado de más de 600 mil fallecimientos, en la que es la catástrofe sanitaria más grave de la historia de México.

Cincelada: Evadiendo a la población, AMLO dice “no nos fue tan mal con Otis”. Se refiere a sus encuestas de popularidad, no a la catástrofe ambiental, económica y de salud que sufren los damnificados.

También te puede interesar