sábado 15 junio 2024

Perversiones ópticas

por Laura Islas Reyes

En 1989, Román Gubern publicó por primera vez La imagen pornográfica y otras perversiones ópticas. Este libro ofrece un recorrido por aquellas imágenes que lo mismo pueden provocar una gran repulsión y fascinación al mismo tiempo, y ha sido desde entonces un referente para entender lo que el autor ha dado en llamar como ciertas “provincias iconográficas malditas, zonas de destierro y de exilio cultural, que a veces resultan más elocuentes y ofrecen materiales más productivos para el análisis y comprensión de una época o de una sociedad que las grandes obras maestras canonizadas en los museos”.

Pero la pornografía no ha sido la única materia de análisis de esta obra; el autor también se detiene en la iconografía religiosa, proletaria, nazi y “la imagen cruel”, que se extiende hasta casos tan sonados en nuestros días como las fotografías de presos iraquíes torturados en la prisión de Abu Grahib.

Sobre La imagen pornográfica, cuenta Gubern que la mayor satisfacción que le proporcionó el libro fue enterarse “que un muy joven cineasta para mí desconocido, Alejandro Amenábar, declaraba en varias entrevistas en la prensa que la idea de hacer su film Tesis fue desencadenada por la lectura de este libro, concretamente por su último capítulo, en el que introduje por vez primera en la literatura cinematográfica española el tema de los snuff movies”.

Después de su primera edición, hace 15 años, La imagen pornográfica permaneció poco tiempo en las librerías, pues se agotó casi inmediatamente y se ha convertido en la obra de la que el autor ha recibido más solicitudes de envío de ejemplares.

Con esta reimpresión, Gubern advierte que ha respetado los textos originales, buscando conservar el espíritu testimonial de aquella época, aunque cada capítulo se acompaña de un apéndice actualizado que subraya la vigencia de esta obra.

También te puede interesar