viernes 12 abril 2024

PRD participa en la reunión de la junta directiva mundial de la alianza progresista que se realiza en Brasil

por etcétera

En la Reunión de la Junta Directiva Mundial de la Alianza Progresista, que se llevó a cabo en Río de Janeiro, se aprobó por unanimidad de los partidos miembros de esta junta directiva mundial de los 5 continentes la Resolución-México sobre el proceso electoral a celebrarse en próximo 2 de junio.

Esta resolución presentada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) fue analizada, debatida y contrastada con la situación en México y se llegó a la conclusión de apoyar este documento para la protección de la democracia, las instituciones democráticas, la seguridad de los candidatos, y la certeza de las y los ciudadanos mexicanos en el ejercicio de su sufragio y su certeza que será contada su voluntad ciudadana.

La delegación del PRD, encabezada por Jesús Ortega quien también es responsable de la Comisión de Prospectiva y Gobierno de Coalición de la campaña presidencial de Xóchitl Gálvez, convocó a los partidos y fundaciones progresistas y socialdemócratas del mundo aglutinados en esta organización global a asistir a México como observadores electorales, “estar vigilantes del proceso electoral desde sus países y hacer llamados a la Paz, la seguridad, la certeza y protección de la democracia en México”.

Declaración de la Alianza Progresista sobre el proceso electoral mexicano.

El próximo 2 de junio se realizarán elecciones generales en México; se renovará el Poder Ejecutivo y las Cámaras de Diputados y Senadores.

Además, concurren elecciones a gobernador en 9 estados del país, así como en municipios y se renovarán congresos locales. En estos comicios se elegirán 20 mil 375 cargos de elección popular, lo que hace de estos comicios los más importantes en la historia del país.

Conocemos y nos preocupan los intentos gubernamentales de deteriorar el sistema electoral en México, así como la injerencia sistemática que el gobierno federal y los gobiernos estatales están llevando a cabo a favor de las y los candidatos oficialistas, contraviniendo las normas electorales y generando un clima de inequidad e inseguridad en la contienda electoral.

El riesgo de elecciones de Estado.

Nos preocupa el alto índice de violencia en México y la imposibilidad de que en muchos municipios las y los ciudadanos no pueden ejercer libremente su voto.

Nos preocupa que candidatas y candidatos sean objeto de amenazas e incluso de asesinatos por organizaciones criminales que no están de acuerdo con el combate a la corrupción y de no aceptar más la presencia de esos grupos criminales en sus gobiernos, violentando la paz, la estabilidad y la gobernabilidad de esos municipios y estados, lo que restringe de manera importante la participación ciudadana y puede provocar que la participación en el proceso electoral sea muy baja.

La democracia participativa y deliberativa genera estabilidad y gobernabilidad en nuestras sociedades, por lo que las autoridades mexicanas deben generar las condiciones de seguridad que permitan el voto libre y secreto de los ciudadanos mexicanos en el próximo proceso electoral el próximo 2 de junio.

Ante esta realidad en México, la Alianza Progresista plantea:

1) Exhorta al Estado mexicano a garantizar la plena autonomía de las autoridades electorales del país y manifestar claramente su respeto a las libertades políticas de la ciudadanía de cara al proceso electoral.
2) Respalda al Instituto Nacional Electoral (INE) para que conduzca el proceso electoral de manera impecable a fin de que se respete la voluntad popular, se fortalezca la democracia y emerja del mismo un gobierno con legitimidad ciudadana.
3) Convoca a sus partidos miembros a ser parte de una misión de observación electoral en México, participar activamente en el diálogo con los diferentes actores políticos y el gobierno e inhibir cualquier intento de los actores políticos, el gobierno y organizaciones del crimen organizado de alterar la voluntad ciudadana, antes, durante y después del proceso electoral.
4) Expresa su preocupación por la potencial influencia del crimen organizado en las elecciones, lo que podría poner en peligro la integridad del proceso electoral y la necesidad de evitar cualquier duda de equidad y seguridad en la próxima elección.

Finalmente, exhortamos al gobierno de México a garantizar la integridad de las elecciones del 2 de junio y la seguridad de los candidatos.

También te puede interesar