lunes 22 abril 2024

Recomendamos: ¿Encuesta o dedazo disfrazado?, por Francisco Garfias

por etcétera

La encuesta se ha convertido en el método preferido de Morena para substituir el llamado dedazo. Ha permitido a la dirigencia nacional imponer a sus candidatos por encima de la voluntad de sus militantes.

Ya nos adelantaron que en el 2024 será “el pueblo”, mediante encuestas, el que elija al candidato presidencial del partido oficial, según Mario Delgado.

El presidente de Movimiento Regeneración Nacional sabe de lo que habla. Ya utilizó mediciones para imponer a los candidatos de ese partido en las pasadas elecciones. Por eso la rechifla que Delgado recibió en el Auditorio, al celebrar los morenos el tercer año del triunfo de López Obrador.

En las encuestas para elegir candidato no hay observadores que certifiquen la veracidad de los datos. Cero transparencia. Las quejas ante tribunales rara vez avanzan. Prevalece la voluntad de quien las ordena.

Lo vimos en la encuesta que eligió a Mario Delgado sobre Porfirio Muñoz Ledo. El veterano político lucía como favorito. Se la voltearon de un día para otro. Hoy está con un pie fuera de Morena.

Lo vimos también cuando Claudia Sheinbaum le ganó a Ricardo Monreal en la carrera hacia la candidatura a jefe de Gobierno. Al hoy coordinador de la bancada de Morena lo pusieron en tercer lugar en la encuesta patito que resolvió el tema ¡detrás de Martí Batres!

 ¿No piensa que elegir al candidato presidencial de Morena es un dedazo disfrazado a favor de ya sabemos quién? —preguntamos al senador de Morena­— Armando Guadiana.

—Yo creo que sí. Ojalá no sea así. Si van a hacer encuesta que sea correctamente, que definan las reglas para que los participantes se sientan a gusto. Cuando las reglas son claras, no hay problema. El problema es cuando hay cochupos, dolo, dados cargados. Eso no se vale, respondió.

Guadiana destapó a Monreal como su gallo en una corrida de toros en Saltillo, hace ya varias semanas.

Minutos antes, en rueda de prensa celebrada en el Senado, el propio Ricardo Monreal había declarado que las encuestas para elegir candidatos están muy desgastadas y cuestionadas. “Sería bueno buscar métodos distintos”, dijo.

El tema vende. Once de las 12 preguntas que le hicieron al senador tenían que ver con la sucesión. Estamos distraídos con el juego de los destapes adelantados, mientras el país se hunde en sus problemas:

Se consolida el tercer rebrote de covid, no se soluciona la escasez de medicamentos, los narcos hacen gala de músculo, los homicidios —incluidos feminicidios— suman más de 90 mil en lo que va del sexenio y la pobreza avanza en un régimen que tiene como lema central “primero los pobres”.

Monreal, por cierto, confirmó que hace unos días se reunió con el grupo que le ayuda para decirles que va a buscar la candidatura presidencial en el 2024, pero les pidió que se mantuvieran en calma.

Ver más en Excélsior

También te puede interesar