miércoles 12 junio 2024

Volando bajo

por José Yuste

El sector aéreo sufrió ayer, en su conjunto —aerolíneas y grupos aeroportuarios—, caídas fuertes en la Bolsa. Aeroméxico cayó 5.86%. Los grupos aeroportuarios Asur y OMA descendieron 4.22% y 3%. Hasta Volaris, que había sido la aerolínea resiliente, también bajó un 1.13%. La causa fue la degradación de la aviación mexicana, de Categoría 1 bajó a Categoría 2.

Cada diez años, la Administración Federal de Aviación de EU evalúa a las autoridades mexicanas para ver si cumplen con la seguridad operacional de la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional). Y nos degradarán a Categoría 2.

Las consecuencias son graves.

CUANDO DEPENDEMOS DE VOLAR HACIA EU, NOS LIMITAN

Con Categoría 2 no podemos ampliar más los vuelos hacia Estados Unidos, cuando hoy en día los vuelos al vecino del norte son la tabla de salvación de la aviación mexicana.

Se limitan todos los vuelos hacia EU.

Los de turismo de vacunas, que para las aerolíneas fueron oxígeno puro, no podrán ampliarse.

Los vuelos que se iban a reactivar a ciudades estadunidenses con la recuperación económica se ajustan a los existentes.

Los códigos compartidos de aerolíneas mexicanas con extranjeras se frenan.

Con la Categoría 2, cuando el Aeropuerto Felipe Ángeles esté terminado, no podrá tener despegues hacia Estados Unidos.

AMLO Y AGENCIA DE AVIACIÓN LO SABÍAN

Esto lo sabía el gobierno mexicano. Esta misma semana el presidente López Obrador había dicho que era una maniobra de las aerolíneas estadunidenses para beneficiarse.

Por su parte, Carlos Rodríguez, el exgeneral, hoy director de la Agencia Federal de Aviación Civil, sabía de la evaluación a su agencia. Pero sí había externado su preocupación por falta de atribuciones con las cuales poder sancionar a aerolíneas, a aeropuertos, a proveedores. Necesitaría ser autónomo para tener dientes, y la autonomía es como el diablo para el actual gobierno.

En la evaluación realizada por la Agencia Federal de Aviación de EU, la autoridad mexicana no cuenta con personal técnico suficientemente experto y calificado. No puede supervisar a los transportistas aéreos. Sus inspectores no cumplen las normas internacionales de seguridad operativa de las aeronaves, y lo mismo sucede con los aeropuertos.

TAMBIÉN LE PASÓ A CALDERÓN

La última vez que tuvimos una degradación de Categoría aérea fue en el sexenio de Felipe Calderón, cuando el secretario de SCT era Juan Molinar Horcasitas. En aquel entonces, como ahora, habíamos pasado una pandemia (a Calderón le tocó la AH1N1 y a AMLO la de coronavirus). En aquel entonces una aerolínea quebró (con Calderón quebró Mexicana de Aviación y con AMLO ya Interjet está en tierra). Y en ambos casos, la Agencia Federal de Aviación de Estados Unidos vio lo mismo en la Agencia Mexicana (en aquel entonces Dirección General de Aviación Civil): falta de facultades, carencia de recursos, que no cuenta con los inspectores suficientes y bien capacitados.

Eso sucedió en 2010. Pasaron cinco meses para regresar a Categoría 1. Pero ahora dependemos como nunca de los vuelos a Estados Unidos. Y si las aerolíneas mexicanas no los hacen, entonces las estadunidenses se quedarán con todo el pastel.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 26 de mayo de 2021. Agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

También te puede interesar