jueves 13 junio 2024

Un año de crímenes de lesa humanidad

por Luis de la Barreda Solórzano

Un año de atrocidades infrahumanas. El Centro para las Libertades Civiles de Ucrania, dirigido por la admirable y bellísima Oleksandra Matviichuk, premio Nobel de la Paz 2022, documentó, en los primeros 10 meses de la invasión rusa, 31,000 crímenes de guerra, que sólo son una parte del total, ya que Rusia ha empleado sistemáticamente el terror para quebrar la resistencia ucraniana.

El terror más cruel, como el que ejerció en Chechenia, Moldavia, Georgia, Siria, Mali, Libia. Los rusos han atacado en Ucrania edificios civiles, viviendas, iglesias, hospitales, infraestructuras y carreteras por las que familias huían de la masacre. Las tropas rusas han asesinado a más de 7,000 civiles y herido a alrededor de 6,000.

El ejército invasor ha atacado también la red eléctrica del país con la finalidad de dejar a millones de personas sin luz, sin agua, sin electricidad y sin internet durante el invierno. Quedarse sin calefacción en los meses invernales ucranianos supone sufrir un tormento continuado.

La barbarie de los invasores es aterradora. ¿Quién no recuerda, con indignación impotente, el bombardeo a una maternidad de Mariúpol? ¿Quién no recuerda, horrorizado, las imágenes de Bucha, en el cinturón metropolitano de Kiev, en cuyas calles se observaban numerosos cadáveres tras la retirada de las tropas rusas? ¿Quién no recuerda con dolor las imágenes de cuerpos sin vida con las manos atadas a la espalda, huellas de tortura y orificios de bala en la cabeza? Decenas de víctimas han sido asesinadas en ejecuciones sumarias, muchas de ellas en los sitios de detención. Todo eso, evidentemente, sin justificación militar alguna.

¿Quién puede no estremecerse al enterarse de las violaciones sexuales, incluida la de un niño de apenas cuatro años, perpetradas por los invasores? “Para ellos —advierte Oleksandra Matviichuk—, la violación es un arma especialmente eficaz porque es un crimen que provoca vergüenza no sólo en la víctima, sino muchas veces en toda la comunidad. Las víctimas de violencia sexual sienten vergüenza: ellas, sus vecinos, sus familias, que se sienten culpables por no haber podido evitarlo”.

No hay constancia alguna de que las autoridades rusas hayan investigado uno solo de los numerosos crímenes de guerra cometidos por sus soldados, lo que pone de manifiesto que esas atrocidades no sólo han sido toleradas, sino alentadas por Putin.

Crímenes de guerra bárbaros y desalmados, crímenes de lesa humanidad: actos criminales sistemáticos, generalizados e intencionados contra la población civil. El delito más grave de los previstos en el derecho internacional. Un genocidio: matanza contra un grupo nacional para destruirlo parcialmente.

Ucrania ha resistido heroicamente todo un año. Aunque insuficiente, el apoyo de la Unión Europea y de Estados Unidos ha sido crucial para la resistencia, pero el precio pagado en ciudades e infraestructura destruidas y, sobre todo, en vidas rotas o segadas es enorme.

El Centro para las Libertades Civiles ha logrado documentar muchos de los crímenes de guerra, aunque seguramente no la mayoría, llevados a cabo por las tropas invasoras. El Centro dispone no únicamente de testimonios y necropsias, sino también de imágenes de satélite, fotos, grabaciones y videos tomados por civiles.

Nada indica que Putin vaya a ser llevado a juicio ante la Corte Penal Internacional, pero sería deplorable que las brutalidades de su ejército, ejecutadas por sus órdenes o con su complacencia, quedaran impunes. Por improbable que ahora mismo nos parezca que el genocida dictador ruso sea enjuiciado, no olvidemos —abundan los ejemplos en la historia— que la fortuna da muchas vueltas. Que Dios me preste vida —la expresión era característica de mi entrañable e inolvidable doña Pavita— para verlo ante esa Corte acusado de toda su barbarie, de su demencia furiosa.

  • OTRO SÍ. Nos vemos el domingo a las 11 en el Zócalo. Como señala Federico Reyes Heroles tras rememorar los abusos, la ineptitud, la corrupción, la estela de destrucción y el designio del autócrata de aniquilar nuestra democracia: “De todo esto, de nuestra dignidad, se trata la concentración” (Excélsior, 21 de febrero).

Este artículo fue publicado en Excélsior el 23 de febrero de 2023. Agradecemos a Luis de la Barreda Solórzano su autorización para publicarlo en nuestra página.

También te puede interesar