lunes 27 mayo 2024

López-Gatell vuelve a mentir: dice que siempre recomendó el uso de cubrebocas

por etcétera
Cuartoscuro

Tras el comunicado sobre enfermedades respiratorias dado a conocer el pasado lunes, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, afirmó que no hay alerta respecto a la Covid-19 y que el gobierno no llama al uso masivo de cubrebocas. Volvió a mentir al decir que siempre ha recomendado su uso.

Ayer el Programa Universitario de Investigación sobre Riesgos Epidemiológicos y Emergentes (PUIREE) de la UNAM emitió un comunicado en el que señaló que el Sars-CoV-2, coronavirus que causa la Covid-19, está circulando “ampliamente a nivel comunitario en gran parte del país”, como lo han mostrado el número de casos y la positividad de las pruebas de diagnóstico.

Aunque aseguró que no hay cambios notorios en hospitalizaciones, fallecimientos y variantes virales por la Covid-19, la UNAM hizo una serie de recomendaciones a sus académicos, empleados y estudiantes para evitar contagios no sólo de Covid-19 sino de otras enfermedades respiratorias, como mantener la higiene personal y de los espacios, aislamiento para personas enfermas y uso de cubrebocas en espacios poco ventilados y por parte de quienes presenten síntomas.

Este martes López-Gatell se refirió al comunicado de la UNAM: dijo que los especialistas del PUIREE “son nuestros amigos”, quienes hacen “un monitoreo periódico justamente con base en la información pública que tiene nuestro gobierno.”

Añadió que coinciden con la apreciación de la UNAM: “La situación está en calma”, y enfatizó que “es importante no sobredimensionar, no exagerar la preocupación sobre algo que muy claramente y objetivamente presenta la Universidad”.

“En suma, no hay ningún señalamiento de alerta ni de aviso con respecto a COVID-19, sencillamente hay un poco de variación en la intensidad de presentación”, dijo el funcionario.

Aunque no se lo preguntaron, López-Gatell habló sobre el uso del cubrebocas, que la UNAM recomendó en las condiciones arriba reseñadas. Dijo que reduce la probabilidad de que una persona infectada por cualquier virus respiratorio pueda propagarlo, pero, por la fatiga que puede provocar, el gobierno no está recomendando su uso masivo e intensivo.

Agregó: “Y una y otra vez hemos explicado con detalle, con claridad cuál es la utilidad del cubrebocas y cuál es su limitación. Desafortunadamente, a veces en la prensa se insiste en una mentira que es que no recomendamos el cubrebocas; nunca ha ocurrido eso, siempre lo hemos recomendado aclarando los límites de su utilidad”.

Por supuesto, lo anterior es mentira: hasta ya muy avanzada la pandemia y cuando en muchos otros países se promovía la utilización del cubrebocas, en el sitio de la Secretaría de Salud no estaba en su página de recomendaciones principales, que se limitaba al lavado de manos, al estornudo de etiqueta y a la sana distancia.

En marzo de 2020, por ejemplo, cuando se reportó el primer fallecimiento por Covid-19, López-Gatell dijo que la transmisión del coronavirus es por medio de “pequeñas gotas microscópicas”. Entonces afirmó que “como medidas de protección no se necesita que la población esté con cubrebocas, mucho menos cubrebocas de alta eficiencia, mascarillas N95. No se necesita; eso es espectáculo, no ciencia, no técnica; eso no protege, eso da una falsa sensación de seguridad o la oportunidad de salir en fotografías. No se necesita”.

No sólo ello: el día que se reportó el primer caso de Covid-19 en el país, el jefe de López-Gatell, Jorge Alcocer Varela, secretario de Salud, el 28 de febrero de 2020, expresó: “Si alguien está tosiendo, la saliva es el conductor más claro y hay que alejarnos; no llegar a los extremos que muchas gentes, no la población, pero gentes con preocupación lo están recomendando de usar no solo cubrebocas, sino aditamentos técnicamente más avanzados que no son necesarios ni en el mismo hospital, como ustedes saben”.

Y después, por la resistencia de López Obrador a usar el cubrebocas, López-Gatell mantuvo una guerra para justificarlo, de la que los tres episodios arriba citados son apenas una pequeña, aunque muy representativa muestra porque hubo muchos más. Ahora el subsecretario dice que siempre lo han recomendado: una mentira más en su ya muy larga serie.

También te puede interesar