viernes 21 junio 2024

Sobre la salud de Andrés Manuel López Obrador y una pregunta legítima del periodismo

por Marco Levario Turcott

Ayer difundí en mi muro de Facebook el mail que le envié al médico que atiende sólo algunos de los padecimientos de Andrés Manuel López Obrador, donde le pregunto por el estado de salud de su paciente. Varias decenas de mis contactos coincidieron, otros no y varios más al no coincidir expusieron que el galeno no está obligado a proporcionar la información por lo que la pregunta no debe dirigirse a él; agradezco su exposición, incluso aunque en efecto tenga claras las limitaciones éticas y legales que tienen los médicos para facilitar información sobre las personas a las que atienden (más aún, en general coincido con ese principio normativo y deontológico). Sobre esa base añado lo siguiente:

FOTO: MISAEL VALTIERRA / CUARTOSCURO.COM

El periodismo no tiene vedada ninguna pregunta, en todo caso define criterios profesionales, de autorregulación o criterios deontológicos que determinan sus alcances y un asunto distinto es que el interlocutor responda o no; es un tema de libertades y, en efecto, también de leyes. Los profesionales de la comunicación pueden no preguntar al médico sobre la salud de algún candidato a la presidencia o pueden hacerlo. Jaime Bayly lo hizo, preguntó a Alan García en 1979 si había tenido un tratamiento psiquiátrico; el entonces candidato señaló que ese era un golpe bajo y lo negó, incluso a pesar de que el periodista difundió la respuesta del doctor que le dijo que sí tomó tranquilizantes y estuvo sujeto a tratamiento contra los trastornos de sueño. Poco más de 20 años después, Alan García aceptó que sí estuvo sujeto a ese tratamiento y que no promovió la salida de Bayly de la televisión, junto con ello, claro, reconoció que es muy relevante que los candidatos a la presidencia tienen la obligación ética de difundir su estado de salud. En el 2001 el periodista le preguntó a Alan García si estaba loco y él respondió: “Estoy loco por el Perú”.

Permítanme otro ejemplo. Remite a Venezuela y a un medio mexicano. El 13 de noviembre de 2011 el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, tildó al médico Salvador Navarrete de ser un embustero por afirmar que al comandante le quedaban dos años de vida debido al cáncer que le aquejaba; Navarrete aseguró que él había tratado médicamente a Chávez y Chávez, furioso, lo acusó de violar los códigos de ética de un médico y comentó que rió profusamente al leer la entrevista que publicó Milenio diario con el médico Salvador Navarrete porque todo era mentira. Como se sabe, durante esos días el presidente buscaba ser reelecto en 2012 y, como se sabe, fue reelecto aunque sí, el doctor Navarrete tenía razón: Chávez murió el 5 de marzo de 2013.

Entonces yo vuelvo a preguntar a los médicos de Andrés Manuel López Obrador sobre su estado de salud. Incluso sobre la base de que los otros dos candidatos principales han dicho, en diferentes momentos, que están dispuestos a someterse a un diagnóstico médico. Ah, y por cierto, mi reconocimiento a ese trabajo periodístico de Milenio diario.

También te puede interesar