domingo 26 mayo 2024

Manuel Bartlett, sujeto de interés en el asesinato de Enrique Camarena, insiste EE.UU

por etcétera

Según funcionarios del Departamento de Justicia de Estados Unidos, el director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett, es sujeto de interés en la investigación del asesinato del agente de la DEA, Enrique Camarena, ocurrido en 1985, puesto se reunió con narcotraficantes antes y después del crimen, cuyo expediente sigue abierto.

En un reportaje que publica el semanario Proceso y cuya síntesis se puede consultar en su sitio web, se citan fuentes del Departamento de Justicia que aseguran que el nombre de Manuel Bartlett se menciona reiteradamente en el expediente del caso Camarena, documento que recoge declaraciones de testigos protegidos.

Por ese motivo, dijeron las fuentes al semanario, si Manuel Bartlett viajase a territorio estadounidense podría ser detenido para ser interrogado y declarar ante un Gran Jurado.

Enrique “Kiki” Camarena, nacido mexicano y naturalizado estadounidense, fue un agente de la DEA que logró infiltrar el Cártel de Guadalajara en los años 80. En 1985 fue secuestrado, torturado y asesinado. Y, a pesar que por este crimen han sido detenidos y encarcelados varios integrantes del crimen organizado, como Rafael Caro Quintero, el gobierno de Estados Unidos nunca ha cerrado el caso.

Uno de los nombres que ha sido mencionado durante los más de 30 años que lleva abierto el expediente es el de Manuel Bartlett. Cuando ocurrió el crimen, era presidente de México Miguel de la Madrid y Bartlett era su secretario de Gobernación.

“El señor Bartlett sabe que su nombre ha sido mencionado durante las décadas que lleva esta investigación en curso del caso Camarena y por eso tendría que declarar ante un Gran Jurado”, mencionó una de las fuentes al reportero Jesús Esquivel, autor del reportaje.

“Su nombre aparece en numerosas ocasiones y en varias páginas de los expedientes de la investigación abierta del caso Camarena. Si ingresa a Estados Unidos sería detenido para ser interrogado al respecto”.

Según recuerda el reportaje de Esquivel, el grupo que secuestró a Camarena estaba compuesto por sicarios y expolicías, presuntamente al mando de un grupo de narcotraficantes al mando de Miguel Ángel Félix Gallardo, Ernesto Fonseca Carrillo y Rafael Caro Quintero.

El actual director de la CFE, que como se recordará ha recibido toda la protección y apoyo del presidente Andrés Manuel López Obrador “tendría que hacer muchas aclaraciones sobre por qué diferentes testigos que, incluso entre ellos no se conocen, insisten en involucrarlo en el caso del secuestro, tortura y asesinato de Camarena”.

La investigación sobre este caso ha sido la de mayor duración en la historia de la DEA, pues se inició en febrero de 1985.

Lo ocurrido generó una intensa presión sobre Miguel de la Madrid, cuyo gobierno detuvo y encarceló a Rafael Caro Quintero y a Ernesto Fonseca. Su sucesor, Carlos Salinas de Gortari –quien por cierto llegó al poder gracias al fraude electoral operado por el propio Bartlett—detuvo a Rubén Zuno Arce, cuñado del ex presidente Luis Echeverría. Zuno fue absuelto con posterioridad.

Durante muchos años, Proceso ha dado seguimiento a los entresijos del caso. Por ejemplo, en 2013, publicó los testimonios de tres ex agentes federales de la CIA y de la DEA (Phil Jordan, Héctor Berrellez y Tosh Plumlee) que aseguraron que en el asesinato de Camarena estuvo involucrado el propio gobierno norteamericano, por medio del ex agente de la CIA, Félix Ismael Rodríguez y que éste habría sido el ejecutor.

Dicha versión señala que Camarena descubrió que dentro del gobierno norteamericano había agentes coludidos con el narco mexicano y que para acallar este descubrimiento, Ismael Rodríguez ordenó el asesinato de Camarena, al tiempo que se maniobró para inculpar a capos mexicanos del narco.

Lo cierto es que a 36 años del crimen, con múltiples personas interrogadas, algunas presas y otras absueltas, para el gobierno de Estados Unidos es un caso sin resolver, y uno de sus cabos sueltos es uno de los funcionarios más poderosos de la historia política en México, Manuel Bartlett, quien jamás ha presentado declaración ante la justicia norteamericana.

También te puede interesar