martes 28 mayo 2024

Ya ocurrió: Xóchitl rebasa a Claudia, revela encuesta de Massive Caller 

por etcétera

La encuestadora que tanto refiere la 4T, Massive Caller, ahora no trae resultados del agrado del oficialismo, puesto que en su ejercicio del 30 de abril revela que Xóchitl Gálvez ya rebasó a Claudia Sheinbaum en intención de voto por 2 décimas de puntos. 

La medición da a Xóchitl 38.9% y a Claudia 38.7% una diferencia mínima, pero ciertamente favorable a la candidata de la oposición, que de acuerdo con todos los analistas venció en el segundo debate presidencial, pues logró dar 42 “golpes” a su contrincante. 

Al contrario de lo que se ha ufanado la candidata del oficialismo, en el sentido de que las separan más de 20 puntos, la medición hecha por la encuestadora les da un empate técnico, mismo que prepara el terreno para que Gálvez remonte aún más. 

El pasado 28 de abril, la misma encuestadora reveló los resultados sobre el segundo debate presidencia. En una encuesta realizada entre personas que respondieron que sí vieron el debate se encontró que 56% consideraron a Xóchitl Gálvez la ganadora, contra 32.4% que le dieron el triunfo a Sheinbaum. 

De los encuestados, 79.3% dijo que “reafirmó la preferencia que tenía”, un 14.5% señaló que el debate le hizo cambiar de opinión por otro candidato y un 6.2% contestó que gracias al debate salió de la indecisión y eligió candidato.  

El domingo antes del debate Massive Caller hizo una encuesta de preferencias para la elección presidencial. En esa medición, Claudia arrasaba, pues tenía 41.2% de intención de voto, mientras que Xóchitl tenía 37%. Los indecisos eran 14.5%. 

Eso significa que el segundo debate fue crucial para hacer crecer a Gálvez y que en ese momento todavía sufría los efectos de su derrota en el primero, en donde la misma encuestadora reveló que la gente consideró ganadora a Claudia.  

Un dato muy relevante de la encuesta presidencia del 30 de abril es que el porcentaje de indecisos se elevó casi un punto, a 14.9%, un porcentaje muy elevado que sin duda incluye un elevado nivel de voto oculto, es decir, de personas que por desconfianza no quieren decir por quién votarán, pues temen represalias de parte del gobierno federal. 

Se recordará que desde las eleciones intermedias de 2021 la práctica habitual de los promotores de Morena ha sido amenazar a los beneficiarios de programas sociales con quitarles sus beneficios si no votan por su partido. 

También han usado este recurso para acarrear gente a los eventos políticos del presidente Andrés Manuel López Obrador y de Sheinbaum, así como para obligar a votar en la consulta de revocación de mandato y en la encuesta interna de Morena. 

En 2023, durante la encuesta interna, se documentó la presencia de grandes grupos de personas que estaban siendo afiliados a Morena de manera masiva y sin saber qué firmaban, con la finalidad de que hubiera una mayor base de votantes para los candidatos que los estaban acarreando. 

El tema de los programas sociales es el único activo que tiene Morena, de ahí que su mensaje político se cimente en ello. 

En este sentido, Xóchitl Gálvez y su compañero Santiago Taboada, las principales candidaturas de la alianza, emitieron ayer un mensaje para enfatizar que en su proyecto de gobierno los programas sociales se quedan y que si Morena dice otra cosa, “están mintiendo”. 

 ofv

 

También te puede interesar