martes 21 mayo 2024

Sobre la Agenda Progre

por Berenice Aguilar Vázquez

Desde que la senadora Xóchitl Gálvez señaló su interés por ser candidata presidencial en 2024, AMLO no ha sido capaz de disimular su incomodidad ante su presencia. Mientras que con los demás candidatos de la oposición, el presidente podía presentarlos de manera caricaturesca, restándoles seriedad y haciéndolos insignificantes, con Xóchitl no puede recurrir a la misma táctica, por lo tanto, ha optado por la estrategia menos efectiva para sus objetivos: atacarla desde el poder. Sin embargo, no es él y sus farsantes de la 4T los únicos en golpearla con vehemencia. El ala de extrema derecha se encuentra francamente horrorizada ante el imparable ascenso de la hidalguense. Sostienen que Acción Nacional, el partido que representa Xóchitl, se ha vuelto un partido de izquierda progresista. La acusan de ser un caballo rojo de Troya, una izquierdista, una progre y que además, no se molesta por ocultarlo. 

Me preocupa que en estos momentos de anormalidad democrática, la oposición se divida toda vez que en mi opinión, esta elección no se trata de elegir entre la derecha y la izquierda, sino entre las ocurrencias del populismo autoritario y las soluciones del liberalismo democrático. Basándome en lo anterior, me di a la tarea de averiguar y desarrollar un texto sobre el Progresismo. 

El progresismo es una ideología política enmarcada dentro de la izquierda democrática. Sus principales postulados son la igualdad, la defensa de las libertades personales y la intervención económica. 

Características del progresismo

El progresismo presenta una serie de características que definen su enfoque y objetivos:

  1. Economía mixta: En general, el progresismo aboga por la coexistencia de empresas privadas y la intervención estatal en la economía. Esto implica que parte de la producción económica esté en manos de particulares y otra parte sea responsabilidad del Estado.
  2. Redistribución de la riqueza: El mercado distribuye la riqueza según su funcionamiento, pero el progresismo sostiene que es responsabilidad del Estado llevar a cabo una redistribución que corrija las desigualdades generadas por el mercado.
  3. Igualdad: La igualdad es un valor fundamental en el progresismo. Todas las políticas estatales deben trabajar en busca de la igualdad económica y social, considerando la libertad como un valor secundario.
  4. Justicia social: El Estado tiene la responsabilidad de garantizar servicios y promover políticas que busquen la justicia social. Esto incluye aspectos como vivienda, educación y atención médica pública, entre otros.
  5. Laicismo: El Estado debe mantener una separación clara de cualquier religión. Cada individuo es libre de profesar la fe que elija, pero el Estado debe mantenerse neutral.
  6. Democracia: A diferencia de las posturas comunistas o socialistas radicales, el progresismo defiende la democracia como forma de gobierno y la existencia de pluralismo político.
  7. Ampliación de las libertades individuales: El progresismo aboga por la legalización y protección de derechos como el matrimonio homosexual, el cambio de género, el acceso al aborto, la eutanasia y la despenalización de las drogas, entre otros.
  8. Inmigración: El progresismo tiende a adoptar posiciones más flexibles en relación a la inmigración.

Es importante destacar que algunas de estas características no son exclusivas del progresismo. Por ejemplo, la defensa de las libertades individuales, el laicismo y la inmigración también son compartidas por el liberalismo. La democracia, asimismo, es aceptada como forma de gobierno por todas las ideologías no autocráticas.

Ideologías relacionadas con el progresismo

El progresismo, como ideología general, también abarca otras corrientes más específicas, a veces consideradas como movimientos distintos, por ejemplo:

  1. Feminismo: Busca la igualdad de derechos y responsabilidades entre hombres y mujeres.
  2. Ecologismo: Defiende la protección del medio ambiente y promueve formas de explotación sostenible que no dañen la naturaleza.
  3. Laicismo: Aboga por la separación entre la Iglesia y el Estado. El Estado no colabora ni profesa ninguna religión.

Críticas al progresismo

La ideología progresista enfrenta críticas tanto desde posiciones más radicales como desde sectores opuestos en el espectro político. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estas críticas pueden variar según el país y el sistema de partidos.

Desde posturas más socialistas y comunistas, se critica al progresismo por su supuesta falta de determinación para implementar medidas concretas que aborden las desigualdades socioeconómicas. Se argumenta que existe una inclinación hacia el capitalismo y una asociación cercana con grandes corporaciones.

En efecto, existen serias diferencias entre los principios del PAN, un partido político mexicano cristiano, de doctrina política conservadora, afín a las ideas de la democracia cristiana y algunas de las ideas de Xóchitl; sin embargo, hay que insistir que su irrupción nos ha devuelto la esperanza a millones y nos ha dejado saber que los lopistas tienen miedo y no pueden ocultarlo. En 2024 es posible dejar atrás el populismo empobrecedor de López.

También te puede interesar