viernes 12 abril 2024

Sin cabotaje, fortalecer AFAC; Sheinbaum/ Rosalía/¿patrocinadores?

por José Yuste

El presidente López Obrador retiró el tema del cabotaje de las iniciativas de Ley de Aviación Civil y Ley de Aeropuertos, y las aerolíneas nacionales por fin respiraron. Dice el Presidente: No es por las empresas, sino por los trabajadores, con quienes estamos platicando.

Sólo que los trabajadores (pilotos, sobrecargos y trabajadores de tierra) estaban preocupados porque las aerolíneas nacionales iban a desaparecer y ellos a quedarse sin trabajo.

Aeroméxico, Volaris y Viva Aerobus se opusieron al cabotaje ofreciendo argumentos realistas de cómo las grandes aerolíneas sólo vendrían a depredar el mercado volando a las rutas más rentables. Las demás rutas las iban a dejar de lado, dando al traste con la aviación regional. El gobierno hizo bien al quitar el cabotaje de las iniciativas de ley. De haberlo hecho, nos íbamos a quedar sin aviación nacional y con menos competencia.

AFAC, LA CLAVE DE LA LEY

Sin cabotaje, la iniciativa mejora y mucho, porque sí introduce el tema de fortalecer la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC).

La agencia ha perdido la Categoría 1, por la cual EU no te permite tener más vuelos hacia su país. La FAA (Federal Aviation Administration) ha exigido a México tener mejoría en su capacitación de personal aeronáutico, lo cual pasa por preparación y mejores salarios. También pide una autonomía plena del gobierno (a pesar de que no le gusten las autonomías a la administración obradorista). Con dicha autonomía, la AFAC podrá determinar, por ejemplo, las causas reales de los incidentes o accidentes aéreos y buscar remediarlos. Y, con dicha autonomía, podría tener un mejor presupuesto.

FELIPE ÁNGELES, EL QUE PEDÍA EL CABOTAJE

La agencia ha sido dirigida por dos generales, Carlos Rodríguez Munguía y, actualmente, Miguel Vallín. Y ahora estaría en espera de las nuevas iniciativas y, curiosamente, de mayor autonomía. Y vaya que se necesita, porque ya vamos, en mayo próximo, para dos años sin Categoría 1. La Categoría 1 a quien más a beneficiado es al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), donde su director, el otro general, Isidro Pastor, ha estado pidiendo el cabotaje para poder tener vuelos hacia EU. El único al que el cabotaje le favorecía era al AIFA, y de ahí que el Presidente, al ver una de sus obras icónicas detenida, había hecho todo lo posible para tener cabotaje. Pero en Palacio Nacional se analizó mejor y se vio que el cabotaje sólo traería la desaparición de la aviación nacional, menos competencia y, a la larga, un mayor precio en los boletos de avión.

DESDE PAUL MCCARTNEY HASTA JUSTIN BIEBER, PERO PATROCINADOS

El Zócalo capitalino, desde hace años, ha recibido cantantes nacionales e internacionales. Desde Paul McCartney hasta Justin Bieber, pasando por Vicente Fernández o Juan Gabriel. Ahora se levantó un fuerte debate de por qué la jefa de Gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, invitó a la cantante española Rosalía y su show Motomami, ya que, por la popularidad de la cantante, puede ser muy caro. Se habla de un cobro de, por lo menos, medio millón de dólares.

Este tipo de conciertos lo inauguró el propio presidente López Obrador con Los Tigres del Norte, donde dijo que una parte del costo la ponía el gobierno federal, otra, el gobierno capitalino, y la agrupación norteña ponía media hora más de concierto y cedía derechos de transmisión. De ahí a la fecha han existido varios conciertos. Y ahora lo que cambió es la condición de Sheinbaum como corcholata, la posible candidata presidencial del presidente López Obrador. Y la oposición le exige que ese dinero público lo destine al Metro o a medicinas.

Posiblemente podríamos regresar a esquemas de gobiernos anteriores, donde la empresas ayudaban con patrocinios a sufragar los conciertos públicos. Coca-Cola patrocinó a Paul McCartney y a Justin Bieber, ahora, ¿no podría hacer lo mismo con Rosalía, ya que hasta un refresco sacaron juntos? Vaya, el gobierno capitalino y el federal no han visto a la iniciativa privada como parte de su solución y ahora, en tiempos políticos, el hacer un concierto público, con una de las cantantes más cotizadas del mundo, se ha convertido en debate sobre el dinero público. Debo decir que, en lo particular, sí me gustan los conciertos públicos, pero, claro, habrá que ver los precios.

También te puede interesar