jueves 29 febrero 2024

Alto funcionario del Tren Maya fue jefe del chofer que tituló a Ulises Lara 

Martí Batres fue superior directo del actual fiscal entre 2003 y 2005

por etcétera

 Un alto funcionario de la obra el Tren Maya, Alejandro Martín Juárez Durán, fue jefe directo de Fernando Horacio Cordero Durán, el exchofer de Martí Batres y ahora director de la universidad que dio el título fast track al actual fiscal capitalino, Ulises Lara. La función que desempeña Juárez Durán es “responsable del Tramo 3 del Tren Maya”. 

Alejandro Martín Juárez Durán era Director General de Concertación Política y Atención Ciudadana cuando Fernando Horacio Cordero Durán tenía ahí una plaza. Actualmente es funcionario de Fonatur y ha desempeñado labores de alto nivel dentro de la obra emblemática de este sexenio, el Tren Maya.  Según el sitio web del Gobierno de México, es “el responsable del Fondo Nacional de Fomento al Turismo, del Tramo 3 del Tren Maya”.

Un documento que Cordero Durán coloca en su tesis de licenciatura está firmado por su entonces jefe Juárez Durán, ya que su tesis es una memoria de desempeño profesional. En ese documento, el actual funcionario del Tren Maya dice que Cordero Durán ocupaba una plaza en la subsecretaría de Gobierno, dependiente de la Dirección General de Concertación Política y Atención Ciudadana, como “Líder de Proyecto B”, desde 2002 a la fecha del documento, mayo de 2013. 

Ayer sábado, Martí Batres escribió un posteo en la red social X que dice que Fernando Horacio Cordero “nunca fue mi chofer”. Pero, una fuente de total confianza de etcétera dijo a Marco Levario Turcott, director de esta casa editorial, que cuando Batres era subsecretario de Gobierno, en varias ocasiones se subió a su auto que era conducido por Cordero Durán, a quien conocía y ubicaba perfectamente como compañero de trabajo. “Yo vi a Cordero manejar para Martí entre 2003 y 2005. Me subí al coche con ellos varias veces”, nos dijo.  

Nuestra fuente incluso contó que entre los compañeros de la subsecretaría de Gobierno “le hacían bromas a Cordero” por “sus rasgos indígenas”. Le hacían bromas también por su origen oaxaqueño y también le ponían apodos, como parte de la convivencia ruda entre compañeros de trabajo. Nuestra fuente nos confió uno de los apodos, que no repetiremos.  

Por otro lado, aunque el jefe de gobierno Martí Batres salió a desmentirlo ayer, el actual fiscal Ulises fue su subordinado en la subsecretaría de Gobierno del Distrito Federal, cargo que Batres ocupó de 2003 a 2005. Cuando Batres era subsecretario, Ulises Lara era Director General de Gobierno de dicha secretaría. 

Dentro de la estructura del gobierno del entonces Distrito Federal y la actual estructura de la ahora Ciudad de México, el Director General de Gobierno es subordinado directo del Subsecretario de Gobierno. Por ello, es una mentira que Lara nunca ha trabajado a las órdenes de Martí Batres. 

Recientemente, Ulises Lara declaró que él realizó sus estudios de abogado en 2016, pero que hasta 2024 tramitó la cédula profesional. Pero el propio centro Cúspide dice que su primer graduado salió en 2022. En 2016, además, Ulises Lara estaba realizando una maestría en la UNAM. No se explica por qué no estudió Derecho en esa universidad, si además fue profesor en ella.  

Respecto a Juárez Durán, de acuerdo con su declaración patrimonial, ha ocupado numerosos cargos de importancia, aunque de perfil relativamente discreto. Actualmente ocupa una dirección general en Fonatur y según notas de prensa, ha realizado numerosas negociaciones con ejidatarios para adquirir sus predios para la construcción del Tren Maya. A lo largo de los años ha sido asesor en el Senado, dos veces funcionario en la Subsecretaría de Gobierno del Distrito Federal, una vez funcionario en la Secretaría de Seguridad del DF, funcionario en Pemex y, también en este sexenio, funcionario en la Secretaría del Bienestar. 

Personajes que en el presente ocupan muy altos cargos llevan años trabajando juntos como parte del “proyecto” de López Obrador.  

Para mayor claridad, estos son los puntos esenciales del caso: 

1.- Este 2024, Ulises Lara, nuevo fiscal capitalino, obtuvo su título de licenciado en Derecho por medio del Centro Universitario Cúspide de México, dirigido por Fernando Horacio Cordero Durán.  

2.- Fernando Horacio Cordero Durán ocupó una plaza en la Dirección General de Concertación Política y Atención Ciudadana de 2002 hasta 2018. Esta dirección es parte de la Subsecretaría de Gobierno de la CDMX. 

3.- A partir de 2006 y hasta 2013, Alejandro Martín Juárez Durán, actual funcionario del Tren Maya, fue jefe directo de Fernando Horacio Cordero Durán. 

3.- Ulises Lara fue Director General de Gobierno de 2003 a 2006. Este puesto reporta directamente al Subsecretario de Gobierno. Martí Batres ocupó este cargo entre 2003 y 2005. Es decir, que es falso que Ulises Lara nunca haya trabajado para Martí Batres. 

4.- Cordero Durán, Ulises Lara y Martí Batres trabajaron en la misma época en la misma dependencia, durante el gobierno de AMLO. Cuando ya Batres había salido, un año después, llegó a dicha dependencia Alejandro Martín Juárez Durán, actual funcionario del Tren Maya.  Ulises Lara se quedó ahí hasta 2006 y Cordero Durán hasta 2018. El propio Juárez Durán salió de ese cargo en 2016. Es muy probable que Lara y Juárez Durán coincidieran en ese tiempo. 

5.- Aun cuando Cordero Durán tuviera una plaza de “Líder de Proyecto”, casos como el del chofer de AMLO, Nicolás Mollinedo, que ganaba un sueldo de subsecretario, dejan en claro que con AMLO una cosa es el nombre formal de la plaza que ocupa un empleado de gobierno y otra cosa es la función real que desempeñen. Así, con todo y su plaza de “Líder de Proyecto”, entre 2003 y 2005, Cordero Durán fungió como chofer del entonces subsecretario Martí Batres. Se recordará que en 2004 cuando era jefe de gobierno, AMLO reconoció que había puestos que llamó “homologados”. Había estallado el escándalo de Nico, el chofer.

En ese entonces dijo: “tienen puestos homologados, es decir, que aunque no son subsecretarios, ganan como subsecretarios, por las tareas que desempeñan; es el caso de Nicolás, que es el encargado de la logística; es el caso de Lety Ramírez, que se hace cargo de la atención ciudadana, y es el caso de otros”. Por cierto, que la Lety Ramírez que mencionó es la actual secretaria de Educación Pública. Otra fuente que habló con etcétera, también trabajador del gobierno de AMLO en el D.F., dijo que “todos sabíamos que lo único que hacía Nico era manejar el Tsuru”, aunque luego AMLO dijera que se encargaba de su “logística”. 


Es evidente que existe una red de amiguismo e influyentismo entre estos y muchos más personajes, tejida desde hace décadas. El punto central es este: el antiguo subordinado del jefe de Gobierno es ahora el encargado de la Fiscalía capitalina. No se puede esperar autonomía. Así como no la hubo entre Claudia Sheinbaum y Ernestina Godoy. 

También te puede interesar