martes 28 mayo 2024

Tras espionaje a Encinas, AMLO exculpa a la Sedena; “no se sabe quién fue”: dice  

por etcétera

A unas horas de que el diario The New York Times revelase que el propio subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, fue espiado por el Ejército en este sexenio, defensores de derechos humanos dijeron que AMLO debe poner un alto a los abusos por parte de las Fuerzas Armadas. 

Que un funcionario de alto nivel sea espiado mediante spyware evidencia el grave estado de indefensión de los ciudadanos mexicanos, dijo Raymundo Ramos, presidente del Comité de Derechos Humanos en Nuevo Laredo, quien también ha sido espiado mediante el software Pegasus. 

Al respecto, este martes, el presidente López Obrador admitió que Encinas fue espiado, pero negó que haya sido la Sedena. Aseguró que Encinas le comentó lo que publicó el New York Times. 

 “Me lo comentó y le dije que no le diera importancia, porque no había ninguna intención de espiar a nadie”. Agregó que no se sabe quién fue. 

Dijo que Encinas le contó “que le habían preguntado del New York Times si era espiado y él contestó que probablemente sí, nada más que de parte de quién, si antes todos espiaban y siguen espiando, de dónde salen las Guacamayas, pues”. 

De nueva cuenta, intentó acusar al empresario Claudio X. González: “Porque las Guacamayas que le sirvieron a Claudio X González y Carmen Aristegui para dar a conocer espionaje y que hackearon a la Sedena, ¿quién está financiado eso? ¿son mexicanos, son extranjeros?, ¿por qué no se da a conocer la fuente?”.

Y aun cuando en otros momentos ha admitido que la Sedena usa Pegasus para hacer “inteligencia”, dijo: “No, nosotros no espiamos, no somos iguales, no torturamos y en este gobierno no hay masacres y se respetan los derechos humanos”.

Sobre este tema, el diario norteamericano publicó este martes que una agencia del gobierno de Estados Unidos compró a la empresa NSO Group un sistema espía llamado Landmark para dirigirlo a “blancos de su elección en México”, habiéndolo utilizado en “miles de ocasiones”. 

Sin embargo, lo publicado ayer por el NYT fue muy preciso, pues dijo que Encinas fue espiado usando Pegasus, en el tiempo que investigaba presuntos abusos cometidos por el Ejército. 

Este hecho fue considerado como grave por parte de activistas y periodistas especializados en derechos humanos 

Raymundo Ramos, activista que fue espiado por Sedena usando Pegasus y que fue vinculado por AMLO con el crimen organizado, dijo que el presidente tiene suficientes argumentos para exigir una investigación en contra de la Sedena. 

Sin embargo, de lo dicho esta mañana por el presidente, queda claro que no tiene la menor intención de molestar a la dependencia encabezada por el general Luis Cresencio Sandoval.

“Todos los casos son delicados, pero el de Alejandro Encinas es el más grave, deja al presidente de México sin argumentos para no ordenar una investigación seria en el interior de las Fuerzas Armadas, pero también para que la Fiscalía General de la República actúe de inmediato”, dijo Ramos.

Agregó que “el hecho de que se esté espiando a Alejandro Encinas como colaborador cercano al presidente aumenta la amenaza que todos sentimos. Ahorita no es sólo un acto de espionaje, sino que aumenta la amenaza potencial de agresiones directas e irreparables hacia cualquier mexicano”. 

La investigación del diario señala que Encinas es el primer funcionario cercano a AMLO espiado durante este sexenio. 

“Su teléfono celular ha sido infectado varias veces, tan recientemente como el año pasado mientras dirigía una comisión de la verdad del gobierno sobre los secuestros, dando a los piratas informáticos acceso sin restricciones a toda su vida digital”, dijo el medio. 

 *ofv

También te puede interesar