miércoles 28 febrero 2024

“¿Qué será lo que no estoy entendiendo?”

por Pedro Arturo Aguirre

En el populismo la adulación es un elemento fundamental: de hecho, sin adulación no hay populismo. El pueblo rinde culto al líder, y el líder adula a las masas. Echar una ojeada al torcido mundo de la adulación es abrir una ventana a la impostura y a la descomposición intelectual y moral. ¡Qué fácilmente los halagos sustituyen a la verdad, la exaltación a la reflexión y la lisonja al análisis equilibrado!

François Fénelon, mordaz crítico de Luis XIV, escribió que “un rey está perdido si no rechaza la adulación y no prefiere a quienes dicen audazmente la verdad”, y según John Locke la adulación es un tipo de “abuso de confianza en el que el servil engaña al adulado atribuyéndole capacidades o virtudes de las que carece”. ¿Y quién no conoce el genial cuento de Hans Cristian Andersen donde se exhibe el embuste lisonjero con la inocente exclamación de un niño: “¡El rey va desnudo!”?

Para ser sinceros, es divertido oír las abyectas alabanzas de los sicofantes en política. Se podría escribir una larga enciclopedia con los millones de elogios dedicados a los sátrapas de ayer y siempre. Simplemente hagamos un breve repaso de algunas de las perlas más recientes.

En Rusia se publicó hace poco un libro con la recopilación de frases célebres de Vladimir Putin. El autor, un sicofante de nombre Antón Volodin, describe a su idolatrado en la introducción: “Putin es un profeta. Todo lo que ha dicho se ha cumplido. Si todos los países le hubieran hecho caso, nos habríamos evitado muchas tragedias, como varias guerras y la llegada de cientos de miles de refugiados a Europa”. Palabras que cambian el mundo lleva por título la magna obra, la cual fue entregada como regalo a todos los altos cargos de la administración y la política, junto con una carta que explica la importancia de conocer tan ínclito pensamiento, “indispensable para entender los principios que rigen la defensa de los intereses nacionales”.

Por su parte, el sitio web Sputnik, uno de los más cercanos al gobierno ruso y conocido difusor de fake news, disfraza la acreditada vulgaridad del presidente ruso al explicar: “Putin es conocido por emplear un lenguaje elocuente, cargado de giros idiomáticos y comparaciones agudas, así como con un toque humorístico cuando resulta oportuno”.

En Turquía los lambiscones hablan de Recep Tayyip Erdogan como un nuevo “padre de la patria, un nuevo Ataturk, pero no laico como éste, sino mucho mejor por ser genuinamente cercano a nuestras profundas tradiciones musulmanas”. Se ha puesto de moda entre los simpatizantes del presidente turco dejarse el bigotito a medio rasurar y contar en el armario con alguna chamarra gris a cuadros, al chabacano estilo que tanto le gusta al jefe.

Mientras tanto, en Hungría los serviles describen al primer ministro Viktor Orbán como “el faro de Europa”, y en su quincuagésimo cumpleaños el principal adalid de la Iglesia evangélica lo señaló como “un mesías enviado a Hungría por Dios para limpiar el país de la suciedad que dejaron los liberales y socialistas”.

Penetrante en el caso de los neopopulismos ha sido el culto a Hugo Chávez, el cual desde el principio de su régimen fue vigoroso, pero que se convirtió en adoración cuasi religiosa durante la enfermedad terminal del comandante y se intensificó tras su muerte. “Chávez nuestro que estás en el cielo, en la tierra, en el mar y en nosotros los delegados, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu legado para llevarlos a los pueblos. Danos hoy tu luz para que nos guíe todos los días y no nos dejes caer en la tentación del capitalismo, mas líbranos de la maldad, oligarquía y el delito del contrabando, por los siglos de los siglos”, ruega el irrisorio padrenuestro que rezan los miembros del partido oficial venezolano (el Partido Socialista Unido de Venezuela) antes de cada uno de sus congresos. El famoso Libro Azul, compendio de los más profundos pensamientos del líder, es oficialmente descrito como “un legado hecho patria”, y difundido entre la población para que los venezolanos aprendan de este “crisol de un pensamiento propio, surgido de una disyuntiva existencial auténtica en su venezolanidad, donde irrumpieron las ideas que llevaron adelante el Proyecto Bolivariano, ahora plasmadas en el eterno presente sobre las páginas de un texto vital para el futuro del proceso revolucionario”.

Como no podría ser de otra forma, los elogios han sido sello distintivo durante la presidencia de ese gran narcisista que es Donald Trump. Incluso mientras más se deteriora su presidencia y decae su imagen, más se intensifican los halagos de sus incondicionales y furiosos seguidores. El comentarista de Fox Lou Dobbs describió al presidente como “una vorágine de energía jamás vista en la Casa Blanca” y, sin rubor, remató: “¡Hay un sol radiante por todo el lugar y en todas las caras. Trump proyecta la imagen del ganador/ganador, nuestro presidente está en la cima del juego!”.

El odioso colega de Dobbs, Sean Hannity, ha predicho varias veces que Trump “será considerado como uno de los más grandes presidentes de este país”. En plena audiencia durante el juicio de impeachment del impresentable presidente, el representante republicano Devin Nunes comparó a Trump con George Washington. Incluso la abominable y muy poco edificante personalidad del presidente (irredimible pervertido, craso materialista y prosaico indómito) es exonerada por fundamentalistas de la derecha cristiana, quienes la justifican por ser parte de “el plan genial de Dios de usar a un pecador estándar en la salvación de Estados Unidos”.

Twitter

En el México de la 4T la adulación al líder se hace cada vez más presente al recuperar la vil tradición del añejo presidencialismo mexicano. Muchos elogios recibe a diario nuestro Peje, pero el que le dedicó el monero apodado “El Fisgón” es una auténtica joya en la historia mundial de la lambisconería: “Cuando estoy en total desacuerdo con lo que dice López Obrador, cambio mi mente y me pregunto: ¿qué será lo que no estoy entendiendo?”. ¡Lindeza! Y lo es porque no son como las loas al presidente de, digamos, un abyecto del tipo John Ackerman o Alejandro Rojas Díaz Durán, sino que me da la impresión de ser sincera.

Muchas veces los sicofantes terminan por creer la realidad de sus lisonjas como fruto de la, quizá, ineluctable necesidad de creer ciegamente en alguien o en algo. Pero si la inteligencia pierde ante la irracionalidad de la adulación, aunque alguien se atreva a gritar, como el niño del cuento, “el emperador va desnudo”, el político megalómano es incapaz de recuperar el principio de realidad y el sentido de Estado.

También te puede interesar