sábado 20 julio 2024

Dice Ramírez Cuevas que la 4T no polariza ni impulsa la violencia 

por etcétera

A pesar de que es artífice de incontables campañas de linchamiento en redes sociales, difamación en contra de opositores y organizador de las mañaneras en donde se agrede e intimida a toda clase de personas, el vocero presidencial Jesús Ramírez Cuevas dijo que en México no hay polarización y que la 4T promueve una “cultura de la paz”. 

En un encuentro que tuvo con otros funcionarios del gobierno, realizado en la Secretaría de Gobernación, se ufanó de que en el país no existe la polarización y que el actual gobierno está resolviendo “las raíces de la violencia” y construyendo la paz. 

No mencionó, naturalmente, las cifras récord de asesinatos violentos registrados en este sexenio, ni que amplias zonas del país están bajo el control del crimen organizado, a quien el presidente Andrés Manuel López Obrador se niega a combatir de manera frontal. 

También destacó la falacia que el actual gobierno ha llamado “humanismo mexicano”, como un sistema de pensamiento y de acción que busca impulsar los “mejores valores de la humanidad”. 

“Hay una mayoría social que quiere una transformación democrática, pacífica, a favor de los mejores valores de la humanidad, eso que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha sintetizado como el humanismo mexicano”, dijo. 

Aun cuando lo único destacado del gobierno de AMLO ha sido la millonaria derrama en apoyos directos, sin control suficiente de la inflación ni mejoras en el sistema de salud, Ramírez Cuevas dijo que ellos han creado una cultura de la paz con “inclusión, oportunidades de trabajo y de educación, de salud”. 

Y callando sobre el lenguaje agresivo y violento del presidente, dijo que la 4T es pacífica y que el “intenso debate” que hay no se debe a la polarización, sino al “contraste de ideas”. 

No obstante, una revisión de los dichos del presidente y la manera en que divide a los mexicanos en “pueblo bueno” y “corruptos” o en “gente de bien” y “fifís conservadores” deja en claro que la polarización es real y parte del propio presidente.  

 ofv

También te puede interesar